[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Elecciones en Francia, ¿una nueva sorpresa como Trump y el brexit?


Analistas consideran poco probable que la ultraderechista Marine Le Pen llegué al poder, otros lo ven posible, ante el auge de la política aislacionista en el mundo.

foto-articulo-Domingo

Pol O Gradaigh y Sebastian Kunigkeit  • DPA –Si de encuestas se trata, hay dos cosas que están claras antes de las elecciones presidenciales en Francia de hoy 23 de abril: la primera es que es imposible anticipar cuáles serán los dos candidatos que lograrán pasar a la segunda vuelta definitoria el 7 de mayo.

La candidata de extrema derecha Marine Le Pen y el reformista de centro Emmanuel Macron van empatados en intención de voto. Muy de cerca los siguen el conservador François Fillon, afectado todavía por el escándalo del presunto empleo ficticio de su mujer en el Parlamento, y el referente de izquierda no tradicional Jean-Luc Mélenchon.

La segunda conclusión es que la líder del Frente Nacional (FN) cuenta con pocas probabilidades de resultar elegida en segunda vuelta, en caso de que supere el obstáculo de este domingo. Los sondeos la muestran como perdedora ante cualquiera de los otros tres rivales. Por su parte, Macron aparece como ganador en cualquiera de los escenarios.

Esta última cuestión trae un poco de calma a aquellos preocupados por las posiciones del FN contra la inmigración o la determinación de Le Pen de abandonar el euro y de cuestionar la permanencia de Francia en la Unión Europea (UE).

Sin embargo, el último año las posturas de derecha y las políticas aislacionistas han ganado en dos oportunidades a pesar de lo que indicaban las encuestas: en las elecciones presidenciales de Estados Unidos con la victoria de Donald Trump y en el Reino Unido con el referéndum sobre el brexit.

¿Podría Francia ser otro caso similar? El analista Serge Galam, del Centro de Ciencia Política de Francia, cree que sí. Recientemente le dijo al diario Le Figaro que una victoria de Le Pen era “muy posible”.

Incluso si las encuestas son acertadas respecto a los niveles de apoyo a los candidatos, una mayor participación electoral de los seguidores de Le Pen, o el ausentismo de sus adversarios, podría inclinar la balanza hacia la extrema derecha, según Galam.

Otros expertos son más escépticos, como Edouard Lecerf, director global de investigación política y de opinión de Kantar Public. “Ahora no somos los únicos que decimos: Ten cuidado, es solo una encuesta”, advierte.

Pero también aclara que su empresa fue una de las dos que anticiparon correctamente los resultados del brexit, y que las encuestas de opinión a nivel nacional en Estados Unidos también acertaron con la victoria de Hillary Clinton en relación al voto popular. Los errores en este último caso estuvieron vinculados a los sondeos locales en estados clave.

Lecerf opina que una victoria de Le Pen “es posible, pero muy, muy improbable”. De un electorado de 47 millones, estima que no más de 9 millones de personas han votado alguna vez al FN.

Le Pen tendría que conseguir muchos votantes nuevos, así como persuadir a otros de que su elección no es peligrosa, alentándolos a abstenerse antes que a votar en su contra, explica.

De todos modos, el analista considera también otra hipótesis. Si la líder del FN tiene un mejor desempeño del esperado en la primera vuelta y Fillon queda afuera, podría provocar “un efecto político explosivo”.

“Podría conseguir en la segunda vuelta votantes que no concurrieron en la primera, debilitando la idea de que su elección es un peligro real, haciendo creer que abandonar el euro es una locura, etcétera, y convencer a algunos de los votantes de Fillon. Pero todos esos factores deberían confluir”, aclara Lecerf.

La estrategia más probable de Le Pen para la segunda vuelta sería intentar centrar el debate no en términos de izquierda-derecha sino en torno a “Europa y el sistema”, dice.

En ese caso su base electoral podría incluir no solo a los 9 millones de votantes que se estima tiene el FN, sino también a los más de 15 millones que rechazaron en 2005 el proyecto de Constitución Europea, explica Lecerf.

Además, si Le Pen se enfrentara en la ronda decisiva al conservador François Fillon, que representa la política de recortes, muchos votantes de izquierda se verían ante un dilema, pese a que hasta ahora en Francia ha regido el “consenso republicano” de todos los demás partidos contra Le Pen.

