[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Los egohistéricos


foto-articulo-Domingo

Los egohistéricos encontraron suelo fértil en las mal cuidadas tierras de Guatemala. Tienen su caricatura de universidad, con nombre de obispo encomendero, vociferan en periódicos, programas de radio y de televisión. Son rasgos de esta especie cavernaria, el negar la realidad histórico social y cerrar los ojos ante la pobreza que consideran culpa de los pobres, solazándose en su escolástica del individualismo. Se oponen ferozmente a los cambios que el país necesita para alcanzar verdaderas libertades.

Justifican el atropellamiento del hijo del pastor por el derecho a locomoción y están contra las reformas. Hipócritamente defienden también el sistema de impunidad y corrupción atacando a la CICIG y al Ministerio Público, pegando alaridos de falsa soberanía, ellos, los descendientes de la traición de 1954. Son conservadores a ultranza y resultan hostiles a la democracia, que llaman dictadura de las mayorías. Pero se llenan las fauces delirantes con el vocablo de República, más aristocrática que la del mismo Platón.

La antigua ideología liberal, basada en el libre albedrío y el rechazo a todo tipo de privilegios ha sido tergiversada por estos egohistéricos y en lugar de luchar contra las prerrogativas de las élites, como lo hizo el liberalismo, los egohistéricos defienden a una oligarquía cerrada, dueña del país. Muchos egohistéricos, de clase media, tienen un raro problema digestivo pues comen aguacates pero eructan caviar.

Reconoces a un egohistérico por su discurso clasista, excluyente, anticomunista fanático, ven comunistas hasta en la sopa y los reconocerás por su perorata de libertad egoístamente entendida. La actitud autoritaria es el rasgo distintivo de la raza egohistérica. Muchos son evangélicos y profesan la teología de la prosperidad (cancelaron a Jesucristo y adoran a Mammón). Hablan de ser libertarios pero son intolerantes, ya que su conservadurismo los hace navegar como barqueros ciegos en el mar de la historia y la vida. La barca de los egohistéricos se hunde y no lo perciben.

Son homofobos, están por la pena de muerte pero en contra del aborto, hablan de la mano invisible del mercado pero defienden las relaciones oligopólicas de producción económica.

Los egohistéricos son anticientíficos aunque presenten razonamientos pomposamente seudo académicos. Eso los ha llevado a negar algo tan evidente, tan comprobado por las ciencias, como es el recalentamiento global.

La confusión conceptual y política es un defecto de origen de todo egohistérico. Y esta confusión produce las especulaciones más estridentes, atabillarías, aparatosas y antidemocráticas que hemos visto en Guatemala y tal vez en el mundo. Como es común en ellos se enredan con palabras pero no tienen ancla en la realidad. A pesar de las evidencias ampliamente presentadas e investigadas durante muchos años sobre las gravísimas violaciones de los derechos humanos sucedidas en Guatemala durante el conflicto armado, los egohistéricos las niegan.

Los egohistéricos con frecuencia desvarían. No condenan el femicidio sino a las organizaciones feministas y a las personas que combaten y critican el femicidio. Afirman cosas absurdas como que la pobreza no tiene causas y que es un robo pagar impuestos que sirvan para programas sociales, educación, salud y cultura.

Pobres los egohistéricos. Heredaron el anticomunismo y el racismo de su estirpe desde hace décadas. No pueden ver la realidad con su lente borrosa y difusa. Las oscuras páginas de la señorita Rand les cubren también los ojos.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Jose Rubén Zamora
360 A vuelo de pájaro
noticia Europa Press
Tiranosurus Rex caminaba a la velocidad del ser humano

Seres humanos y animales tienen una velocidad preferida al caminar. Esto está, en parte, influenciado por la cantidad de energía requerida: prefieren caminar a la velocidad a la que usan la menor cantidad de energía posible.

noticia AFP
Gorila se recupera de COVID-19 en EE.UU.


Más en esta sección

5 Minutos

otras-noticias

Guatemala con la peor nota en el combate contra la corrupción

otras-noticias

ONU denuncia situación de los fiscales guatemaltecos

otras-noticias

Publicidad