[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

¿Jimmy who?


José Luis Chea Urruela

foto-articulo-Domingo

Casi desde los inicios de la “era democrática” la actividad política y la función pública se han venido devaluando a un ritmo vertiginoso, dejando atrás los tiempos en donde servir al Estado constituía no solo un honor, sino también un privilegio. Atrás han quedado los tiempos donde los trabajos y cargos dentro de la estructura del Estado eran relativamente codiciados por gente proba y honorable, porque el desempeño de los mismos merecía respeto y era un reconocimiento implícito a la honorabilidad y vocación de servicio de quienes los desempeñaban.   Los pésimos salarios dentro de la administración pública, la irrupción del narcotráfico en la vida política del país y el insaciable clientelismo de los “dones” de la política departamental, fueron alejando cada vez más y más a los profesionales y técnicos probos y mejor formados, para dar paso a una piara de funcionarios incompetentes, amorales e impresentables, refugiados en los

Cada suscripción es un grito en contra de la corrupción y la impunidad

Este contenido es exclusivo para miembros de nuestra Suscripción Digital y Suscripción Digital + Impreso. Iniciar sesión Suscribirme hoy

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Adiós a Jean-Luc Godard, pionero del cine moderno
noticia Redacción*/elPeriódico 
Human Rights Watch: reelección de Porras pone en riesgo los derechos humanos
noticia Miguel Ángel Albizures
Las plazas públicas son del pueblo


Más en esta sección

Monitor In On

otras-noticias

Argentina intenta no caer en exceso de confianza contra Australia

otras-noticias

España jugó con fuego y ahora piensa en Marruecos

otras-noticias

Publicidad