Y un problema similar se daría de tener que elegir entre Le Pen y Mélenchon, a quien hasta el presidente François Hollande calificó como un riesgo para Francia.

Es un escenario similar a la elección de Trump o al referéndum sobre el brexit y la única forma de que Le Pen suba el techo que impidió hasta ahora un mayor crecimiento del FN, dice Lecerf. Pero, agrega, si Le Pen se enfrenta a Macron en la segunda vuelta el exministro de Economía también tiene una poderosa arma, que es su mensaje optimista.

“(Macron) juega con la idea de que todavía podemos ser optimistas (…) En Francia las campañas presidenciales son cada vez un momento extraordinario en el que la gente en general quiere recuperar la esperanza”, explica.

Para el filósofo Peter Sloterdijk, Le Pen como presidenta sería “el fin de Francia como la conocemos”. El país podría ser imposible de gobernar durante años, dijo al semanario alemán Die Zeit. “Una figura ultraderechista en el Elíseo despertaría los fantasmas nacionales de la revuelta”, opina. “Y una Francia encerrada en sí misma, ocupada con sus desgarramientos, sería inútil para Europa”.

 

Las opciones sobre la mesa

DPA –Once candidatos, nueve hombres y dos mujeres, concurrirán a las elecciones presidenciales en Francia que se celebrarán hoy. De ellos, cinco se encuentran bien posicionados en las encuestas de opinión.

 

– Marine Le Pen, Frente Nacional –

La presidenta del ultraderechista Frente Nacional lidera con una corta ventaja la intención de voto para la primera vuelta de las presidenciales francesas, galvanizada por el brexit y la victoria de Donald Trump en Estados Unidos.

Marine Le Pen, de 48 años, ha ganado el reto de imponer al FN en el panorama político como un “partido normal”, relegando a un segundo plano la imagen de formación política extremista heredada de su padre, Jean-Marie Le Pen, varias veces condenado por sus comentarios racistas.

Con un discurso antiinmigración y antieuropeo, se presenta como la candidata “antisistema”. Está involucrada en un caso de empleos ficticios en el Parlamento Europeo, pero se niega a declarar ante la justicia antes de las elecciones, invocando su inmunidad en tanto eurodiputada.

 

– Emmanuel Macron, ¡en marcha! –

Emmanuel Macron, un exbanquero de 39 años, era un completo desconocido hasta hace tres años, cuando fue nombrado ministro de Economía del gobierno de Hollande.

Joven y carismático, atrae a multitudes en sus mítines y ha obtenido el apoyo de varias personalidades políticas, mediáticas o económicas de todos los sectores.

Aunque nunca se ha sometido al sufragio universal, todas las encuestas muestran que este joven formado en las escuelas de elite francesas, que rechaza las etiquetas de derecha e izquierda, es uno de los favoritos para suceder en mayo a Hollande.

 

– François Fillon, Los Republicanos –

Relegado durante mucho tiempo a un segundo plano, el ex primer ministro de Nicolas Sarkozy (2007-2012) se impuso como el candidato presidencial de la derecha francesa en las primarias internas, desafiando todos los pronósticos, con un programa que combina un enfoque liberal en lo económico y conservador en lo social.

Fillon, de 63 años, perdió sin embargo su condición de gran favorito al verse involucrado en un escándalo de empleos presuntamente ficticios de su esposa e hijos. Concurrirá a las elecciones imputado por la justicia por malversación de fondos y apropiación indebida de bienes sociales.

 

-Jean-Luc Mélenchon, Francia Insumisa –

Candidato de la izquierda radical, Mélenchon, un exsocialista de 65 años, ha sido una de las grandes sorpresas de la campaña. Ha duplicado prácticamente la intención de voto y le disputa a Fillon el tercer puesto en las presidenciales.

Admirador de la izquierda latinoamericana, este candidato del movimiento “Francia Insumisa”, que cuenta con el apoyo del Partido Comunista, plantea un programa anticapitalista por medio de una “revolución ciudadana”.

A pesar de la convergencia de ideas con el candidato socialista Benoît Hamon, Mélenchon se negó a formar una alianza con este último.

