[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Hoy, sea niño(a)


César A.  García E.

foto-articulo-Domingo

Hace nueve años, por estas fechas, nos apresurábamos, para organizar, el primer evento del Rock de los Carros (nombre que tomaría años después de aquella primera ocasión) la exposición de autos clásicos que existe con fines altruistas. En los prolegómenos, la incertidumbre era opacada –a ratos– por el entusiasmo… pero finalmente fue eclipsada por la fe en que algo sobrenatural pasaría… y pasó. El fin de todo aquel esfuerzo era –en esa particular ocasión– terminar de construir un hogar para adultos mayores en condición de abandono, el cual llevaba varios años de interminable construcción, aunque la edificación no era ni ostentosa, ni demasiado grande… se trataba de un sitio que albergaría a “viejitos” olvidados por sus familias: hermanos, hijos y otros parientes; se intentaría darles calidad de vida, dignidad, amor y abrigo, en esos años, en los que todos, los que tienen ocasión de llegar a viejos… vuelven a ser como niños. Dado que la exposición de autos clásicos serviría para apoyar a adultos mayores, se construyó la analogía publicitaria en la que se leía ‘“Clásicos que merecen restauración”’, presentando un auto antiguo en mal estado y a la par un anciano pobre, de alrededor de 300 mil que habitan nuestro país en condición de abandono… muchos de ellos ya adictos a alguna substancia y despreciados por la red de salud pública.

Aquel primer evento fue un éxito, las lecciones fueron muchas y la generosidad de los guatemaltecos se atisbó. Se logró la meta de concluir, con lo recaudado (ya no faltaba mucho) la construcción del primer capítulo de Casa de Misericordia. Ya con mayor entusiasmo y fe fortalecida, el evento tomó notoriedad y prestigio, siendo ahora –indudablemente– el más importante de Centroamérica, ello no solamente por el número de autos en exhibición y por la calidad del acontecimiento, en el que se cuidan todos los detalles posibles (aunque todo es perfectible siempre)… sino por su gran trascendencia a nivel de valor humano. Allí se dan cita, todos los clubes de autos clásicos o coleccionables de Guatemala y allí no existe rivalidad ni egoísmo; nos visitan amigos del El Salvador… todos se juntan, como niños “a jugar carritos” o presumir –en buen lid– sus juguetes, con un solo propósito… el prójimo.

Mientras escribo estas líneas, contesto llamadas, pido favores, agradezco por teléfono y correo electrónico, coordino cosas, recibo presiones, presiono y el tiempo no alcanza… pues el domingo 8 –es decir hoy que usted lee estas líneas– se celebra el IX Rock de los Carros. Nueve años como quien dice nada; años de experimentar también la solidaridad de los medios de comunicación que se vuelcan a donarnos pauta. Tenemos spots de radio y televisión gratis, vallas publicitarias y generosos anuncios de prensa. ¡Gracias a todos ustedes –medios– que Dios les multiplique! Notamos también cada año y con mayor convicción, al compacto grupo de cristianos practicantes (no religiosos, pues la única religión válida es amar al prójimo Santiago 1:27) que apoyan este evento, más comprometidos y más entusiasmados. Los expositores de automóviles, también mucho más convencidos de que su esfuerzo en pulir, lustrar y llevar sus joyas, vale la pena. La Finca Santa Bárbara, quien nos dona el lugar… hace nueve años conocida –casi solo– en el ámbito de los “Sancristobaleños” hoy es famosa en toda Guatemala, indudablemente ha levantado la cosecha de su buena siembra.

Casa de Misericordia se amplió y a partir de 2011 atiende a niños en condición de desnutrición crónica, así como a mujeres en gestación. Este año que concluye está por iniciar a operar su tercer capítulo –ya totalmente construido– de Chimaltenango, con la misma visión. Todo este trabajo, significa, solamente, una gota de buenas noticias, en un mar de miseria que se llama Guatemala, el Supermercado de Necesidades, precariedad y marginación, en el que usted puede hacer y ser la diferencia. ¿Los beneficiados? Unos pocos cientos, y ¿La necesidad? ¡Gigantesca!, solo en este bello territorio se aglutinan ¡Un millón de los niños desnutridos crónicos, menores de cinco años!, exactamente la mitad de los que –en esa condición– habitan en toda Centroamérica… niños sin futuro, ni esperanza, ni cerebro ni ímpetu, salvo que Usted los ayude. Ayúdelos en nombre de sus hijos que tuvieron opción y educación, en nombre de sus nietos, en nombre propio, por poder leer y entender estas líneas, por poder degustar un café caliente esta mañana y haber despertado en una cama tibia. (Si quiere conocer más de la obra vea http://1drv.ms/1PeaEP4)

Le invito, respetuosamente, a que hoy se haga niño, salga y vaya al Rock de los Carros, lleve a los suyos, pásese un día fabulosamente extraordinario y en medio de todo aquello, ayudará –que es lo mejor– a quien Usted no conoce, ni puede agradecerle… pero Dios lo anotará a su cuenta… y le bendecirá (Proverbios 19:17). ¡Piénselo!

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
De Villiers se impone en el Dakar

El sudafricano Giniel de Villiers (Toyota) conquistó la quinta etapa del Dakar-2021 en coches, cuya clasificación general sigue liderada por el francés Stéphane Peterhansel (Mini).

 

noticia Eduardo Girón
2021, un año de nuevas oportunidades

Que el 2021 sea el año para reconstruir a nuestro país.

noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
Congreso convoca a profesionales para elección de magistrados a la CC

La recepción de expedientes será del 1 al 19 de febrero.



Más en esta sección

Cabecitas de Algodón pide ayuda para su mantenimiento

otras-noticias

Mujeres se manifiestan contra los femicidios en Guatemala

otras-noticias

Capturan a cuatro hombres por la muerte de dos mujeres en Jalapa

otras-noticias

Publicidad