[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Desde Sapuyuca. Confesiones de “Firulais”


foto-articulo-Domingo

Mi nombre es Firulais Pérez, pero solo uso el Firulais, por aquello que me lleven jalado al Mariscal Zavala y me hagan churrascón Pérez. Según mi abuelo, nuestro nombre viene de Jalisco, México, pero yo ya nací aquí en Sapuyuca, un caserío de la aldea Monzón, municipio de Jalpatagua, departamento de Jutiapa. Mi caserío es tan pobre, que cada piedra es un paisaje, tan pobre que Cash Luna no puso templo porque mis paisanos no dan ofrenda ni tienen carro, tan pobre que no hay casa de putas, sino rancho de pajas –¡perdón Milord¡– y tan pobre, que no hay taquerías, porque el único chucho soy yo.

Tampoco hay comedor chino, porque no hay ratas ni murciélagos, ni centro de salud porque no hay coronavirus. Somos tan pocos que solo tenemos un hijo predilecto, que es un hermoso pelón que se llama Sydney Shaw y solo tenemos un autonombrado hijo de su chingada madre de cuyo nombre nadie quiere acordarse. Y por supuesto nunca hemos tenido un golpe de Estado porque no hay embajada gringa.

Soy un chucho sin dueño, revolucionario por vocación, callejero por decisión, chismoso por afición, anarquista por religión y mejor amigo del hombre por tradición. Soy soltero, pero machito. Hace unos años tuve una novia que se llamaba Reyna, era una Cavalier King Charles Spaniel, de la zona 10 de la capital, pero me la quitó un chucho cerote, Mayan Terrier, originario de Moyuta que se llamaba Golfo. Por el momento, en esta crisis no tengo trabajo, pero vivo de las remesas que me manda un tío lejano que vive en Bay Lake, Florida y que allá se llama Pluto, y de los zompopos que encuentro en la única calle donde hay luz en Sapuyuca.

El año 2019 viajé por algunos países de Sudamérica. Primero estuve en Ecuador, en la ciudad de Cuenca, marchando en las protestas contra las medidas económicas anunciadas por el gobierno ecuatoriano, allí me conocen como el perro revolucionario. Ese mismo año estuve en Chile; en ese lindo país me conocen como el perro del pueblo, como activista defensor de los estudiantes, y enemigo de los pacos y carabineros.

Ese mismo año regresé a Guatemala, donde me inicié en la vida pública nacional, cuando le ladré a un afiche de Sandra Julieta, quiero aclarar que no le estaba ladrando, simplemente le estaba tirando los chuchos porque la Doña me llegaba. Posteriormente fui a votar, pero, decepcionado, no voté por ninguno de los candidatos, sino que vote en contra del maltrato animal.

Voté de esa manera, porque cuando fui a Cobán, tuve que pedir asilo y protección en Salamá, porque esos cobaneros pisados me vieron cara de hot dog; pude escapar porque el policía me pidió que ladrara, y le dije “miau”, y le di su correspondiente “mordida”. De regreso me quedé unos días en la capital, pero un chino de la tercera avenida me vio cara de boquita; cuando en lugar de ladrar le dije “miau”, el chino dijo que “miau y guau sel la misma cosa”. Así que tuve que salir corriendo y regresar a Sapuyuca.

No tengo mucha familia, pero en la capital, en la zona 14, tengo un primo lejano, un bulldog francés, que se cree gringo y que llama Georgie. Hace poco fue noticia y en Twitter fue tendencia porque el marido de una pareja que está en problemas, se lo mandó a quitar a su mujer en plena calle. Los twitteros de ciudad se preocuparon más por la desaparición de mi primo, que de las niñas desaparecidas que diariamente aparecen en la alerta Alba-Keneth. Claro, como es epiléptico mi gordo, pobrecito. La verdad, parece ser, que la tembladera que le da, es por las agarradas que la pega el dóberman del vecino que es mero tribilín.

Ya con esta me despido, porque es hora del Toque de Queda, pero recuerden que errar es de humanos y perdonar es de perros. Lástima que, en nuestro país, hay muchos perros que han hecho del Presidente su Dios, si fueran ateos, serían los animales perfectos y tan cierto es que nadie triunfa meando agua bendita como que perro que orina, no muerde. Miau.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Salvador Paiz
Ojos ciegos, estómago vacío

Si verdaderamente abrimos los ojos, recorrer las calles de la ciudad suele ser doloroso. Duele ver a infinidad de personas, desde niños hasta ancianos, totalmente descuidados, pidiendo limosna o algo para comer. No hay que irse a la montaña más lejana o al rincón más metido del país para darse cuenta que el hambre es real y, sobre todo, alarmante.

 

noticia
Guastatoya, a semifinales

La goleada 4-0 de ayer ante Siquinalá catapulta a los “pecho amarillo” a la siguiente ronda, en donde enfrentará a Cobán Imperial.

noticia AFP
México ha retenido más de 2 mil centroamericanos en su frontera sur

Autoridades mexicanas informaron que determinarán la situación jurídica de los migrantes y, de ser el caso, se realizará el «retorno asistido a su país de origen».



Más en esta sección

La portada del día

otras-noticias

Guatemala Bajo la Lupa

otras-noticias

IRTRA recibirá visitantes bajo protocolos de bioseguridad

otras-noticias

Publicidad