[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Nacionales

Bosques en agonía


Líderes denuncian banda criminal que se dedica a la tala ilegal de árboles que acaban lentamente con áreas protegidas y bosques comunales de Totonicapán. Falta de agua podría ser el efecto.

foto-articulo-Nacionales

Los líderes de los 48 cantones de Totonicapán cuidan de los recursos naturales. Fotografías: Emma Gómez.

Santos Norato, quien preside la Junta Directiva de Recursos Naturales de los 48 Cantones de Totonicapán, informó sobre los hallazgos encontrados en los bosques comunales durante un recorrido que se hizo a principios de marzo. Afirma que en lo que va del año y en el 2020 se han talado de forma ilegal un aproximado de 50 hectáreas de bosques, unas 23 mil cuerdas. Dan cuenta que en los bosques protegidos trabajan de forma ilícita una banda que involucra desde vendedores de leña, cortadores, transportistas incluso los vecinos de las comunidades.

“El problema es la cultural y sino se pone un alto a esto en pocos años el agua va a escasear. El 22 de marzo es el día del agua, pero nos preocupa porque este vital líquido ya se está desapareciendo”, lamenta Norato.

Asegura que durante el recorrido identificaron varios riachuelos que ya no tienen agua y las comunidades de la parte alta de la cabecera municipal ya están afectadas por la falta de agua, esto a consecuencia de la tala inmoderada de árboles.

Los vecinos y los líderes comunales se dieron la tarea de contar cuántos vehículos desciende de la parte alta, del lugar conocido como 60 vueltas, y han sumado hasta 90 camiones que bajan con leña y trozos de madera.

De acuerdo a las autoridades, el propietario registrado de los bosques comunales es el Pueblo Indígena de Totonicapán por eso su labor es velar por la protección y conservación de más de 33 mil 300 hectáreas de bosques, de estas 11 mil 300 son área protegida, que está también a cargo de El Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP) y unos 55 delegados en las comunidades.

Apropiación ilegal de tierra

La apropiación ilegal de tierra también es una de las amenazas a los bosques de Totonicapán. Joaquín Barreno, de la Asociación de las Cinco Parcialidades Indígenas del Pueblo de Totonicapán, quien denunció en enero de 2019 al alcalde Luis Herrera por los delitos de incumplimiento de deberes y omisión de denuncia, argumentando que no cumple con velar y cuidar del patrimonio del municipio. Asegura que el edil tiene conocimiento sobre la apropiación ilegal de 3 mil cuerdas de terreno comunal.

La denuncia se realizó ante el Ministerio Público (M¨P) de este departamento, pero hasta ahora no se tiene información del avance del proceso, señaló Barreno.

Además, aducen que desde hace varios años que de cuatro grandes familias nacieron las comunidades Tzanixnam, Maczul, Chimente y Pachoc, estos se adueñaron de bosques comunales, y desde hace diez años litigan para deslindarse del territorio común y convertirlo en propiedad privada.

Desde administraciones pasadas nadie le pone atención a este tipo de apropiaciones ilegales que el único fin es afectar los bienes del pueblo, aseveró Barreno.

Sentencia por tala ilegal

Este mes, el Tribunal de Sentencia Penal de Totonicapán condenó a cinco años de cárcel a Francisco Cac, de 36 años, por el delito de tráfico ilegal de flora y fauna.  Fue sentenciado por llevar leña de encino en un picop en septiembre de 2020.  El hombre carecía de autorización del Instituto Nacional de Bosques (Inab) para cortar, transportar o comercializar el producto.

Inab reporta que sólo 17 empresas están autorizadas para vender o almacenar leña o madera, y que existen otras que trabajan de forma irregular.

 Maynor Pérez, delegado del Inab, asegura que se han hecho estudios de cobertura y confirma que existe una pérdida de unas 10 mil hectáreas en las últimas dos décadas.

Entre las causas está la tala inmoderada de manera ilícita, incendios forestales, monocultivos, construcción de vivienda y plagas.

Los entrevistados aseguran que el efecto podría verse en algunos años más, entre los escases de agua derrumbes.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción/ elPeriódico
PDH condena ataques contra presidente de “elPeriódico”
noticia Geldi Muñoz Palala/elPeriódico
“Accidentes de tránsito, principal causa de muerte ”, Christian Nölck, presidente de AGIS
noticia Fernando González Davison
Arranca la República de Guatemala en 1847 (II)

No a los gastos superfluos del Ministerio de la Defensa, no más despilfarro público.



Más en esta sección

Sube a 56 el número de enfermos con COVID-19 en el Hogar San Vicente de Paúl

otras-noticias

¿Qué dice el mensaje en braille del paso a desnivel La Marimba en zona 15?

otras-noticias

Guatemala bajo la lupa

otras-noticias

Publicidad