[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

El crimen organizado en América: Qué esperar en el 2016


foto-articulo-Domingo

Al finalizar cada año, InSight Crime predice el futuro y trata de hacer un pronóstico sobre los lugares donde el crimen organizado va a descubrir territorio particularmente fértil en el año que recién inicia o donde la dinámica criminal va camino a tener un cambio.

Generalmente utilizamos el año que termina como guía. En el 2015, la corrupción y el crimen en sus más altos niveles dieron origen a procesos judiciales sin precedentes en varios países. Sin embargo, el hampa continúa desacreditando a los fiscales. Lo que es más, el fin de viejos conflictos, así como la ruptura de una tregua, abrirá nuevas posibilidades al crimen organizado transnacional (COT).

Para el 2016, hicimos una lista de siete naciones donde prevemos cambios en el statu quo criminal o donde el crimen organizado es probable que avance.

 

01

Colombia
Colombia podría entrar en un período de evolución criminal en el 2016. Es probable que el país firme un acuerdo de paz con su grupo de rebeldes más grande, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), aunque no será en la fecha prevista en marzo, sino más bien en el segundo semestre del año.

Esto cambiará la dinámica criminal de toda la región, en gran parte porque las FARC controlan hasta el 70 por ciento de la coca del país, que constituye la materia prima para la fabricación de la cocaína. Las FARC también se dedican a muchas otras actividades económicas criminales, como el contrabando, la extorsión y la minería ilegal. En total, los rebeldes ganan más de medio millardo de dólares al año.

No obstante, ya hay evidencia de que existen otros actores criminales que se están posicionando para apropiarse de cualquier ingreso que las FARC dejen por un lado. El más destacado dentro de estos grupos es el Ejército de Liberación Nacional (ELN), el segundo grupo de rebeldes del país y aliado de las FARC. También está la última generación de las organizaciones narcotraficantes colombianas, conocidas como BACRIM, así como también una facción disidente de la agrupación de rebeldes desmovilizada hace mucho tiempo, el Ejército Popular de Liberación (EPL), el cual parece que tiene planes de expandirse desde su base en la región de Catatumbo a lo largo de la frontera venezolana.

Si las FARC firman el acuerdo de paz, es inevitable que algunas de sus unidades se conviertan en nuevas estructuras criminales, mientras que otras actividades económicas criminales serán absorbidas por aliados y rivales similares. La interrogante fundamental es si el Gobierno puede hacer frente a este problema.

 

02

Venezuela
Mientras que Colombia está experimentando una reducción de conflicto, la tendencia en Venezuela va en dirección contraria. Hace mucho tiempo que las tasas de homicidio en Venezuela sobrepasaron las de Colombia, y el crimen organizado transnacional (COT) ya se enraizó en esta nación andina.

Tradicionalmente, el narcotráfico estaba dominado por los colombianos que operaban en Venezuela, pero los venezolanos entraron en acción, liderados por elementos corruptos del régimen gobernante chavista, a quienes se les agrupa bajo la denominación “el Cartel de los Soles”. Este no es un cartel ni una organización jerárquica, sino más bien una red de funcionarios chavistas corruptos.

Varios arrestos y acusaciones por parte de Estados Unidos demuestran que el narcotráfico puede llegar a las más altas esferas del gobierno venezolano del presidente Nicolás Maduro. El exzar antidroga del régimen, general Néstor Reverol, ha sido acusado de traficar cocaína, y dos sobrinos de la primera dama actualmente enfrentan cargos por narcotráfico en Estados Unidos, tras su captura en Haití. Las investigaciones también rodean más cerca que nunca antes al poderoso chavista, Diosdado Cabello.

El régimen también enfrenta desafíos políticos internos, lo cual podría aligerar su rumbo hacia un estado criminal. El Gobierno está casi en bancarrota y con la victoria aplastante de la oposición en las elecciones de diciembre, las cuales le dieron el control de la Asamblea Nacional, la Administración de Maduro está trastabillando.
La probabilidad es que el régimen chavista dedique toda su energía a una guerra política en contra de la oposición mediante otras partes del Gobierno que aún controla (la mayor parte del sistema Judicial, el Ejército y otros), mientras protege a sus principales personajes que ya se encuentran inculpados o bajo investigación por corrupción y narcotráfico. Específicamente, el Gobierno va a esquivar la Asamblea Nacional, mientras que la oposición utilizará la Asamblea para tratar de coartar a Maduro.

