[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Roatán, paraíso submarino de Centroamérica


A más de 400 kilómetros de Guatemala se ubica la isla de Roatán, Honduras y la línea aérea TAG ofrece paquetes a uno de los lugares en donde se puede realizar snorkel, buceo y apreciar uno de los mejores arrecifes del mundo.

foto-articulo-Domingo

Enrique García • elPeriódico –Sumergidos tres metros bajo el nivel del mar en una especie de submarino, nos preparamos para emprender un recorrido de más de 30 minutos y conocer las profundidades del océano. La nave es dirigida por un capitán, del que no recuerdo su nombre, y ante la emoción de sentirnos en una pecera gigante, él nos explica que estamos a punto de conocer el segundo arrecife más grande del mundo.

El barco de cristal –como lo llaman– es el acuario, rodeado de paredes de un grueso vidrio. Los turistas preparan sus teléfonos celulares y cámaras fotográficas para inmortalizar los momentos en la ciudad submarina. “Esta actividad solo se puede hacer en ciertas partes del mundo y es una de las más populares en Roatán” me narró, Emsly Hydi, quién dirige la empresa turística.

Se ven tortugas de todos tamaños y peces de todos colores –lo primero que salta a mi mente es el famoso programa televisivo Con el agua al cuello que transmite Animal Planet–. Mientras nos adentramos al mar y la travesía continúa, el capitán de la embarcación muestra los arrecifes gigantescos y de esa agua cristalina salen por debajo del barco de cristal cientos de peces; los aproximados 20 pasajeros que vamos en el navío de dos niveles, mostramos el asombro.

Vemos peces con franjas amarillas y negras, estos son conocidos como “sargentos mayores”. Otro grupo– que nos señalan – son los que les dicen “loros”. Recordé que un día antes, una de las trabajadoras del resort en que nos instalamos –Media Luna– me mencionó que este famoso pez “loro” es el que hace la arena blanca, característica de las playas de Roatán, Honduras.

En efecto este pez que vive hasta 20 años, para alimentarse tritura y traga pedazos de coral, extrae las algas adheridas y defeca el resto en forma de arena. Especulé que traer unos cientos de esta especie para limpiar el Lago de Amatitlán, sería una buena opción. Pero no, ya que es una especie marina que únicamente se encuentra en los arrecifes tropicales. Los corales crecen alrededor de un centímetro por año y esta clase de pez son los que limpian las algas y los que producen la arena, lo reconfirma Hyde, al concluir el tour.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Cuatro días, tres noches

Para llegar a Roatán, Honduras y conocer la vida marina salimos un día antes en TAG Airlines –Transportes Aéreos Guatemaltecos– de Guatemala a Roatán, Honduras con una escala en Ilopango, San Salvador, en donde otros turistas esperaban con emoción el viaje. En un vuelo de no más de dos horas, que aterrizó en el Aeropuerto Internacional Juan Manuel Gálvez, nos esperó una empresa de turismo que nos llevó por más de 45 minutos en vehículo a la bahía de Media Luna, lugar en donde nos hospedamos.

Lo interesante del hotel –Media Luna– es que guarda su ecología, ya que las habitaciones son búngalos escondidos entre enormes árboles con una vista impresionante a la isla. Las actividades no faltaron en el lugar. En lo personal disfruté las piscinas, los shows nocturnos, el karaoke y, por qué no, unos cuantos cocteles que hicieron que la estadía en el lugar fuera placentera.

El beso del delfín

No faltó la visita al museo de Anthony´s Key y al Instituto de búsqueda de Ciencias Marinas
–ubicado en uno de los dos Cayos–, en donde conocimos parte de la cultura garífuna de la isla y las especies marinas que viven a lo largo de los cientos de kilómetros que componen las aguas de Roatán. La aventura continuó con el encuentro de los delfines nariz de botella, por 30 minutos, en donde los mamíferos interactúan con los visitantes hasta recibir un beso de uno de ellos.

Cada uno de los 22 delfines comparten con no más de seis personas de forma separada. Acariciarlos y tocarlos -su piel es como palpar una tabla mohosa – es parte de la actividad, mientras que los instructores sacan de su hielera, la recompensa alimenticia, ante los aplausos de los asistentes.

La aventura incluye un paseo en lancha rápida, con música regué a todo volumen que se vuelve contagiosa. Mientras nos separábamos de las costas, el lanchero nos describía el lugar y lo que podía observase en las profundidades del mar. Pedí un chaleco salvavidas y unos lentes para nadar. Cual experto decidí bajar las escaleras del bote y meterme a las aguas para observar los arrecifes. Eso hizo el viaje aún más placentero.

Mientras que daba mis brazadas poco acertadas en lo profundo de las aguas, el lanchero se sumergía más a fondo para recoger estrellas de mar y caracoles de distintos tamaños. En tanto que una pareja de recién casados, se alejó unos metros del bote y decidieron sellar su amor en las aguas de Roatán. Todos fuimos testigos y el típico “beso, beso” no se hizo esperar. Por mi mente pasó la oportunidad de hacer buceo, una de las prácticas más comunes que realizan los turistas, especialmente estadounidenses y canadienses. Para ello hay que saber nadar, manejar la respiración y contar con una certificación.

Motos acuáticas, snorkel, buceo, masajes, paseo en bananas, resbaladeros acuáticos, entre otras actividades son parte de las actividades que se ofrecen a lo largo de la isla. La vida nocturna es la otra faceta de la isla, que dura hasta pasadas las 4 de la madrugada. Aunque existe diversidad de comidas, no debe de faltar dentro del menú las “baleadas”, un plato que se hace con tortilla de harina y se pueden comer con frijoles, queso, pollo desmenuzado y aguacate.

Favorable
> Rodrigo Escobar, Gerente de Comercialización de TAG, refiere que cuentan con diferentes paquetes disponibles que incluyen boletos aéreos, alojamiento, alimentación tipo bufé, traslado de aeropuerto y asistencia durante el viaje. Ofrece tarifas que van desde US$425 hasta US$999 dependiendo la categoría del hotel y los días que viajen a la isla paradisiaca.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
¿Será inculpado Trump tras el juicio de destitución en el Senado?

Aunque es improbable que sea declarado culpable de alentar una insurrección, los problemas legales de Donald Trump no desaparecerán tras su juicio en el Senado: el expresidente estadounidense podría ser próximamente inculpado ante la justicia penal, y enfrenta también múltiples demandas civiles.

noticia Redacción/ elPeriódico
CALDH abre Casa de la Memoria Virtual
noticia José Manuel Patzán
Armando Escribá, el opulento exfuncionario que siempre burló la justicia

El excongresista es señalado de cuatro delitos, aunque su proceso fue anulado por una Sala de Apelaciones.



Más en esta sección

Guatemala bajo la lupa

otras-noticias

Municipalidad Indígena de Sololá da un ultimátum a Giammattei y a Porras

otras-noticias

Médicos señalan falta de insumos y medicamentos en el Hospital Temporal de Petén

otras-noticias

Publicidad