[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Don Clemente:75 años después


foto-articulo-Domingo

En estos días recordando un aniversario más del concurrido “open house” de celebración del cumpleaños de don Clemente Marroquín Rojas. Su residencia estaba abierta para quien quisiera acudir a compartir con “la crema de la intelectualidad”, como describía en esos tiempos a El Chicote madrileño el músico poeta Agustín Lara. Políticos, escritores, periodistas, empresarios, ¿qué más?, debidamente trajeados de saco y corbata, como era antes, y no de blue jeans y camisola típica como asisten ahora algunos que presumen de franquicia en las embajadas. O, como se identificaba la famosa cantina de la 16 calle, “aquí nadie pasa sin saludar al rey”, no era político (encumbrado, caído o aspirante) quien desaprovechara la ocasión de ganar algún espacio, encontrar un buen conecte o lucir sus galas en esa tertulia plural. 

Jorge Torres Ocampo, quien ostentaba un doble título profesional: economista y abogado y notario, había sido electo diputado al Congreso postulado por un partido político pero conservando su independencia más programática que ideológica, pasó por mí oficina para tomar rumbo a la casa de don Clemente. Portadores de un fino cognac, fuimos desplazándonos en el plural gentío que animaba la recepción. 

En ocasión de quedarnos solos los tres, se entabló un coloquio de análisis y comentario, habiéndole entregado sendos folletos, el de Jorge: Reflexión, análisis, crítica y autocrítica de la Situación Política de Guatemala y el mío: Programa de Autoconfianza Nacional.

El licenciado Marroquín Rojas, quien siempre me abrió generosamente las puertas de La Hora y animaba mi planteamiento con sus comentarios claros y definidos en su periódico, y que reflejaba abierta simpatía por las quijotadas, esta vez nos obsequió la crónica verbal de un hecho histórico: la jura de la Constitución del 45 y la toma de posesión del primer presidente de la nueva era democrática: el doctor Juan José Arévalo Bermejo.

Lo relató así: “La Constituyente abre su última sesión. Una sesión triste, de despedida (…) La batuta estaba en mano (mano fuerte) del prócer García Granados (…) Suspende la sesión y entra a actuar la Legislativa. Galich ocupa la silla presidencial (…) lectura del acta que declara bien electo a Arévalo … se le llama para prestar el juramento del cargo … presentes los otros organismos del Estado, el Cuerpo diplomático y los extranjeros invitados, al Ejército, al claustro universitario, etc. (…) Y de nuevo García Granados ocupa el más alto sitial del Estado. La silla más alta está ocupada por el más chaparro  de los políticos; pero sin duda alguna, el más macanudo  y más hábil de todos los que nos rodean. En la calle se escuchan ya los acordes de la Granadera. Los espíritus se estremecen de emoción (…) Ya han entrado los diplomáticos y al ser ovacionados, se nota un crescendo en el palmoteo y en los vivas, cuando el Nuncio Apostólico avanza a su sitial, con el traje de la diplomacia vaticana. Poco después los cadetes tercian las armas, luego las presentan (…) y aparece el triunvirato: va al frente Jorge Toriello … le sigue con paso firme Pancho Arana y cierra la marcha el fuerte mocetón que es Arbenz. En los tres pechos se adivina un fuerte palpitar. (…) // !y pensar que si hubiesen perdido, ahora estarían muertos, sepultados en algún sitio ignorado, donde nadie les pudiera llevar una flor! (…) A los pocos instantes entra Juan José Arévalo, enfundado en un amplio levitón que lo hace más alto y más fornido…Le recibe un nutrido aplauso que se prolonga hasta que escala el alto sitial”.

“Jorge Toriello pronuncia su discurso de despedida. Su voz es fuerte, su expresión dura, pero sincera y categórica. Revela en su discurso el proceso de la administración del triunvirato, desde la rebelión armada hasta el momento magnífico en que hacen entrega del poder”.

“Arana está emocionado, y cuando deposita en manos del Congreso la faja simbólica, se le ve positivamente presa de emoción. Arbenz está aparentemente imperturbable, bien que ensancha el pecho a cada momento, como en un intento de reprimir los sollozos. Y es que el acto es capaz de ablandar hasta los (…) pechos duros. Arana hace uso de la palabra y su voz cálida y bien timbrada, llega a todo los oídos de los asistentes como una promesa de ventura”.

Quien hace estos recuerdos también acotó con relación al creciente conflicto político y social: “Esta esquematización conduce a equívocos al aceptar la existencia de dos facciones terroristas en el seno social. Estas violencias antagónicas, de no ser suprimidas por igual, van a conducirnos a trágicas consecuencias”.

“Amén”, dijo don Clemente, haciéndole seña al camarero para que nos llevara sendas copas y brindar por la amistad, la que, cuando es verdadera, trasciende la vida.

(Los textos son tomados de pasajes aislados del libro “Crónicas de la Constituyente del 45” de don Clemente Marroquín Rojas y del folleto: “Programa de Autoconfianza Nacional” de A.M.A.) 

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Macron, en busca de mayoría legislativa

El nuevo mandatario electo asumirá la presidencia el próximo domingo.

noticia AFP
Mourinho regresa a Stamford Bridge

El entrenador del Mánchester United, José Mourinho, quitó importancia este jueves a su regreso a Stamford Bridge del domingo, donde volverá al campo de su exequipo Chelsea en la 11ª jornada de la Premier League, en lo que el portugués considera «solo un partido más».

noticia Richard Aitkenhead Castillo
De grandes números, a historias sobredimensionadas

Me centraré en el tema de moda: el COVID-19, usando a Guatemala, como ejemplo.



Más en esta sección

Remesas alcanzan los Q10.1 millardos

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

Médicos en el país, los héroes de la pandemia

otras-noticias

Publicidad