[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

“En Guatemala no se sabe si hay más muertos en la zona 1 o en la zona 10”


Kevin Martínez Folgar es epidemiólogo y reside en Filadelfia, Estados Unidos. Comenta cómo esta pandemia evidenció la escasa capacidad de manejo de las autoridades de salud, así como la discrepancia en las cifras oficiales.

foto-articulo-Domingo

Durante la segunda quincena de marzo se identifica una baja en la mortalidad, luego comienzan a elevarse los casos. ¿A qué se debe esto?

– Han pasado varias cosas. Al principio había una cifra de fallecidos hospitalarios prepandemia. Después del primer caso, el 13 marzo, el promedio bajó y luego aumentó el número de muertes domiciliarias. Las políticas gubernamentales han sido cambiantes, de más duras a laxas. Todavía no tenemos certeza de este comportamiento.

Hay discrepancias entre los datos del Renap y el Ministerio de Salud. ¿Registran correctamente el COVID-19 los certificados de defunción?

– Sí. El registro civil en Guatemala ha sido un problema de muchos años. Al principio fue difícil estandarizar un certificado de defunción. Cada médico emite un informe y eso es lo que usa Renap para emitir su documento. Pero este informe no está estandarizado.

En la ciudad, el certificado lo completa el médico. Este decide cuáles son las causas de la muerte. Muchas veces no hay un entrenamiento correcto del orden de las causas, o qué puede considerarse una de estas. En el área rural es una hoja del Colegio de Médicos. Esto provoca diferencias entre municipios y departamentos.

Entonces el criterio es variable

– Ante la sospecha de Covid, muchos médicos escriben todas las variantes. Y no necesariamente son los casos confirmados. Hasta donde sé, no se practica prueba de hisopado a todos los fallecidos.

¿Qué implica para un país que no se tengan datos certeros para estudiar la mortalidad de esta pandemia?

– En Epidemiología, los estudios sobre mortalidad son los más básicos para conocer la salud de una población. Es así como los mapas sobre la epidemia del cólera de John Snow en Londres, en 1854, sirvieron para determinar dónde se aglomeraban más muertes debido al agua contaminada.

En Guatemala no se sabe si hay más muertos en la zona 1 o en la zona 10. Se carece de cifras por grupos de edad, sexo o etnias. Todo esto permite identificar a los grupos más vulnerables.

España, por ejemplo, tiene un tablero de mortalidad diaria. Este monitoreo permite disponer de un panorama completo de lo que ocurre, así como trazar proyecciones en tiempo real. Es algo que yo quisiera lograr en este país.

¿Considera que hubo mala intención en el manejo de cifras por parte de las autoridades?

– No, es más la inexperiencia. Guatemala nunca ha invertido en Epidemiología. No se tiene capacidad de inteligencia de datos en esta especialidad. No se estaba preparado para este tipo de análisis ni para este volumen de datos. Se carece de un sistema informático robusto.

A esto se suma la falta de un diagnóstico oportuno y la recolección de datos. No he visto que el Ministerio de Salud contrate epidemiólogos, o será que no los hay. Epidemiología siempre ha sido el patito feo.

¿El margen de error no le permite predecir escenarios?

– Los datos no son tan buenos como para predecir un pico. Es como manejar a ciegas. Los profesores dicen: todo modelo va a ser bueno, según los datos que introduzcas. Si uno le mete basura a un modelo, basura tendrá.

En Guatemala, el plan debe ser claro: rastrear contactos, detectar asintomáticos, hacer más pruebas y mejorar los sistemas de información. Con eso tienes mejor idea de lo que sucede.

Como epidemiólogo, ¿qué desafíos implica estudiar esta pandemia?   

– La Epidemiología es el estudio de las causas y la distribución de las enfermedades en una población. Dónde surgen y por qué. Hay varias subramas: nutricional, infecciosa, matemática. En mi caso, me centro en las enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión, cáncer o las hepáticas.

El COVID-19 vino a evidenciar la vulnerabilidad de los enfermos crónicos. En Guatemala, se ha descuidado a la población adulta con estas características. El único estudio disponible se hizo en 2002, en Villa Nueva. Entonces, cuando en esta pandemia te das cuenta de que quienes mueren son los que padecen enfermedades crónicas, se hace importante la prevención. De lo contrario, hubiera sido una gripe más.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
El MSPAS publica nuevas disposiciones para evitar el contagio del COVID-19

Las personas que incumplan con las medidas serán sancionados.

noticia Sputnik
Esta es la hora ideal para desayunar, según un nutricionista

El desayuno debe dar energía para el movimiento, para la actividad cerebral y para que la somnolencia desaparezca.

noticia Ferdy Montepeque / elPeriódico
La Contraloría tampoco fiscalizó a partidos políticos

La institución dirigida por Edwin Salazar no solo evitó sancionar casos de corrupción del Ejecutivo registrados en 2020, sino que tampoco auditó a las organizaciones políticas.


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

El comal le dijo a la olla…

otras-noticias

OPS pide endurecer medidas en países de alta transmisión, entre ellos Guatemala

otras-noticias

Maga pretende instalar 11 mil huertos familiares en este año

otras-noticias

Publicidad