[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Sesentaurio, S.A.


foto-articulo-Domingo

Fundada hace casi dos siglos, se prepara para la celebración de su “gran bicentenario”. Durante sus largos años, ha sufrido algunos cambios en su figura mercantil y a un año del evento, asume la novedosa identidad comercial “Sesentaurio, S.A”. Pocas empresas han se manejado de forma tan constante y sin variantes, como la longeva “Mercantilista y Clientelista, Sociedad Anónima”, cuya razón social conocen pocos, porque ha sido mercadeada –infaltablemente– con sus nombres comerciales, siendo el primero “Encomenderos Cia Ltda.”, para rápidamente mutar a “Backyard Company” y finalmente a “Sesentaurio, S.A.”, un nombre mucho más “progresista e incluyente”. Sus directrices, vienen de fuera y, aunque desde su fundación contaba con miles de accionistas, ahora son millones… sus asambleas de accionistas se limitan a elegir autoridades para su Consejo de Administración, con el fin de que los “representen y cumplan con su voluntad”, lo cual han ofrecido hacer durante toda su existencia. La empresa curiosamente nunca ha repartido utilidades, pero su administración es increíblemente creciente, habiendo generado miles de “empleos”; algunos insólitos por sus generosas remuneraciones, a tal grado que, cada vez más personas, quieren pertenecer a ella.

La administración de Sesentaurio, S.A., se ha “fortalecido”, con el transcurso del tiempo, en entes de “control” y que “defienden” los intereses de los accionistas; de hecho, estos, cada vez cuentan con más “representantes” en el manejo de la megaempresa. En efecto, tal como ocurre, en el país, donde se encuentra su “casa matriz”, la bicentenaria empresa, cuenta con todo el andamiaje administrativo necesario: Gobierno Corporativo, Comité de Auditoría, Comité de Riesgos, Departamento Legal, y han proliferado decenas de comités, comisionados y directores ejecutivos que “nutren” la administración, dándole una apariencia de sociedad anónima robusta y transparente; los mandamases a distancia, están complacidos con ello, pues les garantiza el control total, por encima de los intereses de sus accionistas.

Presenta un defecto toral esta empresa. Sus accionistas iniciales, hijos y nietos, murieron en la esperanza de ver un cheque de dividendos y los bisnietos y tataranietos de estos, se sienten igualmente frustrados, pues –aunque les advirtieron que sería una compañía, con retorno a largo plazo– han pasado dos siglos de aportar al capital, sin obtener retorno alguno; lo han hecho ya sea en contribuciones en especie –trabajo honrado– y dinerarias, también a través del emprendimiento honesto, pero, con todo este arduo esfuerzo, los dividendos… simplemente no llegan.

Se les ofreció educación para sus hijos, servicios básicos, redes de transporte seguras, atención médica digna, para los accionistas y garantías de que sus dineros serían manejados con integridad. El resultado neto de la empresa es multiplicación –infinita– de gastos, para mantener una administración creciente y obesa que absorbe lo que podrían ser las utilidades de los accionistas. Otro problema que se observa, con especial énfasis, durante los últimos treinta años, es la proliferación de sindicatos –dentro de la empresa– que absorben una proporción de ingresos gigantesca y cuyos miembros y dirigentes simplemente no se presentan a trabajar, pero están dispuestos a generar caos, al llamado de los inmorales administradores. La misma estructura administrativa –creada para defender los intereses accionarios– convierte a estos “empleados” en inamovibles y “procura” defender todas sus tropelías.

Las asambleas de accionistas que se ha dispuesto ocurran cada cuatro años; cada vez celebran con más desánimo y cada “nuevo” Consejo de Administración proclamado, promete –invariablemente– que las cosas mejorarán, criticando agriamente al predecesor. Cada período de elección de autoridades, todos los “electos” para administrar, junto a sus asesores legales y a los auditores interno y externo –como no ocurre en otras empresas– juran sobre La Biblia y/o la Escritura Social, cumplir con su mandato, pero de forma casi instantánea, dejan que la ineficaz administración de dos siglos permanezca intacta, y los puestos clave, son una especie de patrimonio heredable, para garantizar el mercantilismo y clientelismo. La administración de Sesentaurio, S.A., sabe muy bien que el accionista es laxo, tolerante y olvidadizo… jamás le pedirá cuentas; la corrupción en la empresa ¡Es tradición!

