[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

¿Por qué es necesario un gobierno provisional?


Jorge Mario Rodríguez Martínez

foto-articulo-Domingo

Cuando Juan Carlos Monedero afirma que: “Vivimos un tiempo en el que la gente decente anda perpleja, y los canallas, envalentonados”, brinda una clave para resolver el presente acertijo ciudadano. ¿Puede la ciudadanía articular su indignación siguiendo los caminos institucionales, cuando los grupos mafiosos han secuestrado dichas instituciones, violando sus valores mientras simulan respetar sus reglas?

Las propuestas legales de la ciudadanía se desmoronan frente a un Congreso calcificado por la degradación y las tácticas dilatorias. La mayor parte de la ciudadanía sabe que el puente de oro de las mafias políticas lo constituyen las elecciones. Las cambiantes proyecciones anuncian el arribo de un nuevo gobierno tan comprometido con la corrupción como escaso de legitimidad.

En consecuencia, será muy difícil aceptar como legítimo el resultado de este proceso electoral. El TSE, que ha perdido a pasos acelerados su credibilidad, no está capacitado para garantizar la pureza de las elecciones desde el momento en que ha dejado que se burlen de él de la manera más cínica y reiterada. Esto deben reconocerlo hasta los que participan, con la mayor buena fe, en estos comicios.

Lo que garantizan las elecciones, en estas condiciones, es la vigencia del “Estado de delito”, para usar la expresión de Gustavo Zagrebelsky. En ese sentido, los que rechazamos los fatalismos fetichistas, no lo hacemos por un gusto añejo por los golpes de Estado (propio de la derecha histórica), sino porque somos seres racionales con derecho a decidir nuestro destino. A los que nos recuerdan el sacro olor de los plazos, queremos señalares que el núcleo axiológico de nuestra Constitución ha sido vulnerado y que no hay argumentos que obliguen a la conciencia ciudadana a participar en este evento.

En estas condiciones, el gobierno provisional es una necesidad histórica, y el único camino consistente con la autonomía moral de los individuos y el Estado como expresión del bien común. No saldremos indemnes del derrumbe político, aferrándonos a la viga electoral que servirá para ahorcarnos.

Como ciudadanía sabemos que, ante la profundidad de la crisis, se necesita un tiempo de reflexión. Para tal fin, se precisa de un gobierno provisional que, a la vez que fomente el diálogo y se comprometa a realizar las tareas más urgentes –una de las cuales es evitar una crisis económica profunda– pueda dirigir un diálogo nacional en un plazo razonable. No hay escasez de ciudadanos que lleven a cabo esta empresa con la mayor competencia y honestidad.

En esta misión ciudadana se debe comprender que la corrupción es una plaza tectónica que, asediándonos con remezones periódicos, derrumba los decorados institucionales que se han construido para maquillar nuestra realidad. No podemos seguir un guion nacional catastrófico que obliga a construir una nueva institucionalidad cada pocas décadas. No se puede construir una institucionalidad sólida sobre la injusticia y la exclusión.

Ahora bien, no se puede erradicar la corrupción, si el gobierno de transición no parte de la legitimidad de las demandas de los grupos que históricamente han visto cancelados sus derechos por un Estado legalista con vocación de hacienda. Empero, esta tarea debe ejercerse con madurez ciudadana; la búsqueda de protagonismos, la descalificación de las posturas contrarias, el desprecio a la argumentación y el elitismo tecnócrata, deben ser rechazados categóricamente.

No puede haber consensos para un nuevo pacto ciudadano si cada sector no hace un balance crítico de la consistencia ética de sus propuestas; por ejemplo, el crecimiento económico no es aceptable si se afecta la matriz ambiental de manera irremediable.

La ética comienza con el respeto al Otro. Es precisamente en ese respeto que nos debemos todos a todos el área en que pueden encontrarse las tareas comunes que le brindan cohesión a una sociedad. Un país sin hambre, viable desde un punto de vista ambiental, y cuidadoso de sus recursos no puede basarse en agendas de país que ignoran la precarización de la vida ciudadana.

La sociedad no está sola ni carece de visiones. En este contexto, a la Usac, en alianza con todos aquellos centros afines, le corresponde renovar su vinculación histórica con la sociedad guatemalteca. Los que creemos en la tradición histórica de compromiso social de la universidad latinoamericana, sabemos que esta responsabilidad le valió a la universidad el ataque más despiadado hace pocas décadas, apoyado, en gran parte, por los sectores oligárquicos que ahora se rasgan las vestiduras ante la corrupción. Pero sabemos que el compromiso es ineludible. La academia puede crear ciudadanía virtuosa y conocimiento pertinente para resolver nuestros problemas.

Las reflexiones que los sectores democráticos puedan generar debe subordinarse a la tarea ética que la globalización neoliberal no puede ofrecer: un futuro digno para todos. Construir el Estado del futuro significa articular el bien común para enfrentar la galopante desigualdad, la realidad del cambio climático y el agotamiento de los bienes comunes de la humanidad. La historia está hoy en nuestras manos, como quizás nunca vuelva a estarlo. Para recordar a Walter Benjamin, debemos aplicar el freno de emergencia a los proyectos devastadores de ciertas elites empresarias, de lo contrario, quizás no vuelva a haber un mañana.

Jorge Mario Rodríguez Martínez es Doctor en filosofía por la York University y Profesor de posgrado en la Usac.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción / elPeriódico
“Gobierno conocía desde octubre pasado la necesidad de una ley de exención de responsabilidad” señala la diputada Villagrán

La congresista dijo que cientos de vidas pudieron ser salvadas si el Ejecutivo hubiera iniciado este proceso a finales de 2020 para tener acceso a vacunas de fabricantes estadounidenses.

noticia AFP
Bad Bunny y Karol G ganan en los Premios Latin AMAs de la música en Miami
noticia AFP/ Agencia Reforma
Netflix: Halle Berry se une a Mark Wahlberg en un mundo de espías


Más en esta sección

Jueza promovió candidatura de Paniagua

otras-noticias

La CC revoca amparo a favor de Erika Aifán

otras-noticias

Empresas ligadas al FCN ganan contratos en gobierno de Giammattei

otras-noticias

Publicidad