[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Convivir con los volcanes


La humanidad y los volcanes han forjado una relación de siglos. La prevención es la clave para evitar catástrofes.

foto-articulo-Domingo

Jaime Moreno • elPeriódico – No es la primera vez ni será la última. La reciente erupción del volcán de Fuego es solo la última en una larga lista de eventos registrados a lo largo de los siglos. Además, en el mundo muchas cadenas volcánicas mantienen actividad y, en general, la civilización ha aprendido a convivir con ellos. La prevención es la clave.

A lo largo de la historia, la humanidad ha estado ligada a los volcanes como lo ha estado a los ríos o los lagos. Desde etapas tempranas de organización social, varios grupos humanos se han asentado en sus cercanías. Los desastres, por ende, también han sido inevitables.

De las erupciones volcánicas más antiguas no se guardan registros escritos, pero desde que la documentación de acontecimientos de este tipo es común, los eventos relacionados con volcanes están siempre presentes. Uno de los más famosos es el que destruyó las ciudades romanas de Pompeya y Herculano en el año 79. Los flujos emitidos por el volcán Vesubio sepultaron ambas ciudades y a sus habitantes. Es, quizás, el más famoso de todos por los restos arqueológicos que detallan la catástrofe a cabalidad. En siglos más recientes se tiene registro de los eventos del volcán Krakatoa en 1883, el monte Tambora en 1816 o los sistemas volcánicos de Islandia en años distintos.

En la región estos eventos han sido comunes, tanto que han dejado vestigios muy similares a los de Pompeya. Es el caso de Joya de Cerén, un sitio arqueológico en El Salvador que conserva los restos de una aldea maya que fue cubierta por la ceniza de la erupción del volcán Loma Caldera hacia el año 600 d.C.

Prevención, la diferencia

El volcán de Fuego es uno en activo, con eventos constantes desde hace años. La erupción del pasado domingo, no obstante, tuvo alcances mayores a los normales y dio origen a la tragedia que causó la pérdida de decenas de vidas. Eventos como este han sido comunes a lo largo de los últimos años alrededor del mundo.

Uno de los casos más parecidos a lo ocurrido en las faldas del volcán la semana pasada es el de Armero, Colombia, en 1985. Tras más de un año de monitoreos, el volcán Nevado del Ruiz hizo una erupción de grandes proporciones que combinó flujos piroclásticos con lahares de lodo, material volcánico y nieve que sepultaron a la ciudad y sus habitantes. Los muertos se contaron por más de 22 mil y la herida para el país aún duele. Álvaro Nieto, exdirector de la red sismológica nacional de Colombia, fue parte del equipo que realizó el monitoreo posterior a la erupción. Recuerda el evento al compararlo con el ejemplo local: “Fue lo mismo, el Nevado del Ruiz es un volcán parecido, es un estratovolcán que se ha formado con diferentes erupciones en el tiempo”, explica.

En aquel momento, a pesar de que se hicieron mapas de riesgo para evaluar a las poblaciones, los sistemas de alerta fallaron y la tragedia se produjo de todas formas. Pasado el evento, los esfuerzos se enfocaron en minimizar el riesgo de pérdida de vidas en el futuro. “El país no estaba preparado para una tragedia de estas. Después lo que se hizo fue crear una agencia para ayudar a las víctimas”, explica Nieto. Esto se logró por medio de una fundación que benefició a los damnificados. La ciudad, además, fue reubicada.

En el caso de Armero, la prevención se convirtió en el pilar de la gestión de la región. “Se creó un sistema nacional (de alerta) que dependía de la Presidencia”, indica Nieto. Est o incluyó la instalación de un centro de sismología en Manizales, ciudad cercana, desde el que se monitorea el volcán en todo momento.

En paralelo a la actividad del volcán de Fuego, el volcán Kilauea en Hawái también se encuentra en erupción. Aunque las características de ambos son distintas (en el caso de la isla del Pacífico el volcán expulsa lava que avanza lento y el tipo de material es menos mortífero) la reacción de las autoridades también lo es. Según recogen las agencias noticiosas, el volcán entró en erupción en abril pasado y desde entonces ha sido necesaria la orden de evacuación de miles de personas para resguardar su integridad. En declaraciones emitidas por el Servicio Geológico de Estados Unidos en mayo, no se puede saber “con certeza cómo y cuándo ocurrirán las explosiones”, por lo que instó a la población a “mantenerse informada sobre el estado del volcán”. A la fecha, el Kilauea no ha producido víctimas mortales a pesar de que su erupción ha avanzado casi 40 kilómetros, en comparación con los 15 de la erupción del volcán de Fuego.

En el caso de Guatemala, otro factor que pudo agravar la tragedia fue la rotación de personal en la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred). Así lo expresó en entrevista con elPeriódico Alejandro Maldonado, exsecretario de la entidad: “En el momento que yo salí, fue un grupo pequeño que se marchó conmigo, pero a estas alturas estimo que un 50 por ciento no está”. Además, recalcó que esta rotación “hizo perderle capacidades a la institución”.

Acompañamiento estatal

La población que se encuentra en zonas de riesgo no puede dejarse sola. Debe mantener acompañamiento constante. Así lo cree Nieto. No obstante, en declaraciones recientes, Jafeth Cabrera, vicepresidente de la República, intentó restar culpa estatal en la tragedia del volcán de Fuego, a cambio de responsabilizar a los residentes de las zonas afectadas por no evacuar. “Hoy veía yo a un poblador que decía que escuchó cuando Conred y la gente decía que desalojaran y ellos –las personas– dijeron que no porque eso siempre sucedía en el volcán y nunca pasaba nada”, dijo en declaraciones a la prensa. Ante esto, el especialista colombiano se muestra opuesto: “Creo que es responsabilidad del Estado hacer ese tipo de vigilancia. La gente no tiene capacidad técnica para saber si un volcán va a hacer erupción o no. El Estado debe tener la obligación de proteger a la gente que vive en los volcanes”.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luisa Paredes elPeriódico
Accionan por incumplimiento de amparo que suspendió salida de Iván Velásquez
noticia Claudia María Galán
El poder transformador de la transparencia

Sociedad de Plumas

noticia Redacción Deportes
Vinicius, la nueva joya del Real Madrid

El cuadro merengue habría pagado 45 millones de euros por Vinicius Junior, la nueva joya del fútbol brasileño, quien apenas tiene 16 años y ya es considerado el nuevo Neymar, e incluso algunos lo comparan con Pelé.



Más en esta sección

Embajada de Japón dona cinco mil mascarillas a Guatemala

otras-noticias

Gobierno estadounidense continúa con apoyo a damnificados por tormentas

otras-noticias

Familia busca a su perro perdido en Antigua Guatemala

otras-noticias

Publicidad