[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

La reelección de Trump, a costa de América Latina


Inmigración ilegal, violencia y narcotráfico, con estas banderas electorales el mandatario estadounidense arranca su campaña para seguir en el poder. Ahora su estrategia busca incluir los problemas de América Latina en el debate electoral que se avecina.

foto-articulo-Domingo

La foto que encabeza la cuenta en Twitter del presidente Donald J. Trump @realDonaldTrump revela mucho sobre su actual relación con su vecino más próximo del sur y con su propio electorado. En ella se ve al magnate y mandatario de la potencia mundial en un rally en El Paso, Texas, mirando altivamente a decenas de sus seguidores. Algunos sostienen pancartas azules con el mensaje “Build the wall” (construya el muro). Otros tantos alzan unas de color rojo en las que se lee “Finish the wall” (termine el muro).

Dicho evento se llevó a cabo la misma semana de febrero en la que Trump anunció la declaración de una emergencia nacional. Por esta vía, desesperada para muchos analistas y opositores, busca conseguir los fondos necesarios para la ampliación del muro fronterizo con México, alegando una crisis de inmigración ilegal y de entrada de drogas a su país.

Esta decisión, sumada a las declaraciones que el republicano ha reforzado repetidamente, con el objetivo de generar en su nación la sensación de un clima social y político de constante amenaza por la migración, muestra cómo desde ya se encamina hacia una fórmula que le funcionó muy bien tres años atrás: infundir el miedo entre su electorado y promover el nacionalismo como el antídoto, con miras a lograr su reelección para 2020.

En los últimos meses, Trump ha amenazado varias veces con el cierre de la frontera sur y el envío de tropas para proteger el cruce entre ambas naciones. La más reciente de estas advertencias se dio el pasado 24 de abril.

A su acostumbrado blanco de ataques, sumó recientemente a países como Colombia, Cuba, Venezuela, y los que conforman el Triángulo Norte: Guatemala, Honduras y El Salvador. Para todos el mensaje es similar: según Trump no están haciendo lo suficiente para compensar toda la ayuda que sale desde Washington.

“El negocio de las drogas ha crecido un 50 por ciento en Colombia desde que el mandatario colombiano llegó al poder en 2018”, afirmó Trump a principios de abril. A lo que añadió “no tengo dudas de que Honduras, Guatemala, El Salvador y Colombia (…) los están mandando (los criminales) a EE. UU. porque no los quieren, porque creen que la gente de EE. UU. es estúpida y los reciben”.

La declaración de Trump sobre Colombia sorprendió por el cambio de tono en la relación con el Gobierno del presidente Iván Duque, a quien recibieron como huésped de honor en febrero en la lujosa Blair House, a solo unos cuantos metros de la Casa Blanca, y donde duermen los invitados personales del presidente estadounidense.

Luego del encuentro, cuando le preguntaron a Duque cómo lo calificaba de uno a diez, este afirmó convencido “yo creo que un diez”. De todos los dirigentes de la región, el colombiano ha sido uno de los más leales a Washington, en especial como aliado estratégico para atender la crisis democrática en Venezuela.

Para el analista, Richard Anderson, del Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad de California en Los Ángeles, entrevistado por El Espectador, el error de Duque en esta relación ha sido “alejarse de la región por defender la alianza con Trump, además del papel que Colombia asumió frente al cerco diplomático a Venezuela, el cual lidera Estados Unidos, y al que le ha apostado buena parte de su capital diplomático regional”.

Mientras tanto los países del Triángulo Norte, Honduras Guatemala y El Salvador empezaron abril con la noticia de que se eliminaría la ayuda económica proveniente de EE. UU. debido a su fracaso en detener el flujo de migrantes. De estos tres, el que más recibe ayuda es Guatemala para financiar diferentes programas de crecimiento económico, seguridad alimentaria y desarrollo social y económico.

No obstante, el monto de la ayuda económica es ampliamente superado por las remesas que reciben los tres países que representan más del diez por ciento de su PIB. En 2018, según el Banco de Guatemala, sumaron la cifra récord de US$9 mil 287 millones. Mientras que el Banco Central de Honduras reportó que el país recibió en este mismo año un total de US$4 mil 448.8 millones por este concepto.

El Presidente estadounidense en un mitin en Green Bay, Wisconsin, el pasado 27 de abril.

