[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

La guerra del plástico


La prohibición de uso de bolsas plásticas en el marco de una próxima aprobación de ley abre la disputa e intereses sobre cuál es el manejo más adecuado para este material.

foto-articulo-Domingo

Vivimos inmersos en un universo donde el plástico rodea cada una de nuestras actividades diarias. Es uno de los componentes que representa los 0.51 kilogramos diarios de basura que una persona genera cada día en Guatemala, según el Ministerio de Ambiente. En el mundo, se considera que el plástico es la huella más duradera de la humanidad. Se estima que desde la década de 1950 a la fecha, se han producido 8.3 millardos de toneladas métricas de plástico virgen. A partir de 2015, se generaron aproximadamente 6 mil 300 toneladas métricas de desechos plásticos, alrededor del nueve por ciento de los cuales se reciclaron, el 12 por ciento se incineró y el 79 por ciento se acumuló en vertederos o en el entorno, según un estudio reciente de Science Advances, publicado por el New York Times.

En Guatemala, hacia 2006, se estimaba que se producían de 6 mil a 7 mil toneladas diarias de desechos sólidos, según el Instituto de Agricultura, Recursos Naturales y Ambiente (IARNA) de la Universidad Rafael Landívar. Dentro de este volumen de basura, el plástico es el material  que más ruido ha producido en los años recientes. Entre las razones, porque tarda cientos de años en descomponerse. Una bolsa plástica alrededor de 150 años, mientras que las botellas de plástico unos 450 años. Además, el reciclaje de este material no alcanza para detener los niveles de producción y consumo. Se estima que cada minuto se compran un millón de botellas plásticas en el mundo. En el país se carece de cifras certeras, pero se calcula que de lo que se produce o importa, solo se recupera un cinco por ciento de plástico para reciclaje, de acuerdo con la Gremial de Recicladores.

En años recientes, han surgido varias iniciativas para detener la contaminación ambiental. Ya son siete las municipalidades que han prohibido el uso de bolsas plásticas y similares. En el Congreso, avanza en 2a. lectura la iniciativa 5196 impulsada por el diputado Felipe Alejos, para regular el uso y comercialización de las bolsas plásticas.

Pero no todos están de acuerdo con esto. La Comisión de Plásticos de la Gremial de Exportadores (Agexport) declara que el volumen real de basura que produce este material se sobredimensiona. A este rechazo se suma la Asociación de Empresas Plastiqueras y Recicladoras de Guatemala (Asoprecgua) y la Gremial de Recicladores de la Cámara de Industria, quienes lamentan el cierre del mercado chino para la exportación de desechos.  Entonces, ¿cuál es la mejor vía para lograr una solución eficiente que beneficie a la mayoría?

Las cifras

Los estudios más certeros sobre el manejo de desechos sólidos en el país corresponden a la Cuenta Integrada de Residuos y Emisiones (Cire), documento elaborado por el IARNA, el Banco de Guatemala y el INE en los años 2001 a 2010.

Uno de los principales hallazgos es que el problema de la basura crece, lo cual contrasta con los escasos niveles de gestión de la misma. Revela también que las industrias manufactureras son las que originan mayor proporción de residuos sólidos (98 por ciento) en contraste con los hogares (2 por ciento). Dentro de estos, los plásticos representaron en el 2010 un total anual de 149 mil 507.2 toneladas, un 0.13 por ciento del total de residuos clasificados por tipo de producto, dentro de un listado de más de 15 clasificaciones. La mayor cantidad correspondió a los residuos vegetales y animales con un 67 por ciento.

Comunitarios, voluntarios y empresarios del plástico se unieron para limpiar más de 85 mil libras de desechos sólidos en el río Aceituno, en zona 17.

Si bien las cifras de plástico son bajas, parte de la problemática es que es un material contaminante que no se degrada fácilmente. Por tal razón los organismos internacionales y entidades ambientalistas están tomando acciones y lanzan señales de alerta para detener el problema. “No hacer nada como país nos pondría en desventaja”, sostiene el doctor Ottoniel Monterroso, director del IARNA.

