[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Deportes

Djokovic, eliminado en su casa


Novak Djokovic, tenista número uno del mundo, quedó eliminado este sábado ante su público del torneo de Belgrado al caer en tres sets contra el ruso Aslan Karatsev por 7-5, 4-6, 6-4, su segunda derrota este año.

 

foto-articulo-Deportes

En el regreso del torneo de Belgrado al circuito ATP, cuya última edición había sido la de 2012, el serbio quería volver a levantar el trofeo que ya conquistó en 2009 y 2011 ante sus compatriotas, pero Karatsev, número 28 del mundo y una de las revelaciones de la temporada, se tomó la revancha por las semifinales del Abierto de Australia.

El ruso se dio a conocer al gran público en febrero cuando alcanzó las semifinales del primer Grand Slam del año partiendo desde la fase previa. En Melbourne fue Djokovic, a la postre campeón del torneo, el único que pudo detenerle (6-3, 6-4, 6-2).

El número 1 del mundo cedió tres veces su saque en el primer set, pero tiró de orgullo de campeón en el segundo, cuando iba 4-2 abajo, para remontar y hacerse con el segundo set y forzar el de desempate.

Karatsev no se vino abajo tras dejar escapar la segunda manga y siguió apretando hasta levantar los brazos, victorioso, después de casi tres horas y media de semifinal.

“Nunca me ha gustado perder en casa, eso es seguro. Es decepcionante. No me siento tan bien ahora pero, al mismo tiempo, tengo que felicitar a Karatsev, que jugó con mucha valentía”, admitió Djokovic.

“Siempre que necesitaba hacer los mejores tiros, lo hacía. Felicidades para él porque jugó increíble”, añadió el serbio, reconociendo que jugó “a un nivel bastante bajo”.

‘Nole’ ya vivió un inesperado tropiezo la semana pasada en el Masters 1000 de Montecarlo, donde fue apeado en octavos de final por el británico Daniel Evans (N.26) en dos sets, y por el momento firma una desastrosa gira de tierra batida que no le beneficia de cara al desafío de Roland Garros.

Karatsev, que a sus 27 años disputará la segunda final de su carrera -ganó en marzo el torneo de Dubái aprovechando la confianza de Australia-, se verá las caras el domingo contra el italiano Matteo Berrettini (N.10), que en la otra semifinal derrotó al japonés Taro Daniel (N.126) por 6-1, 6-7 (5/7) y 6-0.

El torneo ATP de Belgrado, que se disputa sobre tierra batida, está dotado con más de 854.000 dólares en premios.

— Torneo ATP de Belgrado

– Individuales – Semifinales:

Aslan Karatsev (RUS/N.3) derrotó a Novak Djokovic (SRB/N.1) 7-5, 4-6, 6-4

Matteo Berrettini (ITA/N.2) a Taro Daniel (JPN) 6-1, 6-7 (5/7), 6-0

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Hugo Barrios*/ Colaborador de elPeriódico
PGN ha activado cuatro alertas Alba Keneth en las últimas 24 horas
noticia Lionel Toriello
Malestar en la Cámara de los Lores

Según decía Plutarco, el estado natural –y primitivo– del hombre es la anarquía. Pero la anarquía, por aquello de la implacable ley del más fuerte, conduce a la tiranía y esta, tras revestirse de explicaciones místicas o ideológicas, a la monarquía o a algún otro tipo de despotismo.  Al poder absoluto lo desafían sus pares rivales, lo que conduce a la oligarquía –como en los regímenes feudales– que al evolucionar en busca de equilibrios, puede –aunque no automáticamente– conducir a la democracia.  Las aspiraciones populares desbocadas también pueden conducir de la democracia, nuevamente, a la anarquía, cerrando un círculo que se repite sin fin.  El genio romano –según Plutarco– tomó elementos de la monarquía (el Consulado), de la oligarquía (el Senado) y de la democracia (la Asamblea Popular), para desembocar en ‘la República’, un sistema estable y poderoso –de pesos y contrapesos– que perduraría por largo tiempo.  Un clima social decadente, no obstante, con la pérdida efectiva de los equilibrios republicanos, condujo en la Roma antigua a un renovado despotismo –esta vez “imperial”– y finalmente a la debacle anarquista, con su “noche de los mil años”. Durante el Renacimiento, el estudio de los clásicos buscó derivar lecciones de la historia y condujo a la búsqueda de un “contrato social explícito” –las constituciones– aspirando a limitar la arbitrariedad de los gobernantes y así preservar permanentemente el espíritu republicano: la división de poderes del Estado en un Organismo Ejecutivo, un Legislativo y un Judicial. El reparto de los frutos de la civilización, sin embargo, puso presión sobre los sistemas republicanos, dando lugar a la búsqueda perpetua de un “orden nuevo de cosas”, que postuló Hegel y que aprovecharon los marxistas para introducir un nuevo –pero no menos cruel– despotismo.  Fucuyama creyó que con el derrumbe del muro de Berlín y de la Unión Soviética habíamos llegado, por fin, “al fin de la Historia”; pero aún no cante victoria, ciudadano, parece que “aún nos falta un cacho”…

noticia EFE
Shakira estrena el himno bailable “Don’t Wait Up”

El videoclip de la canción se grabó en Tenerife y la cantante comentó que el tema está dedicado a “esas noches cuando no quieres pensar en el mañana”.



Más en esta sección

El contrabando sigue impactando a la producción nacional

otras-noticias

Pollo Rey lanza campaña para continuar en gusto de los consumidores

otras-noticias

Los chats que revelan la fuga de información del despacho del MP

otras-noticias

Publicidad