[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

El diablo tiene hambre


foto-articulo-Domingo

En el año de los Gemelos, en el primer quinto menguante del siglo XXI, en el inicio del toque de queda -al ritmo de la solitaria trompeta de Jacobo Nitsch- en el espectacular crepúsculo de la tarde, nos informan que el aire de la madre tierra está envenenado, y que es un aire que nos entierra en cementerios desconocidos o nos destierra en hospitales, prisiones, y hogares conocidos. Para los pobres en el país, el aire se ha convertido en un enorme desaire. No hay visión solo televisión. La patria en la pena, y los corruptos en la pepena.

Gobernar no es fácil y en Guatemala muchos menos, para fraseando a Porfirio Díaz, podríamos afirmar que es más difícil gobernar a los guatemaltecos que arrear pijijes a caballo. Sin embargo, en esta crisis, hemos de reconocer que fuera del teatral llamado por teléfono inicial, el presidente Giammattei, mitad a pie, mitad a caballo, entre la salud y la economía, ha actuado, hasta al momento, con el irrestricto apoyo de los medios de comunicación a nivel nacional, con la solvencia necesaria para ganar tiempo para decidir con qué se calma el hambre del diablo, si con el control del coronavirus (pocos muertos) o con la economía de la nación (0.5 a 1.5 de crecimiento del PIB). El dilema shakespeariano de los territorios de ultramar.

Para el Presidente, el coronavirus podría convertirse en un deja vu del terremoto de 1976, sin escombros, sin réplicas, cero grados escala Richter, pero nueve (9) grados miedo. Una gran oportunidad para ser recordado como el Kjell Laugerud de este cuarto de siglo.

Queda, sin embargo, en ese aire del desaire, la incómoda sensación que alguien está manipulando las estadísticas, alterándolas u ocultando información, con el perverso propósito de crearnos una distorsionada imagen de la magnitud de la crisis, alejada de las cifras reales y su probable progresión matemática.  Massaging the figures como dirían los ingleses.

Según las cifras oficiales tenemos 24 casos de personas contagiadas hasta el momento; según los investigadores de la Escuela de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Usac, si las medidas de mitigación se mantienen y se hacen más pruebas de detección, para el 12 de abril debería haber 5 mil 121 casos reportados. Según go.nature.com/MSPAS, Guatemala solo ha realizado 33 pruebas por cada millón de habitantes, lo que significa que es muy probable que no se conozca el número de casos reales por falta de pruebas suficientes. Resulta ilógico saber que fuera de la capital, solo dos departamentos reportan un caso cada uno, ¿y los demás departamentos? ¿o solo los de la capital viajan?

Muertos más, muertos menos, la realidad es que cuando esta crisis concluya, la democracia guatemalteca resucitará condenada a un crecimiento del PIB menor del uno por ciento, al pago de onerosas deudas a largo plazo y angustia, olvido y miseria para los desheredados del sistema, además de un arca abierta para que viejos y nuevos funcionarios continúen, a pesar de las advertencias del papa, pecando.

Mientras tanto, en la ancha y ajena geopolítica trilateral que nos domina, vemos tanques rusos en Italia, médicos cubanos en España, médicos, mascarillas y ventiladores chinos en varios países y a Estados Unidos en “Época de Guerra”, ofreciéndole ayuda a Corea del Norte, país que oficialmente no tiene ninguna infección.

El escritor y pianista uruguayo Felisberto Hernández publicó en 1947 un profético cuento titulado (Muebles El Canario) -cuando China no era aún un dragón- en donde en los tranvías de Montevideo, un amable caballero inyectaba a los incautos pasajeros con un líquido desconocido y cuando alucinaban, con la propaganda de muebles “Canario”, les ofrecía una inyección que los curaba, marca “Canario” también. La ayuda, la venganza y la política, no viajan en las alas de un murciélago, sino en Air China, mi querido shifu.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Europa Press
Una estudiante de astrofísica encuentra materia galáctica perdida
noticia Redacción/ elPeriódico
Centro San Juan sumará aliados comerciales

El anuncio es parte de la renovación de imagen del centro comercial.

noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
World Vision y Fundación Azteca firman convenio para proyectos financieros para jóvenes

Buscan potenciar las habilidades de los jóvenes para emprendimientos y proyectos educativos.


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Soldados son retenidos por pobladores en Petén luego de la muerte de tres personas

otras-noticias

Galería | El legado de los compositores guatemaltecos

otras-noticias

El resumen del día en imágenes

otras-noticias

Publicidad