Sin marco legal

Los referentes gubernamentales más próximos que han guiado la gestión nacional para el manejo de desechos son la Política Nacional para el Manejo Integral de los Residuos y Desechos Sólidos (Acuerdo Gubernativo 11-2005) y la Política Nacional para la Gestión Integral de Residuos y Desechos Sólidos (Acuerdo 281-2015) del Ministerio de Ambiente. Sin embargo, los resultados han sido escasos, puesto que a la fecha no se cuenta con un marco legal que implemente programas que manejen el tema.

Por esa razón, pocos municipios cuentan con medidas apropiadas para el manejo de la basura. Rolando Paiz, presidente de la Comisión de Plásticos de la Agexport, indica que solo el relleno sanitario de AMSA cuenta con un diseño adecuado para el manejo de desechos sólidos. A esto se suman los 10 mil vertederos clandestinos que se estima existen en el país, agrega. Esto también refleja que muy pocas personas separan la basura orgánica de la inorgánica o que incluso no exista ningún impedimento legal para que algún vecino deje su basura frente a la casa de otro.

La falta de control ha llevado incluso a problemas con el Gobierno de Honduras, que ha protestado varias veces para que el país controle la contaminación del río Motagua, pues los desechos desembocan en las aguas del vecino país.

En el Congreso de la República han surgido cinco iniciativas de ley relacionadas con el manejo de desechos. La del diputado Alejos espera su pronta aprobación. Esta plantea el uso de bolsas biodegradables y el regreso al uso de bolsas de tela y de papel. También  contempla multas de hasta Q50 mil para las empresas que incumplan con esta ley, después de varias sanciones.

Hace un par de años, algunos alcaldes tomaron medidas drásticas que han sido imitadas por otros. El primero fue el alcalde Edwin Mauricio Méndez, en San Pedro La Laguna, Sololá, quien ha liderado la prohibición del uso de bolsas plásticas, pajillas y duroport en su municipio, con la finalidad de detener la contaminación del lago de Atitlán. Dos años después, asegura que se siente muy satisfecho de haber tomado esta decisión. “La comunidad ha sido un buen emulador de esto, son mis mayores cómplices”, asevera.

Actualmente los jefes ediles de San Miguel Petapa, Villa Canales, San Juan Sacatepéquez, Acatenango, Chimaltenango, San Juan La Laguna y San Marcos han prohibido el uso de bolsas plásticas.  En Totonicapán, se trata de una resolución tomada por los 48 Cantones que incluye hasta la prohibición de usar pañales desechables.

Méndez comenta que otras instancias públicas y privadas se han acercado para conocer este modelo de gestión con la idea de replicarlo. “Respeto las posturas, pero prohíbo este producto porque es más barato producir una bolsa que reciclarla. En nuestra planta de desechos esto no se logra”, explica. Es consciente del atractivo turístico por el cual visitan su municipio, el lago de Atitlán. Por esa razón promovió y patrocinó un estudio reciente con la Universidad del Valle que reveló que este manto acuífero está contaminado por microplásticos en un 70 por ciento.   

   

Se sobredimensiona

Rolando Paiz argumenta que la prohibición del uso de bolsas plásticas no resuelve el problema de fondo, sino que debe abordarse el tema de los desechos sólidos de forma integral, comenzando con una ley que regule y ordene su manejo. “Las bolsas solo representan el uno por ciento de los desechos”, explica. Es necesario separar la basura orgánica de la inorgánica para generar más reciclaje.

El empresario estima que de las 2 mil toneladas mensuales que se producen al mes en botellas plásticas, solo se reciclan un 25 por ciento como máximo. Explica que las plantas de reciclaje trabajan al 30 o 40 por ciento de su capacidad para devolver una materia prima virgen. Hace falta abastecer estas plantas con unas 800 toneladas de material cada mes, indica, en tanto resalta las cualidades de un producto ligero, versátil, higiénico, durable y aislante.

La municipalidad de San Miguel Petapa se unió junto a otras siete comunas en la prohibición de bolsas plásticas

Planta recicladora de botellas PET, con capacidad de procesar 50 toneladas diarias.

La Asociación de Plastiqueros y Recicladoras, con unas 90 empresas afi liadas, se pronunciaron en contra de la iniciativa de ley 5051.