Los accionistas sospecharon, después de transcurridos unos 180 años que, los dividendos nunca llegarían, de hecho no reciben más que disgustos por su inversión en Sesentaurio, S.A., así que se han vuelto renuentes en aportar, en los nuevos llamamientos de capital; los más conscientes son los accionistas mayores de sesenta años y por lo tanto, la empresa, con el cambio de nombre comercial, les ha ofrecido un sarcástico homenaje… “están fuera”, son una especie de apestados, obedeciendo el nombre a la contracción de “Sesentón y Dinosaurio”; ello, aún y cuando, han sido los mayores aportantes de las últimas décadas… la juventud ha callado, creyendo, nunca envejecerán.

La administración, dado que la empresa es tan antigua y ha sido obediente y no deliberante, a las directrices de decadencia global, se ha dado a la tarea, durante los últimos diez años, de endeudarla de forma obscena; sus verdaderos “dueños” transnacionales, están más que complacidos. Los gestores nombrados, apenas a principios de año, lo han hecho a gran escala y abruptamente, ofreciendo que –ahora sí– los dividendos llegarán, expresados en: educación, seguridad y salud para los accionistas… por supuesto otra vez todo es una farsa, pero el accionista, está –desde marzo– bajo advertencia y amenaza de que, en caso de protestar o no seguir las directrices administrativas que lesionan su libertad y propiedad, recibirá una luz roja… una especie de sentencia funesta y apestosa. Los auditores externo e interno bajan la testa y todos “procuran” complacer a la agria administración.

Las instancias que ha dispuesto la asamblea, para velar por los derechos de los accionistas, no desarrollan su rol de “defensa de los derechos de estos” … solamente protegen, a los que podrían ser molestos o causarles problemas. De esa cuenta, con la “bendición” foránea, la administración se enfoca en mantener “calmadas las aguas”, promoviendo el clientelismo, para que los afines a la administración estén calladitos y con flujo dinerario espurio, así cómo el mercantilismo, para que los principales proveedores de Sesentaurio, S.A. y quienes explotan sin limitación sus privilegios, se yergan como las incondicionales cajas de resonancia del statu quo.

La empresa Mercantilismo y Clientelismo, Sociedad Anónima –Sesentaurio– es Guatemala; el accionista, es usted, el contribuyente; el honrado, el trabajador digno, el emprendedor sacrificado, el empresario honesto, el jubilado timado, el sindicalista traicionado por su líder ladrón… el cándido que aún respeta a los mequetrefes que mantiene –a sus anchas– en el poder. Ellos rodeados de las más caprichosas viandas, dándole rienda suelta al hedonismo, el abuso del poder y el cinismo ¿Sabe cuándo recibirá sus dividendos? ¡Nunca! y ¿Quiénes seguirán pagando los desmanes de la infausta administración del vicio y la corrupción continuadas? ¡Sus hijos y nietos! Seguir honrando este sistema repugnante… es simplemente deshonroso ¡Piénselo!

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia REDACCIÓN / elPeriódico
BAM se une a United Way para apoyar el desarrollo integral de la niñez

Más de 900 niños de primera infancia del área de San Martín Jilotepeque, Chimaltenango, serán beneficiados con educación mediante esta alianza.

noticia Editorial
Urgente cancelación de partidos
noticia
Netflix adquirió los derechos para la nueva película de terror de Sam Raimi

Netflix superó la oferta de varios otros medios esta semana para adquirir los derechos de la película de terror producida por el famoso director.


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

OPS pide endurecer medidas en países de alta transmisión, entre ellos Guatemala

otras-noticias

Maga pretende instalar 11 mil huertos familiares en este año

otras-noticias

En Guatemala se ha vacunado el 0.76 por ciento de la población contra el COVID-19

otras-noticias

Publicidad