[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Acerca de la social democracia


foto-articulo-Domingo

La socialdemocracia es el nombre de la ideología y de los partidos obreros que mantienen la crítica a la sociedad capitalista y como propuesta su reforma, para hacerla más justa y democrática. El hecho social demócrata es un fenómeno histórico; ha sido la forma de organización obrera más extendida en el capitalismo democrático durante cien años; un balance reciente la califica como única fuerza con un récord de reformas en favor del movimiento de trabajadores.

Durante años, las luchas por la igualdad formaban parte del derecho que debe garantizar la democracia, la elección, como derecho entre desiguales, y los problemas en general de las elecciones. Tan pronto como la nueva sociedad burguesa desarrolló sus instituciones políticas, el Parlamento, por ejemplo, debía ser elegido popularmente con una postura de total independencia. Las representaciones por las cuales optar aumentaron y la elección estuvo entre la acción “directa” y la acción “política”. La reacción del sector de trabajadores que apoyaban la acción directa fue la esperada: no participar, son elecciones de instituciones burguesas. ¿Qué pasaría si gana la mayoría? De aquí que los líderes obreros afirmaran que los trabajadores debían organizarse como partido político para conquistar el poder con el fin de establecer la sociedad socialista.

La abstención electoral no ha sido siempre de utilidad para los partidos obreros, pero la participación tampoco podía ser puramente simbólica. Cuando la competición democrática ofrezca a los distintos grupos una oportunidad de avanzar, todo partido político que pretenda movilizar a los trabajadores debería aprovechar la oportunidad. Pero el tema de la participación en los inicios de la producción capitalista fue un asunto complejo: el producto es de propiedad privada. Los obreros no pueden intervenir en su asignación o distribución por su papel de productores inmediatos. Los capitalistas que como dueños se apropian de los beneficios, deciden cómo distribuir el producto sobre todo en lo tocante a cuánto haya de invertir, dónde, cómo y cuándo.

Los obreros socialdemócratas eran entonces radicales a semejanza de un proletario marxista de hoy día y formaba parte de su cultura política el desprecio por el Estado burgués y sus instituciones. “No al uso de los instrumentos del Estado” fue una norma que dejó de ser prudente hacia la segunda mitad del Siglo XIX. El camino hacia el poder poco a poco abrió un nuevo instrumento de lucha, cuando se accedió al control del Parlamento por medio del voto.

Son numerosos los estudios sobre sociología política de la socialdemocracia, de donde salen dos verdades protervas: ningún partido que no obtenga una mayoría “limpia” (voto de clase) puede gobernar solo; un partido puede obtener mayoría relativa. Un partido que representa a una clase social con menos miembros que las otras clases juntas no puede ganar batallas electorales. Después de años de participar en fuertes batallas, los socialistas entendieron que en las clases medias también había revolucionarios y sumaban importantes porcentajes; y al mismo tiempo, por el contrario, había muchos trabajadores y campesinos que no formaban “clase” en el sentido exigido, pero podían convertirse por medio de procesos administrativos. Con estos y otros cambios habidos en la legislación, la socialdemocracia se convirtió con el tiempo en el pilar más sostenible de la democracia. La sociedad del Estado de bienestar más próspera y democrática la constituyeron por muchos años después de la 2a. Posguerra, los países socialdemócratas.

La reforma social finalmente siguió planteándose en los primeros años del siglo XX, tratando de resolver cómo los intereses de clase no se correspondían siempre con los intereses de los trabajadores como individuos. Los socialistas afirmaban que la burguesía no solo tenía intereses particulares, sino que además estos estaban en conflicto con los de los trabajadores. Una vez en el poder no hubo confiscaciones, y la propiedad estatal se fue convirtiendo en propiedad privada. Los partidos socialdemócratas, en alguno de los casos convirtieron en empresas de su propiedad los bienes de consumo, tan importantes para la población. De todo lo dicho surgen las esperanzas que con métodos pacíficos en alianza políticas los trabajadores y los patronos explican la moderna sociedad en términos social demócratas: la propiedad privada y la democracia política, paz social.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Europa Press
China lanza cápsula central de su futura estación espacial

La estación estará acompañada de un telescopio óptico que se levantará una vez finalizada la estación para volar junto con ella.

noticia Cristian Velix/elPeriódico
Guatemala no ha mejorado servicios de atención médica para personas con VIH

El país fue condenado en 2018 por no haber brindado atención médica a personas que habían contraído la enfermedad.

noticia AFP
“Memoria” brinda protagonismo a Latinoamérica en Cannes

La cinta dirigida por Apichatpong Weerasethakul fue filmada en Colombia y cuenta con coproductores mexicanos y colombianos.



Más en esta sección

Sin Ley, ¿qué son los países, sino una banda de ladrones?

otras-noticias

Directora de USAID: despido de Sandoval es una medida indignante

otras-noticias

Agentes de PNC custodian sede del MP, Palacio Nacional y Casa Presidencial

otras-noticias

Publicidad