“La decisión pone de cabeza a la política estadounidense en la región. No solo eliminará asistencia humanitaria y para desarrollo, sino que también detendrá esfuerzos conjuntos de las fuerzas de seguridad, así como unidades antipandillas evaluadas por EE. UU., que contaban con el respaldo de los republicanos y del gobierno de Trump hasta ahora”, dijo a The New York Times, Juan S. González, ex subsecretario adjunto de Estado durante el gobierno de Barack Obama.

En otra medida inédita para la historia reciente entre Cuba y EE. UU., Trump decidió eliminar la suspensión del Artículo III de la Ley Helms-Burton, que data de 1996, bajo el Gobierno de Bill Clinton, con lo cual se endurece el cerco económico al permitir que ciudadanos estadounidenses reclamen por activos expropiados en la Isla durante la revolución

Pero, ¿qué tanto de este discurso del presidente estadounidense, que va dirigido a atraer votantes, pesará a la hora de lograr la victoria en los comicios de noviembre de 2020? La atención que puedan prestar sus electores al tema estará sujeta también al cumplimiento de sus promesas anteriores, entre ellas, la construcción del muro en la frontera con México, la reducción de la criminalidad y el tráfico de drogas.

En un balance realizado en marzo por la BBC se afirma que Trump prometió cerca de mil millas más del muro, pero desde que inició su mandato solo se han reemplazado algunas partes de la barrera y la construcción de más extensiones hasta ahora empezó. Para finales de 2018 solo se construyeron unas 40 millas del muro. Para 2019 la expectativa es que se empiecen a reemplazar unas 61 millas más.

A pesar de estas cifras, poco favorables para mostrar una de sus mayores promesas durante campaña, la aprobación que tiene el mandatario estadounidense se ha mantenido estable, principalmente entre los republicanos. Según una encuesta de Gallup de principios de abril, citada por The Boston Globe, el 89 por ciento de los republicanos aprueba el trabajo que Trump está haciendo. En cuanto a los grupos independientes y demócratas, recibe un 39 y un ocho por ciento de aprobación, respectivamente.

Otra medición, realizada por la misma encuestadora, revela que bajo la actual presidencia la imagen de EE. UU. se ha deteriorado en todo el mundo. En América Latina el derrumbe ha sido el más significativo: solo el 16 por ciento tiene una imagen positiva del Presidente, que baja en México al siete por ciento.

Por lo visto, el rumbo de la relaciones entre EE. UU. y el resto de países de la región seguirá marcado por el discurso incendiario de Trump, así como por los castigos económicos y comerciales impuestos para mostrar resultados, a medida que se acercan los comicios de 2020. El enfoque estadounidense hacia América Latina tendrá un énfasis especial en el debate electoral por la atención que le da el Presidente con el objetivo de movilizar a su base de votantes.

Riesgo
> Acerca de la relación con Bogotá, el analista Michael Shifter, presidente de Diálogo Interamericano, un reconocido think-tank especializado sobre temas del hemisferio, asegura que “a medida que se acelera la campaña presidencial estadounidense, los vínculos entre Colombia y EE. UU. corren el riesgo de “renarcotizarse”, lo cual podría socavar los esfuerzos de años recientes para ampliar la agenda bilateral.

Crisis venezolana
En ese ajedrez político, la situación actual en Venezuela será aprovechada por Trump para su campaña de reelección. “Invocar el espíritu maligno del socialismo en Venezuela como una forma de atacar al Partido Demócrata por sus propuestas sobre la atención médica y un Nuevo Acuerdo Verde demuestra cómo la peor crisis del hemisferio podría usarse en la campaña presidencial”, explica el analista Michael Shifter.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Italo Antoniotti
Izquierdismo en la derecha y conservadurismo en la izquierda

El escándalo de Mynor Moto es el nuevo cenit del sistema corrupto.

noticia Gonzalo Marroquín Godoy / ENFOQUE
Migrantes… ¿y sus derechos humanos?

Algunos ven en los Derechos Humanos un tema ideológico, cuando en realidad se trata de un marco de respeto a las personas, aprobado por la comunidad internacional.

noticia Alexander Valdéz /elPeriódico
Sandoval será querellante

De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Director de Salud señala que ha dado órdenes para vacunar a padres de diputados

otras-noticias

Autoridades recuperan los 7,1 millones de balas robadas en centro de México

otras-noticias

El adalid de la esperanza para Guatemala

otras-noticias

Publicidad