[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Nacionales

Caza ilegal para contrabando de especies se centra en Petén


Las guacamayas, loros, tucanes y venados son las especies más codiciadas.

foto-articulo-Nacionales

La falta de recurso humano para resguardar grandes extensiones de terreno en Petén ha propiciado que grupos criminales y personas individuales continúen con la caza de especies en peligro de extinción y con la venta en el mercado negro, incluso en EE. UU., según autoridades policiales y ambientalistas.

Las guacamayas, loros, tucanes y venados de cola blanca son las especies más cazadas para ser vendidas en el territorio nacional, Centroamérica y Estados Unidos, ya que son catalogadas como “especies de colección”.

“Un loro se puede comprar en Q1,500, y una guacamaya entre Q3 mil a Q5 mil”, refiere un agente de la División de Protección de la Naturaleza (Diprona) de la PNC.

Julio Gonzales, ambientalista de la Coalición Madre Selva, refiere que los contrabandistas de animales toman las rutas de la trata de personas, entre la frontera de Petén y México.

“El mercado negro de especies continúa en Petén, previo a la pandemia algunas eran ofrecidas en plena carretera. El valor de los loros, guacamayas y tucanes incrementan si son trasladados a EE. UU., allá un loro puede tener un costo de US$300 a US$1,000”, refirió el ambientalista. 

Gonzales explicó que muchas especies mueren en el traslado a otros países, ya que son sedadas y escondidas entre equipajes. Según la entidad Arcas en Petén, el tráfico de animales genera unos US$23 millones al año a nivel mundial. 

Sin personal 

Diprona solo cuenta con 548 agentes distribuidos en todo el país para resguardar las áreas protegidas, y aunque reciben ayuda del Ejército, el personal es poco para resguardar la frontera entre Petén y México, aseguran jefes de esa división.

Con la llegada de los incendios forestales, el personal de ambas instituciones es distribuido a otras áreas, lo cual es aprovechado por las redes para el contrabando de especies, se informó en Diprona.

También indicaron que otro problema es la conflictividad en comunidades asentadas en las áreas protegidas, debido a que impiden operativos en el área para evitar la caza ilegal y  han llegado al punto de retener las armas de los agentes de la PNC.

Penas

El Artículo 81 bis de la Ley de Áreas Protegidas establece que, quien recolecte ejemplares vivos o muertos de la fauna silvestre y los comercialice de forma ilegal, sin contar con las debidas licencias, será sancionado con prisión de cinco a 10 años y multas de Q10 mil a Q20 mil.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
El misterioso “pozo del infierno” en Yemen impresiona a los geólogos

Una maravilla natural del este de Yemen rodeada de misterio, de historias de demonios y de espíritus maléficos, el agujero de Barhout, conocido como el “pozo del infierno”, fascina a los geólogos.

noticia
El convite del año
noticia Redacción elPeriódico
Guatemala bajo la lupa


Más en esta sección

Discipline

otras-noticias

Quién sucederá al profesor Sauer, el discreto esposo de Merkel

otras-noticias

Al menos tres muertos en descarrilamiento de tren de pasajeros en EE.UU.

otras-noticias

Publicidad