Los productores de plástico locales mueven alrededor de US$2 millones anuales y generan alrededor del dos por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). Sus exportaciones ascienden a los US$350 millones anuales y generan alrededor de 25 mil empleos directos y 100 mil indirectos.  

Ángel Toledo, presidente de la Gremial de Recicladores de la Cámara de Industria, que aglutina a unos 12 empresas, enfatiza la necesidad de concienciar y educar en el manejo de desechos, así como en la falta de una marco legal. En su opinión, esta situación es la que ha provocado que algunos alcaldes tomen decisiones independientes.

Los recicladores solían tener ganancias favorables en la exportación de plástico hacia el mercado chino, pero en los últimos meses se les cerraron las puertas. China prohibió la importación de 24 tipos de residuos por políticas ambientales internas. Esta medida los ha obligado a buscar otros destinos para sus productos.      

La Asociación de Plastiqueros y Recicladoras que representan a unas 90 empresas medianas y pequeñas afiliadas, también se pronunció en contra de la iniciativa de ley 5051. Protestaron esta semana frente al Congreso y emitieron su postura en los medios. “No estamos a favor de los materiales plásticos biodegradables, puesto que el 95 por ciento de estos son reciclables”.  

David López, presidente de la Asociación, indica que no se dan abasto para recolectar todos los materiales, inclusive se queja que algunas municipalidades les restringen el acceso a sus botadores, puesto que han monopolizado el negocio.

Reducir, reusar, reciclar

Lo cierto es que el panorama es desalentador si no hacemos algo al respecto. Naciones Unidas advirtió que para 2050 habrá más plástico que peces en el mar.

Los ambientalistas más extremos como Greenpeace apuestan por cambiar hábitos de vida donde se regrese a prácticas como el uso de las bolsas de tela, preferir el acero inoxidable o el vidrio, evitar cosméticos que contengan polietileno o polipropileno y no comprar más agua embotellada ni pachas.

En tanto, el mundo se debate en una problemática en donde los bajos niveles de reciclaje no compensan el volumen de producción y consumo. Mientras, nuevas investigaciones avanzan para crear otros materiales alternativos, como los bioplásticos, celulosas o bacterias devoradoras de residuos, como Venvirotech.  

Para los empresarios, la principal solución al manejo del plástico engloba una política nacional que empiece por el manejo de los desechos sólidos. “Todas las municipalidades deberían implementar programas de separación de basura para alimentar las plantas de reciclaje y procesar botellas, plásticos y demás materiales. Hace falta organizar el sistema”, indica  Paiz. “El cambio tiene que venir del guatemalteco. Necesitamos un país limpio de todo, no solo de bolsas”, agrega .

Toledo considera que el incentivo económico y la educación son parte de la motivación necesaria para promover el reciclaje en forma sostenida. Refiere que con el vidrio existe un sistema más organizado para reusar este producto, lo que hace falta canalizar con el plástico.

Los hallazgos principales de la Cire apuntan hacia  grandes desafíos institucionales en materia ambiental para el país, puesto que los residuos crecen y crean impactos en los recursos hídricos y la salud de las personas. Resaltan la necesidad de diseñar incentivos para el reciclaje de residuos; así como la gran expectativa de incidir en el gobierno central, departamental y municipal, en la comunidad empresarial, hogares y gestores de desarrollo, para definir rutas y procesos claros en la búsqueda de un camino para una gestión integrada de los residuos sólidos en el país.  

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción / elPeriódico
Ciclista empuja a niña de 5 años para poder pasar en Bélgica

El hombre empujó a la menor de un rodillazo porque obstaculizaba su paso.

noticia Redacción redaccion@elperiodico.com.gt
El oneroso gasto de la Comisión Anticorrupción
noticia Estuardo Artiga / Suplementos
Central de Alimentos, S.A. y Aldeas Infantiles SOS Guatemala, firman acuerdo interinstitucional

De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Pachuca y Santos toman ventaja

otras-noticias

Lewandowski sigue en duda

otras-noticias

Michael Andrew manda un aviso

otras-noticias

Publicidad