 

– Benoît Hamon, Partido Socialista –

Efímero Ministro de Educación, dejó el gobierno de François Hollande en 2014 descontento con la “deriva liberal” del ejecutivo socialista, para luego lanzarse a la carrera a la presidencia abogando por “un nuevo modelo de desarrollo”.

Miembro del ala izquierda del PS, Hamon, de 49 años, se impuso en las primarias internas del PS, pero ha sido abandonado por numerosos miembros de su partido y ha caído en los sondeos, en los que oscila entre el ocho y el diez por ciento de la intención de voto.

Con un programa innovador totalmente de izquierda, Hamon milita a favor de la creación de una renta básica universal en respuesta al desempleo.

 

Desazón entre hispanos

Los hispanos que viven en Francia están preocupados por las elecciones presidenciales, sobre todo por el marcado discurso antiinmigración de una de las favoritas para pasar a la segunda vuelta: la ultraderechista Marine Le Pen. Los sondeos son unánimes en clasificar a Le Pen para la ronda final, que se celebrará el 7 de mayo.

Vanessa Muñoz, una ecuatoriana de 40 años, denuncia “una exacerbación del nacionalismo en Francia”. Esta quiteña que obtuvo en 2013 la nacionalidad francesa tras haber trabajado en este país durante más de una década teme que con la llegada de Marine Le Pen “tenga que probar a cada instante su filiación”.

En caso de ser elegida, Le Pen promete una moratoria a la inmigración legal para detener una situación que considera “incontrolable” y medidas para reducir el flujo de inmigrantes a 10 mil al año.  Promete, además, impedir la regularización o naturalización de extranjeros en situación ilegal y crear un impuesto sobre la contratación de asalariados extranjeros “con el fin de asegurar la prioridad nacional de los franceses en el empleo”.

“Nosotros no les estamos quitando el trabajo a los franceses, estamos haciendo el trabajo que ellos no quieren”, se defiende Evelyn, una peruana sin papeles.  Esta mujer de 29 años que limpia casas está decidida: “Si Marine Le Pen llegara al poder, vendería las pocas cosas que tengo y me iría a España, donde tengo una prima”. –AFP

 

Desengañados con la política

> En Francia, la abstención afecta a dos segmentos: los de la tercera edad y los jóvenes. En las últimas presidenciales de 2012, casi uno de cada cinco inscritos menores de 25 años no votó (19 por ciento, con una tasa de abstención total de 13 por ciento).En marzo, en el segmento de entre 18 y 25 años, uno de cada dos jóvenes no tenía previsto votar en las presidenciales del 23 de abril y el 7 de mayo.

> “La desconfianza respecto al sistema político es apabullante”, subraya la socióloga Anne Muxel, que ha correalizado la investigación europea ‘Generation What’, según la cual “el 87 por ciento no confía en la política y el 99 por ciento cree que los políticos son más o menos corruptos”. Y, según ella, el “63 por ciento dice confiar en las organizaciones humanitarias”.

> Los estudios lo corroboran: la juventud francesa participa cada vez más en las asociaciones. Los franceses son incluso, después de los islandeses, los más comprometidos con el voluntariado en Europa, según la investigación Eurofound 2012 sobre la calidad de vida. –AFP

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Fotografía/elPeriódico
El resumen del día en imágenes
noticia Enrique Garcia/elPeriodico
Empresa vinculada con Ministro de Energía y Minas recibe contrato por Q39.6 millones

El funcionario confirmó que conoce al representante legal de la compañía adjudicada y que figuraba como accionista de la empresa de la familia Pimentel.

noticia AFP
Mancini: “Sabíamos que íbamos a sufrir”

“Sabíamos que sufriríamos, son los maestros del balón”, reconoció Roberto Mancini sobre la superioridad de España este martes en semifinales de la Eurocopa, en las que se impuso su equipo por 4-2 en los penales tras haber empatado 1-1.

 



Más en esta sección

Tierra: miden su temperatura interna con roca volcánica submarina

otras-noticias

Identifican al exoplaneta más cercano a la Tierra

otras-noticias

Capturan a agente de la PNC por quedarse con droga consignada

otras-noticias

Publicidad