[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Nacionales

USAC dona 211 asistentes respiratorios para hospitales nacionales


El prototipo fue creado por profesores y estudiantes de la casa de estudios superiores.

foto-articulo-Nacionales

Autoridades de la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC) entregaron a la Ministra de Salud, Amelia Flores, equipo respiratorio para diez hospitales de la red nacional.

El donativo consiste en 211 cánulas nasales de alto flujo (HFNC por sus siglas en inglés), 70 flujómetros de alto flujo y 29 unificadores. Además, la casa de estudios organiza un webinar para que los médicos conozcan sobre el uso del equipo que fue diseñado por profesores y estudiantes de la USAC.

Las HFNC es un equipo que se emplea como alternativa en los procedimientos de ventilación mecánica no invasiva en pacientes en condiciones estables pero que presentan un fallo respiratorio hipoxémico.

El prototipo denominado F-ITUGS que diseñó el equipo de la USAC tiene un dispositivo para humedecer el oxígeno que ayuda al paciente con congestión a expulsar la mucosa de forma natural. También incluye un dispositivo que conduce las expiraciones del paciente a una trampa biocida que mata cualquier germen. Cada artefacto tiene un valor aproximado de Q1,300.

Proyecto de Cánulas
Luis Alfredo Tobar, Coordinador del proyecto de cánulas de O2 a alto flujo de la USAC, explicó que la casa de estudios trabaja desde marzo, en proyectos para ayudar al sistema nacional en el combate a la pandemia.

Colaboraron con el doctor Edgar Beltetón y un equipo del Hospital Herrera Llerandi que compartió su experiencia para la atención a neonatos y pacientes pediátricos para presentar un modelo de atención.

Tobar señaló que privilegiaron la investigación sobre el uso de cánulas de alto flujo porque varios reportes médicos indicaban que los pacientes COVID-19 positivos que recibían tratamiento temprano con esta terapia tenían un 80 por ciento de probabilidad de no llegar a estados clínicos graves.

El prototipo pasó por una prueba técnica en el Hospital Roosevelt, cuyo director Marco Antonio Barrientos, lideró una comisión que dio un dictamen favorable para el uso del artefacto, luego de comprobar que tenía beneficios para el paciente.

Las primeras unidades se fabricaron con donaciones privadas, que permitieron entregar 75 artefactos a hospitales nacionales. Posteriormente, el Consejo Superior Universitario aprobó fondos para este proyecto.

La casa de estudios también tuvo el apoyo de Oxi Rent, una empresa guatemalteca dedicada a la distribución de insumos médicos que hizo un donativo que permitió innovar el modelo inicial, logrando unificar el flujo de oxígeno con control de temperatura para hacer más confortable la terapia. La Casa Médica también les permitió el uso de sus laboratorios y equipo de calibración.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Lorena Álvarez elPeriódico
El fisco ha recuperado Q900 millones con pagos extraordinarios

Varios procesos judiciales se iniciaron en años anteriores y podrían dejar Q2.1 millardos más al fisco.

 

noticia Méndez Vides
El voto indígena

Que sigan los mismos hasta que se destruyan.

noticia Luisa Paredes
Impulsan reformas al Conamigua


Más en esta sección

Remesas alcanzan los Q10.1 millardos

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

Médicos en el país, los héroes de la pandemia

otras-noticias

Publicidad