[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Vivir… porque no hay tiempo


foto-articulo-Domingo

Sin-título-4fsfs

César A. García E.

 

Atardecí el otro día, pensando que atardecía… pensando haber consumido, la mayor parte de mi vida. Discurrían mis sentidos y se iban de mi oficina. Viajaban hacia otras partes; mi tacto, ojos, oídos y sin duda toda mi alma, añoraban otras cosas, cosas que no tienen precio, cosas que están tan cercanas, tan a mano y hasta –a veces– encontramos, solo atrás de la ventana… aunque nuestro loco afán, las haga ver tan lejanas. Pensaba en tocar la grama, en sentir su fresco aroma, mientras miraba “mi lago” en todo aquel su esplendor… lago que cambia de tono, de colores y de humores… un lago que siempre inspira gratitudes y sabores. Pensaba en estar allí, tranquilo, solo y en paz, viendo sus aguas serenas, llevando el sol en sus brillos, con mis sueños… y mi hastío. Pensaba en comer distinto, sin prisas y sin carreras, sentarme toda la tarde a disfrutar de una mesa. Sin otra idea en la mente de alegrarme del presente, sin otro ánimo en el alma que vivir lo irreverente, lo que siempre nos negamos… lo que sanciona la gente. Pensaba en huir un tiempo y dedicarme atenciones, hacer lo que yo quisiera, sin tabúes ni presiones. Obvio que son pensamientos de frustraciones y encierro, de tantas responsabilidades y de vicios tan añejos; estar trabajando siempre, preocuparme de los “míos”, estar siempre tan alerta… que me olvido de vivir. Son pensamientos irreales, como lo es obviamente, mi insistencia –fracasada– de quererme consentir. Porque somos lo que somos y lo que podemos ser, y no le encuentro el sentido a la vida… sin querer; sin apoyar a los míos, sin estar siempre presente, nunca quise o quiero verme, como un padre o viejo ausente.

Sin embargo el corazón es –a veces– impetuoso y se impone a la razón. De tal suerte que pensé… ser un hippie pero aseado, comer sabroso y calmado, leer, escribir un poco… hasta quedar dormitado. Pensaba esa misma noche, iría a dormir cansado, agotado de no hacer, extenuado de pereza y en recobrar aquel sueño ya perdido y añorado, cuando quedábamos quietos, en la misma posición, y al otro día despertábamos… frescos, contentos, con hambre, no sentíamos la noche, ni cansancios, ni velambre. Dormiría como un niño, inmune al ruido y las penas, inmune a los pensamientos que provocan las faenas, ajeno a los años crueles que se quedan y que agobian, que hace que durmamos menos y provocan despertarnos, como entre goma y cansancio, aturdidos y cansados, para tomar un café, arreglarnos apurados y volver a la tarea… y así la vida de agota, corriendo tras las “preseas”. Hace mucho añoro un sueño de como cuando fui patojo, un sueño de esos pesados, que –quizás y solo quizás– interrumpiría, un violento terremoto.

¿Quién dijo que hay fechas y calendarios, hay edades o hay horarios, para emprender la partida?, ¿Quién dijo que nos esperan, los faltantes, los pendientes, las cosas nunca expresadas, los sueños nunca cumplidos, las tareas inconclusas, para el final de la vida?, ¿Quién ha dicho si estoy viejo he de enterrar los ancianos y si estoy joven aún no pienso en la tumba fría, porque ello empaña el alma y languidece mi alegría?, ¿Quién sabe cuándo se irá?, ¿Hace falta mucho o poco? si las prisas nos persiguen, será siempre y siempre pronto, si aprendemos a vivir, agradecer cada día y –sobre todo– aprendemos a pensar en los demás… pero también en nosotros, la vida será más cálida, tal vez será menos corta; quizá el secreto se encuentre, en pensar siempre en la muerte y vivir con hidalguía. ¡Piénselo!

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Lionel Toriello
El último cartucho…

La tradición democrática de la primera gran República moderna empezará a restablecerse en el período que se iniciará, mal que le pese a Trump, el próximo 20 de enero de este joven 2021…

noticia Rony Ríos
Gobierno propone deuda por Q800 millones para adquirir vacunas COVID-19

El Ejecutivo propuso financiar la compra con Bonos del Tesoro y con fondos no ejecutados para atención a la pandemia.

noticia IN ON CAPITAL
Resultados empresariales en pleno rebrote

Los mercados se alistan para las cifras en medio de tercera ola del COVID-19.



Más en esta sección

Más de 9 mil migrantes hondureños han ingresado a Guatemala para avanzar a EE. UU.

otras-noticias

Precio de la vacuna contra el COVID-19 será público

otras-noticias

La verdad sobre la turba de Trump

otras-noticias

Publicidad