Desesperado por obtener liquidez y aliados, la Administración de Maduro se encontrará frente a un pacto fáustico. La maquinaria corrupta del Cartel de los Soles necesita lubricarse, y sin más dinero que robarle a un Estado casi en bancarrota, creemos que una participación aún más profunda de elementos del Estado en el narcotráfico es inevitable para conseguir fondos y así apuntalar el tambaleante régimen.

03

El Salvador
Con la ruptura de una tregua entre las dos pandillas callejeras rivales más grandes del país –la Mara Salvatrucha (MS13) y el Barrio 18– el número de homicidios aumentó a lo largo del 2015, alcanzando niveles nunca antes vistos desde la guerra civil, haciendo probablemente de El Salvador la capital de los homicidios de la región.

Igualmente alarmante es la evidencia de que algunos líderes de pandillas, especialmente en la MS13, están madurando y han evolucionado en gran medida, aún cuando siguen siendo pequeños actores dentro del COT.

Esto depara un marcado contraste a un Gobierno tambaleante que no ha podido responder realmente a la creciente violencia o formular una política de seguridad innovadora. Mientras que la Administración izquierdista del presidente Salvador Sánchez Cerén ha ofrecido más asistencia social y económica a las áreas de escasos recursos, lo que no ha sido más que palabrería, y hasta está incrementando los impuestos a los ricos, también ha alentado a las facciones radicales dentro de las fuerzas de seguridad, que pueden estar movilizándose para tomar esta guerra de baja intensidad en sus propias manos.
Existen pocos indicios de que esta dinámica cambiará en el 2016. De hecho, El Salvador se prepara para otro año violento sin precedentes.

 

04

Brasil
Cuando Brasil fue la sede de la Copa Mundial en el 2014, las fuerzas de seguridad, a través de su pregonado programa “de pacificación”, inundaron los barrios pobres de Río de Janeiro. Esto tuvo sus pros y sus contras para aquellas áreas: disminuyeron los homicidios, pero aumentó la violencia policial. Parece que este será un patrón que se repetirá en el 2016, cuando Río sea anfitrión de los juegos olímpicos.

Además, la situación política en Brasil es mucho más delicada que en el 2014. Un creciente escándalo de corrupción en la compañía petrolera del Estado, Petrobras, ha involucrado a sectores claves de la elite de Brasil. La presidenta Dilma Rousseff apenas si escapó de una acusación a finales del 2015 y está luchando por su vida política.

Todo esto denota que la atención parece que no se enfocará en el COT, el cual cuenta con varios grupos brasileños entre sus más grandes y evolucionados actores. Estos grupos están enviando cientos de toneladas de cocaína y sus derivados al mismo Brasil, no solo para el próspero mercado interno, sino también para tránsito hacia Europa, Australia y partes de Asia, donde el kilo de la droga puede llegar a valer más de US$100 mil. Con un costo de producción de un kilo de cocaína de alta pureza de entre US$2 mil y US$3 mil, las ganancias (y los incentivos) continúan siendo muy altos.

Como resultado, mientras que Rousseff probablemente sobreviva, su situación debilitada y la presión de organizar un evento de alto perfil como las olimpíadas desviarán la atención de la floreciente actividad económica criminal y de los actores que la controlan.

 

05

México
Aunque han recibido algunos golpes y han tenido que reestructurarse, las organizaciones que se dedican al narcotráfico en México siguen siendo las estructuras criminales más poderosas y fuertes en la región. Además, el presidente Enrique Peña Nieto está bamboleándose, en gran parte por las fallas de su Administración en lo que respecta a la seguridad.

La fuga del mundialmente conocido narcotraficante Joaquín el Chapo Guzmán fue la mayor vergüenza para el Gobierno y un estímulo para el poderoso Cartel de Sinaloa. La deficiente investigación sobre la desaparición de 43 estudiantes en el conflictivo estado de Guerrero, combinada con las sistemáticas acusaciones sobre abusos por parte de las fuerzas de seguridad, las matanzas extrajudiciales y la corrupción, ha devorado el capital político del presidente y su capacidad para poner en práctica cualquier nueva medida o presentar soluciones sociales o económicas de largo plazo.

