[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Nacionales

Huracán “Iota” se degrada a tormenta tropical


Tras el impacto del ciclón en Nicaragua, se reportan dos fallecidos. Hasta el momento es la magnitud real de los daños por la falta de comunicación con la región de Bilwi.

foto-articulo-Nacionales

Iota se degradó ayer a tormenta tropical tras azotar con fuertes lluvias y vientos a Nicaragua, donde miles de personas quedaron incomunicadas, sin agua ni luz, mientras continúa su avance por una Centroamérica devastada hace dos semanas por el ciclón Eta.

Tras tocar tierra el lunes en Nicaragua como huracán categoría 5 (la máxima en la escala Saffir-Simpson), ahora “‘Iota se degradó a tormenta tropical, con vientos máximos sostenidos de 105 km/h’”, en el norte de Nicaragua y avanzando rumbo a Honduras, informó el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter).

Su paso deja hasta ahora dos muertos, uno de ellos reportado el lunes en la isla colombiana de Providencia, y otro ayer en la comunidad indígena panameña de Ngäbe-Buglé.

Más fuerte que su predecesor, Iota llegó a Nicaragua como huracán con vientos máximos de 260 km/h, según un informe del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC), pero luego comenzó a perder fuerza.

Inundaciones repentinas y crecidas de ríos que amenazan la vida de los pobladores se continuarían registrando hasta mañana en partes de Centroamérica debido a las lluvias provocadas por Iota, advirtió la NHC. Confirmó que las bandas de chubascos ya afectan las zonas sureste y central de Guatemala, el sur de Belice, así como el norte de El Salvador.

Y en Honduras, Nicaragua y Guatemala estos fenómenos “podrían verse exacerbados por los efectos recientes del huracán Eta”, que tocó tierra el 3 de noviembre también en el Caribe nicaragüense y dejó al menos 200 muertos y 2.5 millones de afectados en Centroamérica.

En Bilwi, principal ciudad del Caribe Norte de Nicaragua, hay “caída de árboles, de postes de tendido eléctrico, de techos de casas que salieron por el aire y un hotel que perdió todo el techo”, dijo el director del Sistema Nacional de Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred), Guillermo González. El funcionario añadió que de momento no hay reportes de pérdidas humanas.

Pero se desconoce la magnitud real de los daños causados por Iota en la zona debido a que la comunicación con Bilwi ha sido interrumpida.

El gobierno informó que 114 mil 200 viviendas en todo el país quedaron sin energía eléctrica y 47 mil 638 sin agua a causa de Iota. Los fuertes vientos y los aguaceros inundaron los barrios bajos de Bilwi y dejaron sin electricidad a la ciudad costera. Habitantes de la zona aseguraron que el viento arrancó techos de las casas “como si fueran de cartón”.

Los informes de los medios locales ayer por la mañana ya mostraban ríos desbordados desde el norte de Nicaragua —los ríos Bocay y Coco— hasta el río Tocoa en el norte de Honduras.

La ciudad de Rivas en el suroeste de Nicaragua también sufrió fuertes inundaciones después de que el río Ochomogo se desbordó.

El diario nicaragüense La Prensa informó que dos niños murieron cuando el río Conquista se desbordó en la provincia de Carazo, al sur de la capital, Managua.

Mientras Iota se acercaba a Honduras, militares y policías desalojaron a los pobladores de zonas de riesgo en la región del valle de Sula y de orillas de los ríos y barrios propensos a deslaves en Tegucigalpa.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción/ elPeriódico
Llega al país segundo lote de 50 mil dosis de la vacuna Sputnik V
noticia Irmalicia Velásquez Nimatuj
Consuelo Porras y su funesta victimización

La pobreza de análisis y falta de argumentos son visibles.

noticia Claudia Ramírez / Ilustraciones: Emilio Morales / Diseño Digital: Juan Diego Godoy
Menstruación: tabú, lucha y dignidad

En Guatemala existen niñas, adolescentes y mujeres que no tienen acceso a productos menstruales y usan objetos no adecuados para gestionar su propia sangre. El riesgo de contraer enfermedades es latente.

 



Más en esta sección

EE. UU. acusa a Irán de ataque a petrolero y promete respuesta

otras-noticias

Los chats que revelan la fuga de información del despacho del MP

otras-noticias

Scarleth Ucelo cumple en Tokio

otras-noticias

Publicidad