[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

La fuga de los garífunas


foto-articulo-Domingo

“El vacío de saberse ciudadano entre la democracia del hambre”. / Wingston González

Guatemala está perdiendo su población garífuna. Se van de un país inhóspito, racista y excluyente. La mayoría ya se ha trasladado a Estados Unidos, donde viven más de 45 mil garífunas de origen guatemalteco, mientras en Izabal apenas quedan menos de 8 mil.

La población garífuna de Guatemala no tiene alternativas en el mercado laboral y han adquirido una visión pesimista del futuro, lo que ha llevado a miles de ellos a la decisión de emigrar.

A pesar de que Lívingston y sus alrededores representan lugares nodales para el turismo, por sus playas y por la cultura garífuna, es muy poca la inversión en el área. La población garífuna carece de oportunidades y se beneficia muy poco de las entradas del turismo.

La pérdida del pueblo garífuna resultará una tragedia cultural irreparable para el país. La migración iniciada hace tres décadas continúa y, de seguir, serán pronto solo el recuerdo de un pueblo “que pasó por nuestras costas”.

Los hemos ignorado sistemáticamente. Ni siquiera nos dimos por aludidos cuando la lengua, la danza y la música garífuna fueron declaradas en 2001 por UNESCO Obra maestra del patrimonio oral e inmaterial de la humanidad.

La cultura garífuna tiene prolongaciones y vínculos a lo largo del Caribe continental. Pero Nueva York se ha convertido en la capital de acopio de la población garífuna de toda América. Nueva York como una especie de “tierra prometida”, en donde han sobresalido las expresiones musicales garífunas, internacionalizando los ritmos de la puntarock y compositores como Eduardo Ballesteros.

La marca del pueblo garífuna ha sido la lucha por la sobrevivencia a los embates de los procesos que destierran y oprimen al ser humano. Se trata de una historia de fronteras, viajes y persecuciones. De naufragios y asentamientos en nuevas tierras o como lo expresa el antropólogo Ricardo Falla: “El pueblo garífuna ha sido como una zarza que se quemaba de sufrimiento pero que nunca pudo ser extinguida”.

La fuga garífuna de Guatemala no sorprende. Como millones de guatemaltecos sometidos a la pobreza y la exclusión, van en busca de mejores oportunidades. Guatemala es para ellos un país inhabitable.

Resultan sombrías las predicciones de que la población garífuna migrante acabará perdiendo sus vínculos con Guatemala y serán asimilados por la sociedad norteamericana, en un desarraigo sin retorno. ¿Pero será realmente así? Porque la esencia del credo garífuna es el culto a los ancestros a través de los ritos del llamado amuyadahani y el dugu, formas de cultura pública en base de un sentimiento colectivo de pertenencia.

Los garífunas surgieron de una mezcla extraña y dramática entre esclavos africanos sublevados e indígenas mesoamericanos. Desde mediados del siglo XVIII se fueron expandiendo, consolidando su propio idioma el garínagu. Y siempre han huido y luchado contra la esclavitud, las persecuciones y la transculturación en el contacto con sociedades opresoras.

La historia simbólica del pueblo garífuna se revive en su memoria colectiva por medio de sus ritos y sagas. Así, no se olvidan los días fundacionales en la isla de San Vicente, las raíces africanas, el trauma de la esclavitud, las persecuciones y la transculturación en el contacto con sociedades explotadoras.

La canción Suamen, que es una especie de himno del pueblo garífuna, dice en una mezcla de tristeza y alegría: judubei biyagumari wabu/ laujayu garinagu walede: (y busquemos otros horizontes, donde habitan garífunas como nosotros).

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción/ elPeriódico
Banco Mundial: pandemia redujo la clase media en Latinoamérica
noticia Claudia Ramírez y Félix Acajabón/ elPeriódico
Los sagrarios de un jueves distinto

A pesar de la pandemia, la feligresía recorrió algunos templos del Centro Histórico para cumplir con la tradición.

noticia Cristian Velix/elPeriódico
Organizaciones accionan en contra de la elección de Néster Vásquez

El magistrado electo integra actualmente la Corte Suprema de Justicia.



Más en esta sección

Estos son algunos casos en los que intervino Rafael Curruchiche

otras-noticias

Yorkshire enfrentó a un coyote para salvar a su dueña de 10 años

otras-noticias

Profesora usó ingeniosa técnica para que alumnos prendieran sus cámaras

otras-noticias

Publicidad