[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Nacionales

La del abuelito


Sin Filtros

foto-articulo-Nacionales

El Quetzal fue declarado Ave Nacional de Guatemala, según el Decreto No.33 del 18 de noviembre de 1871 y cada 5 de septiembre se conmemora su día nacional. El Quetzal formó parte de la deidad mas importante de los pueblos Mesoamericanos, la Serpiente Emplumada.

En la escuela nos enseñaron y metieron en la cabeza muchas lecciones sin fundamentos, hasta hoy en día, muchas de esas enseñanzas siguen vivas y muchos aún creen que el pecho rojo del quetzal es porque se posó en el sangriento pecho de Tecún Umán y que muere al estar en cautiverio. Otros creen que solo en Guatemala hay quetzales, pero eso tampoco es cierto, ya que la sub especie Pharomachrus mocinno mocinno habita en el sur de México, El Salvador, Honduras, Nicaragua y la sub especie Pharomachrus mocinno costaricensis en Costa Rica y Panamá.

Yo crecí pensando todo eso, hasta que inicié mis estudios sobre el Ave Nacional 1992, que fue cuando vi mi primer quetzal en la naturaleza con la ayuda de quién hoy le digo que es: “mi papá de la montaña” y Orden del Quetzal, don Carlos Méndez Montenegro. 

Gran parte de mi vida con el quetzal se ha basado en contar la realidad de un ave que representa nuestro máximo símbolo de libertad, la incontrolable pérdida de su hábitat y su presencia en la historia desde tiempos prehispánicos (Libro El Quetzal Ave Indiana y Documental Serpiente Emplumada en: rickylopezbruni.net).

En los primeros años de esta aventura de casi 30 años, un amigo me comentó que tenían quetzales en cautiverio en el ZooMAT en Tuxtla Gutiérrez. ¡NO LO PODIA CREER! Este amigo me invitó a Tuxtla Gutiérrez en Chiapas y llegamos a corroborar esta historia, es un viaje que nunca olvidaré, ya que conocí “al abuelito o Rey de los Quetzales” sobrenombre que le pusieron sus cuidadores Abenamar del Pozo, Gerardo Cartas, Margareth Silvia Rosas y Carlos Guichard.

Caminar por los andadores de este zoológico es transportarse a un viaje a la selva en plena ciudad, zoológico que cuenta con una peculiar historia desde que abrió sus puertas en la pequeña reserva ecológica del Zapotal, al oriente de la ciudad de Tuxtla Gutiérrez en Chiapas.

Una de sus características es que en él se exhiben exclusivamente animales del Estado de Chiapas, algunos animales se encuentran en espacios abiertos, aprovechando la condición natural del terreno, lo que hace que éstos se desarrollen en su hábitat natural, además de la importancia de la conservación de especies en peligro de extinción.

Fue el primer zoológico a nivel mundial que logró la reproducción en cautiverio del Quetzal en condiciones ambientales similares a las de su hábitat natural, a través del programa de Conservación y Reproducción que realiza el Gobierno del Estado. En el Zoológico Miguel Álvarez del Toro, se han realizado enormes esfuerzos para mantener la especie en cautiverio con la finalidad de contribuir a su conocimiento biológico y que esto sirva de base para la elaboración de estrategias en su conservación. El Quetzal en México se encuentra en los picos más altos de las montañas, principalmente en las Áreas Naturales Protegidas del Estado como la Reserva de la Biosfera “El Triunfo”. En Guatemala por el decreto que existe, no se pueden llevar a cabo estos estudios y seguramente nuestra falta de cultura y sensibilidad ambiental, muchos pretenderían tener un quetzal en casa como sucedió con los loros y guacamayas.

Después de visitar el ZooMAT, caí en cuenta de la baboseada que nos han dado en los colegios y escuelas. El Quetzal es un ave, de carne, huesos y plumas, que por su belleza y misticismo ha sido parte importante de la historia de Mesoamérica y Guatemala, y no solo debemos verla como nuestra Ave Nacional, sino como una especie en peligro de extinción, pero no porque no haya suficientes quetzales en la naturaleza, sino por el humano y su frontera agrícola y extracción de madera crecen como un cáncer, acabando con los bosques nubosos de la región.

Esta fotografía de “el abuelito” la tomé hace más de 20 años, el Rey de los Quetzales superó todas las expectativas de vida de su especie, llegando a vivir 25 años y dejando su legado en la sangre de sus hijos.  

Checa este video y piensa en que huella quieres dejar?

Sígueme en IG: @rickylopezbruni

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción Cultura
Filtraciones de agua amenazan edificio del Museo Nacional de Arqueología

La lluvia puso en evidencia que obras realizadas con anterioridad no fueron suficientes para evitar el desbordamiento del agua dentro del recinto.

noticia
5 Minutos
noticia Rogelio Salazar de León
El Soneto y Pere Lachaise

Solo les quedó la escritura epistolar para recordar y, acaso, reavivar la temperatura de la pasión; y esas cartas, sin que pasara mucho tiempo, se convirtieron en leyenda.



Más en esta sección

Pacientes crónicos del IGSS sufren escasez de medicamentos

otras-noticias

Giammattei evita hablar de corrupción, pide ayuda sin condiciones y responsabiliza a EE. UU. de demanda de drogas

otras-noticias

Sala confirma absolución de hijo y hermano de Jimmy Morales

otras-noticias

Publicidad