[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

La otra chamarra


foto-articulo-Domingo

Una de esas noches frías, con una gripe inclemente, no encontraba posición, descanso… o sueño incipiente. Cerré todas las ventanas me abrigué –y aun así– el frío era insoportable. Jalé mi otra chamarra, una que espera su turno, finalmente me dormí, desvelado y taciturno. El frío cedió por fin, el malestar allí estaba, así pasaron las horas y llegó la madrugada. Está más fría y hostil, me sentí realmente mal… finalmente amaneció y goce de un buen café… caliente, fresco y humeante, me hizo sentir mejor y mejoró mi semblante. La gripe duró diez días, mis bronquios también sufrieron, entonces tomé de todo, la farmacia hizo su agosto, me fui sintiendo mejor y luego reflexioné: ¿Qué significa, en el frío, contar con otra chamarra? Significa abundancia, recurso, abrigo, esperanza; significa la ocasión de cubrirse justo a tiempo, significa calor grato, significa gratitud, provisión y plenitud.

En tener otra chamarra, en sin duda un privilegio, sobre todo en un país, donde reina la miseria, el hambre, frío y desprecio. Un país sensacional y también indiferente, donde la vida y salud, la seguridad y virtud, son cosas “intrascendentes”, al igual que el desarrollo y el bienestar de su gente. El país de los contrastes, de la sangre y del desastre; un país hoy confrontado, pobre, triste y atrasado. Un país menesteroso, donde gobierna el mitómano y manipula el labioso. Un país casi muriendo, sin brújula o derrotero, un país que cada día… parece más un chiquero. Donde vive nuestra gente, donde crecen nuestros niños, en hogares fracturados, con escasez, sin cariño. Porque los padres se fueron, a buscar ingresos fuera, mandando unos dolaritos, mientras que son perseguidos, acosados y afligidos.

¿Cuánto chapín pasa frío?, ¿Cuántos niños crecen poco?, ¿Cuántos cerebros se pierden, por culpa del oprobioso? ¿Qué tanto hacemos nosotros, pensantes privilegiados?, ¿Nos duele el frío de otros, nos preocupa su pobreza, nos da grima la injusticia, valoramos la entereza? Me parece –malamente– que somos, por más que hagamos… ciertamente indiferentes. Hemos dejado el país, en manos de los fantoches que predican probidad y practican el derroche. Mientras nuestra indiferencia gobierne nuestras acciones, mandará el oportunista… seguirán las decepciones. Que sea nuestra chamarra… cómoda mullida y suave, la que nos permita ver que el ayudar es la clave, que son nuestros privilegios, de ser una minoría, lo que demanda la acción, para que las mayorías, encuentren oportunidades, esperanza y lozanía ¡Piénselo!

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Europa Press
Un restaurante en Madrid crea una barra de hielo tras la nevada
noticia AFP
Democracia, verdad y COVID, las claves del discurso de investidura de Biden

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, habló durante poco más de 20 minutos en su investidura este miércoles en Washington. A continuación, unos pasajes de su discurso.

noticia AFP
Pence rechaza invocar la 25ª Enmienda para apartar del cargo a Trump


Más en esta sección

Teorizan una nueva clase de agujeros negros tremendamente grandes

otras-noticias

La ciudad alemana de Ulm instala cápsulas futuristas para refugiar a personas sin hogar del frío invierno

otras-noticias

Vendedores de mercados rechazan reducción de horario por pandemia

otras-noticias

Publicidad