[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Lo que habla la mascarilla


foto-articulo-Domingo

Habla de la inexpresión, de no saber ver sonrisas, de ojos tristes y apa- gados, desconfiados y asustados; entre afanes, la zozobra, las cadenas y las prisas. Habla del alejamien- to, de estar aterrorizados, por una infección “letal” y “única” causa de muerte… que nos tiene confronta- dos. ¡Cómo que no hubiera otras!, ¡Cómo si no hubiese tantas!… que pintan nuestra tragedia, de indife- rente arrogancia.

Habla de ya no dar besos, de no abrazar al amigo, de enseñar a nues- tros niños que sus vidas y destinos, la elige, ahora y siempre, quien –en su vil desatino– nos quiera impo- ner las cosas; nos disocia, nos aleja, nos desune y apendeja.

Oculta la mascarilla los dientes hechos pedazos, de los pobres y los viejos, carentes de toda atención; oculta la voz de auxilio de madres atormentadas –con sus desnutri- dos hijos– que deben languidecer, sin comida y sin cobijo; mientras muchos pequeñitos, respiran –con mascarilla– el triste fuego delleño, que enferma y que debilita, mata e imposibilita.

Nos habla, la mascarilla, del engaño legendario de ser limpios… más sin agua, ser lúcidos… sin cere- bro, acusar a quien trabaja, insultar al que camina, a quien compra en el mercado, juntando sus centavitos, a quien subsiste con penas, entre la escasa faena… pues el trabajo se extingue y –en efecto– no distin- gue, sus amargas consecuencias; para quien ha sido honrado, labo- rioso y esforzado, y ha ganado su sustento, sin lujos, sin aspavientos y quien creyó ingenuamente en la virtud –ya “caduca”– de ser genui- no y decente.

Los ladrones, los protervos y mentirosos tarados, usan la mas- carilla, para tenernos coartados. Y grita la mascarilla: ¡No hablen!, ¡No tengan hambre!, ¡Quédense quie- tos en casa!… el infausto dictador, será ahora su sustento, su protector y dador. Que cosa tan increíble, que engaño tan asqueroso, que igno- rancia tan profusa, que estrategia de asesinos, tan oprobiosa y obtusa. ¡Piénselo!

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Francisco Pérez de Antón
Tres eran tres las hijas de Elena
noticia AFP
EEUU ataca a milicias apoyadas por Irán en Siria
noticia Redacción Cultura
“La Llorona” entra en la “shortlist” del Óscar

La cinta guatemalteca avanza hacia las nominaciones de los Premios de la Academia.



Más en esta sección

“El olvido que seremos” gana el Goya como Mejor Película Iberoamericana

otras-noticias

Morata salva a la Juventus

otras-noticias

Barcelona gana y completa una semana redonda

otras-noticias

Publicidad