[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Padres separados de sus hijos, un riesgo al pedir asilo en EE. UU.


Miembros de la caravana migrante buscan ser admitidos en territorio estadounidense

foto-articulo-Domingo

AFP–Yolany Reyes lo tiene muy claro, nadie la separará de su niño de tres años.

“Sería como quitarme una parte de mí”, dijo esta hondureña de 26 años, que viajó con la caravana migrante a través de México en tren, bus y a pie para pedir asilo en Estados Unidos.

Junto a un centenar de centroamericanos espera desde el domingo en un improvisado campamento en una plaza de Tijuana aledaña al puesto fronterizo, donde el lunes comenzó un lento proceso para presentar sus solicitudes.

Entre lunes y martes, 25 fueron admitidos en Estados Unidos con peticiones de asilo.

Al llegar ante el oficial de inmigración, el indocumentado es detenido para la primera etapa que es determinar si hay “temor creíble”, explicó Stephen Yale-Loehr, profesor de leyes migratorias en la Universidad de Cornell.

“Luego procede una audiencia de asilo ante un juez de inmigración. El solicitante no tiene que ser detenido en esta etapa, pero a menudo lo es porque el gobierno quiere asegurarse de que se presente a su audiencia”, detalló.

Y en ese proceso, los niños pueden ser separados de sus padres.

Según el diario The New York Times, unos 700 niños fueron separados de sus padres en estaciones fronterizas desde octubre de 2017, cien de ellos menores de cuatro años.

Críticos del presidente Donald Trump –que llegó al poder con un fuerte discurso antinmigrantes– sostienen que la separación de familias es una política del gobierno para evitar la llegada de más indocumentados.

Aunque Tyler Houton, del departamento de Seguridad Nacional (DHS), lo negó. “No existe una política de separar familias en la frontera con propósitos disuasorios”.

“El DHS tiene la obligación de proteger los mejores intereses de los niños cruzando nuestras fronteras y ocasionalmente esto resulta en separarlos del adulto con el que están viajando si no se puede confirmar una relación parental o si pensamos que el niño está en peligro”, dijo.

Reyes no sabe realmente qué hacer: por un lado insiste en que no se separará de su niño y por el otro asegura que no puede volver a Colón, donde mataron a su padre campesino por motivos políticos.

“Hemos sufrido muchas tragedias”, contó esta mujer, que asegura que solo se sentirá a salvo en Estados Unidos, adonde hace un mes llegó su marido. “Corro peligro”, añade mientras
alimenta a su pequeño con avena.

“Práctica horrible”

El gobierno alertó de un incremento en el número de detenciones de indocumentados en la frontera –90 mil 033 entre enero y marzo 2018 frente a 62 mil 525 en el mismo período de 2017–, y critica duramente la caravana “Viacrucis Migrante”.

“Es un ataque a la soberanía de la nación”, zanjó el director encargado de la policía migratoria ICE, Tom Homan, a la cadena FOX. “Se aprovechan de los vacíos legales del sistema”, dijo siguiendo el discurso de Trump y su vicepresidente Mike Pence.

“Algunos tienen buenos casos [para asilo], pero muchos no”, siguió Homan.

James Jones, abogado de inmigración en Chula Vista, en el fronterizo condado de San Diego, cruzó la frontera para dar consultas gratuitas a los miembros de la caravana sobre el proceso de asilo y sus riesgos.

“Tienen más temor de volver a casa”, explicó. “Si bien existe la posibilidad de ser separados de sus niños, hay una (preocupación) mayor de que mueran allá”.

Esa es la postura de Johana Magaly, de 37 años. Prefiere separarse de sus cinco hijos –entre 3 y 14 años– temporalmente si eso significa entrar a Estados Unidos y no volver a Guatemala, donde asegura, sin precisar detalles, un hombre la amenazaba de muerte.

“Con tal de estar mejor que en mi país y los pueda tener conmigo
después”, corre el riesgo.

La Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU del inglés) ya demandó en la justicia al gobierno por su “política de separación de familias”, en un caso que buscaba reunir a una mujer del Congo huyendo de la violencia y su hija de siete años, colocadas en sitios de detención a más de 3 mil 200 km de distancia.

El gobierno al final liberó a la mujer.

“Muchas familias continúan separadas, continuaremos peleando esta práctica horrible”, indicó Lee Gelernt, del programa de derechos del
inmigrante de ACLU.

+ 145
centroamericanos que viajaron en la Caravana Migrante que recorrió México han conseguido ingresar a Estados Unidos para pedir asilo, informaron autoridades mexicanas en la ciudad de Tijuana, fronteriza con la estadounidense San Diego.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Eduardo Antonio Velásquez Carrera
Pésimas señales al mercado y a la nación guatemalteca

Los ministros de Finanzas Públicas siempre osan aventurarse en metas ambiciosas, mientras que los Superintendentes de la SAT suelen ser más conservadores.

noticia Tulio Juárez
Kamilo Rivera renuncia como viceministro de Seguridad en Gobernación

En carta enviada al presidente Jimmy Morales aduce dejar el cargo por razones de fuerza mayor y médicas.

noticia GELDI MUÑOZ PALALAelPeriódico
IGSS documenta accidentes laborales y Mintrab los desconoce

Busca que las empresas reporten los incidentes para orientar mejor estrategias de prevención.



Más en esta sección

Juez federal ordena la restauración total de DACA

otras-noticias

En Guatemala siguen participando online al Powerball para ganar su pozo de casi Q2 mil millones. ¡Te contamos cómo!

otras-noticias

Movimiento Universitario convoca a una marcha para este sábado

otras-noticias

Publicidad