[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Okupas y el problema de la tierra


foto-articulo-Domingo

Hace diez años, acampando conocí a un par de españoles que me contaron que eran okupas1 en Madrid. Para mi el término era nuevo y me causaba morbo, entre miedo y curiosidad. La idea de que alguien ocupara mi casa cuando estuviera vacía me daba ansiedad, pero luego la idea de invadir la de otro me parecía tan fuera de este mundo, algo como Ricitos de Oro y los tres osos de la modernidad.

El derecho de propiedad, como lo entendemos modernamente, lleva implícito el poder/derecho de no usar la propiedad sin por eso perderla. Es decir, la posesión no es requisito para demostrar la propiedad, sobre todo en el caso de inmuebles. Los derechos reales y su doctrina han sido uno de los grandes hitos del derecho civil. Estos derechos se diferencian de las obligaciones pues las primeras recaen sobre personas y los derechos reales sobre bienes. Los derechos reales son aquellos que se derivan del derecho real por excelencia que es la propiedad, entre ellos la posesión, la usucapión, la accesión, el usufructo, el uso y la habitación, la servidumbre y la hipoteca.

La tierra sigue siendo uno de los factores de producción más importantes, pero además tener un lugar seguro donde vivir es indudablemente un elemento necesario para el desarrollo humano. Es por eso que determinar quién tiene derechos sobre ella y cómo se garantizan es de vital importancia. La regularización de la tierra tiene beneficios obvios en materia económica como lo es incremento a la inversión, acceso al crédito, mejores mecanismos de recaudación fiscal y productividad; pero aún más la regularización de tenencia de la tierra reduce la conflictividad social producto de la incertidumbre en torno a ella.

El tema es amplio y complejo, ya que la problemática en cuanto a la tierra es diversa y debe atenderse tomando en consideración esa variedad. En Guatemala, por nombrar algunos, están procesos intestados no resueltos, problemas de linderos, ocupaciones en áreas protegidas, construcción de viviendas en áreas de riesgo natural (cercanía a volcanes, barrancos, etcétera), invasiones de narcotraficantes, mercado informal de inmuebles (a falta de títulos de propiedad) e invasiones a fincas.

Para resolver estos problemas se ha demostrado que es necesario coordinar a los diferentes entes que se han creado entorno a la propiedad y a la tierra. En el caso de Guatemala, el Registro General de la Propiedad, el Registro de Información Catastral, Dicabi, las municipalidades, Fopavi, Fontierras, el Ministerio Público a través de sus fiscalías especiales, la Policía Nacional Civil y los jueces deberían de poder coordinarse para generar una política pública que haga efectivo el derecho de propiedad con la importancia que nuestra Constitución le otorga.

El Banco Interamericano de Desarrollo, en un estudio de derecho comparado2, hace mención de las buenas prácticas que, en materia de regularización, ha encontrado durante el acompañamiento de estos procesos en otros países de la región y establece que es necesario crear un sistema de administración de tierras que coordine a los diferentes entes y que es imperativo fortalecer de forma individual a cada una de las instituciones. Lo primero que este tipo de sistema busca es unificar el registro con el catastro, el orden es la piedra fundamental en este tipo de proceso. En Guatemala esta unificación que es el primer paso, está lejos de ser una realidad.

Ante esta situación me preocupa que los candidatos presidenciables sigan proponiendo formas de atraer inversión de manera abstracta e irreal. Nadie quiere invertir en un país donde no hay certeza de propiedad. No importa cuán moderno el proyecto, cuántos beneficios fiscales, solo no importa, si no hay certeza jurídica en cuanto a quién es propietario de qué y qué derechos trae eso consigo. Por lo que sería interesante que alguno de los candidatos propusiera cómo resolver el problema de la tierra desde la raíz.

1. Vid. El movimiento okupa es un movimiento social que toma terrenos desocupados y viviendas vacías temporal o permanentemente, con el fin de utilizarlos como vivienda, guarida, tierras de cultivo, lugar de reunión o centros con fines sociales, políticos y culturales, entre otros. El principal motivo es denunciar y al mismo tiempo responder a las dificultades económicas que los activistas consideran que existen para hacer efectivo, a costa del derecho a la propiedad privada, el derecho a la vivienda. https://es.wikipedia.org/wiki/Movimiento_okupa (última visita 02/04/2019)

2. Banco Interamericano de Desarrollo. Evaluación Comparativa. Proyecto de Regularización y Administración de Tierras. Febrero 2014. Disponible en: https://publications.iadb.org/es/publicacion/13734/proyectos-de-regularizacion-y-administracion-de-tierras-cartera-de-proyectos-del

Sociedad de Plumas es una red de colaboradores comprometidos con promover en las páginas editoriales el balance, el contraste y la propuesta constructiva.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia MARIO FUENTES DESTARAC
Prerrogativa de irresponsabilidad parlamentaria

Protege la libertad de palabra del diputado intramuros.

noticia
Guatemala promoverá su oferta turística en Alemania

La feria de turismo y negocios más grande del mundo se celebrará del 6 al 10 de marzo próximo en el recinto ferial Messe en Berlín.

noticia MARIO FUENTES DESTARAC
Combate al transfuguismo

No puede haber diputados de primera y de segunda clase.

 



Más en esta sección

Se estrena, por fin, «Selena: The Series» a Netflix

otras-noticias

A 40 año de la muerte de John Lennon

otras-noticias

Plebiscito contra las elecciones legislativas, la última carta de Guaidó

otras-noticias

Publicidad