[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Combatiente por la paz


foto-articulo-Domingo

Conocí a Amos Oz en noviembre de 1976, en mi primer viaje a Israel. Fui a visitarlo en el kibutz Hulda, donde estaba desde los catorce años. (Su madre se había suicidado dos años antes). Su primera novela, de título intraducible en español (Quizás en otro lugar sería lo más aproximado), había provocado una gran controversia en su país porque en ella hacía un minucioso análisis de la vida en esos pequeños recintos idealistas –los kibutz– que perseguían, como dijo irónicamente años más tarde, “crear gentes buenas y sanas, sin sospechar siquiera que los seres humanos no somos ni buenos ni sanos”. Vivía modestísimamente en una casita de madera y tenía que levantarse al alba para trabajar en el campo con sus manos. Pero estaba muy contento porque los dirigentes de Hulda le permitían dedicar las tardes a escribir. Era joven, optimista, incansable y creo que desde el primer momento

Cada suscripción es un grito en contra de la corrupción y la impunidad

Este contenido es exclusivo para miembros de nuestra Suscripción Digital y Suscripción Digital + Impreso.

Disfruta de acceso ilimitado a la versión digital por Q1/mes

Iniciar sesión Suscribirme hoy

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redaccion/elPeriódico
Virginia Laparra: “Atesoro la esperanza de una Guatemala mejor”
noticia EFE
Homicidios descienden y familiares buscan datos de detenidos en El Salvador
noticia EFE
La época azul de Picasso, a los ojos de la ciencia


Más en esta sección

Ciclistas guatemaltecos hablan sobre su experiencia en Moab Rocks

otras-noticias

Mariana Siebold: Una artista guatemalteca que continúa dejando huella

otras-noticias

Falla en el sistema afectó interconexión regional

otras-noticias

Publicidad