[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Nacionales

En dos meses, el Congreso ha pagado Q3 millones a diputados


foto-articulo-Nacionales

A un año de confirmarse el primer caso de COVID-19 en Guatemala, la normalidad y la vuelta al trabajo han llegado a muchos sectores, menos al Congreso de la República. Para esta semana los jefes de bloque, que reciben una dieta de Q2 mil por cada reunión, programaron la discusión de 29 puntos, pero de las tres sesiones planificadas la presencia de los legisladores no superó los 20 de los 160 que integran el pleno.

De las 22 sesiones que se han convocado desde el 14 de enero a la fecha, el pleno solo ha aprobado dos decretos, la Ley de Leasing y la Ley para el Financiamiento y Adquisición de Vacunas contra el Coronavirus. En tanto que la interpelación al ministro de Gobernación, Gendri Reyes, así como, la elección de magistrados de salas y Corte Suprema de Justicia (CSJ) están pendientes desde el año pasado. 

De acuerdo al registro de sesiones, los diputados se han reunido solo para elegir a dos representantes del Consejo Nacional de Atención al Migrante (Conamigua), dos magistrados para la Corte de Constitucionalidad (CC) y para aprobar dos leyes. El resto de las sesiones fue para modificar la orden del día y ratificar actas. 

Pese a la ausencia de trabajo en el hemiciclo, la dieta de Q9 mil 600 no ha faltado como complemento salarial para cada diputado. En total por todas las sesiones realizadas o no, el Congreso ha pagado en dietas Q3.07 millones. 

La trampa

El Capítulo III de la Ley Orgánica del Congreso establece que los diputados están obligados a asistir a todas las sesiones que realice el pleno. En el caso de enfermedad, situación imprevista u otras causas de fuerza mayor podrán presentar excusas o licencias. 

El Artículo 66 de la misma normativa refiere que la inasistencia a sesión plenaria dará lugar a un descuento, pero no será aplicable cuando el congresista presente una excusa justificada a la Junta Directiva. 

De todas las plenarias convocadas por la Directiva y aprobadas por los jefes de bloque, seis nunca se realizaron porque la presencia de los diputados fue mínima.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Danilo Parrinello
New York, New York (II Parte)

“Sic transit gloria mundi”.

noticia Édgar Gutiérrez
La reforma migratoria demócrata

Requiere un acuerdo bipartidista.

noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
Laboratorio Móvil se queda sin pruebas de COVID-19


Más en esta sección

Discipline

otras-noticias

Quién sucederá al profesor Sauer, el discreto esposo de Merkel

otras-noticias

Al menos tres muertos en descarrilamiento de tren de pasajeros en EE.UU.

otras-noticias

Publicidad