El Gobierno mexicano continuará tambaleante durante el 2016. Mientras tanto, el crimen organizado seguirá remodelándose, con las dos organizaciones de primera –el Cartel de Sinaloa y el Cartel de Jalisco Nueva Generación (CJNG)– probablemente como las principales. Además, varios grupos pequeños pero poderosos –los Zetas, el Cartel del Golfo y el Cartel de los Beltrán Leyva, entre muchos otros– se disputarán el control sobre otros ingresos locales relativamente nuevos provenientes de la minería, el robo del petróleo y la venta local ambulante de droga.

 

06

Guatemala  
En el 2015, Guatemala vivió el reto más duro posible a la corrupción y al crimen organizado con protestas masivas e investigaciones judiciales dentro de las organizaciones criminales más notorias del país. El resultado fue el arresto de la ex vicepresidenta Roxana Baldetti y del entonces presidente Otto Pérez, entre muchos otros.

Esta revolución, sin embargo, se encuentra en estado de alerta, después de que el pueblo guatemalteco eligiera presidente a un excomediante con potenciales vínculos con algunos grupos criminales. Se prevé que el entrante presidente Jimmy Morales enfrentará más protestas públicas, especialmente si los casos contra los expolíticos y exfuncionarios acusados no progresan y terminan en condenas.

La interrogante clave en adelante es si el poder y la voluntad de la comunidad internacional –en su mayor parte canalizados a través de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), respaldada por Naciones Unidas– pueden continuar con su misión de perseguir judicialmente y desmantelar estas redes criminales. InSight Crime cree que la CICIG, cuyo mandato se extiende al 2017, continuará ejerciendo presión, lo cual puede arrinconar a Morales. La manera en la que él reaccione determinará su propio destino y la manera en que el crimen organizado reaccionará.

 

07

Honduras    
Guatemala constituye un modelo para los hondureños, quienes están exigiendo una institución propia como la CICIG para que los ayude a combatir la corrupción y el crimen en los más altos niveles. Sin embargo, no está claro si el país siquiera necesita una nueva institución judicial. En los dos últimos años, algunas de las estructuras criminales más grandes de Honduras han sido desmanteladas por las autoridades hondureñas, apoyadas por Estados Unidos, y muchos de sus miembros han sido extraditados hacia el norte.

Esto ha preparado el terreno para lo que promete ser el juicio del siglo para Honduras: el caso de lavado de dinero estadounidense contra el gigante político y económico Jaime Rosenthal, su hijo Yani, su sobrino Yankel y un abogado de su poderoso conglomerado económico, Grupo Continental. Yani y Yankel ya se encuentran en Estados Unidos, probablemente cooperando con las autoridades estadounidenses y tratando de sacar a Jaime del atolladero de los supuestos negocios criminales con el grupo conocido como los Cachiros, que está proporcionando la mayor parte de la evidencia contra el clan Rosenthal.

Lo que no sabemos es si Estados Unidos está planeando más acusaciones de elites o si esta fue solo una advertencia para el resto de empresarios corruptos y con tendencias criminales. Mientras que más acusaciones parecen improbables ahora, otras elites indudablemente enfrentarán presión proveniente de Estados Unidos y de otros actores internacionales para que rompan los vínculos con estructuras criminales. Esto alterará el hampa significativamente, ya que los grupos criminales tratarán de crear maneras más elaboradas y clandestinas para trabajar con las elites políticas y económicas.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Sputnik
Lavacarros destroza el lujoso Ferrari de un futbolista italiano

Afortunadamente nadie resultó herido.

noticia Sputnik
Siete familiares mueren con COVID-19 por falta de oxígeno al norte de Brasil

La localidad de Faro está justo en la frontera con el estado de Amazonas (norte), donde la falta de oxígeno desde hace días colapsó el sistema hospitalario

noticia
Conozca el novedoso concepto de Cocina Aggiornadai en Buenos Aires by Palermo


Más en esta sección

Terapeuta guatemalteco muere por COVID-19 en EE.UU.

otras-noticias

Zack Snyder habla sobre por qué dejó su película de La Liga de la Justicia

otras-noticias

Nueva oleada de retrasos en Hollywood: Las películas que vendrán

otras-noticias

Publicidad