[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Jimmy y el rey Saúl


César A. García E. Guatemala ha sido –desde siempre– un país sumamente religioso, lo cual no necesariamente, nos ha llevado –como sociedad– a actuar con decencia, valor, justicia y misericordia que sería lo esperable en gente que –mayoritariamente– profesa fe en Dios. Se dice que alrededor del 95 por ciento de la población es “cristiana” y justamente, en estos días, se viven los prolegómenos, para conmemorar la muerte y resurrección de Jesucristo. De ese grupo dominante, “creyentes” en las enseñanzas judeocristianas, gran parte, practica el sincretismo religioso, pues cree –además de en Dios– en la suerte, el horóscopo, los adivinadores, supersticiones, amuletos, la adoración a la tierra y a diversas deidades que –se dice– provienen de una cosmovisión maya ancestral. También –una buena proporción de los “creyentes”– profesan auténtica devoción, a otros seres humanos que manejan poder y mucha riqueza o poder político… lo cual nos hace –desde una óptica

Cada suscripción es un grito en contra de la corrupción y la impunidad

Este contenido es exclusivo para miembros de nuestra Suscripción Digital y Suscripción Digital + Impreso. Iniciar sesión Suscribirme hoy

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Balance del mandato de Macron en economía, seguridad y medioambiente
noticia Lionel Toriello
ARDE, primera etapa
noticia Hugo Maul R.
Salir del fuego para caer a las brasas


Más en esta sección

Tiendas Elektra Guatemala celebra su 25 aniversario 

otras-noticias

Tribunal Supremo Electoral avala asamblea de FCN-Nación

otras-noticias

Ministerio Público pide 50 años de cárcel contra Jorge Zea

otras-noticias

Publicidad