[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Nacionales

Reproducción de tortugas se ve afectada


Anualmente desovan en las playas de Guatemala seis de las ocho especies de tortugas marinas que existen en el mundo: parlama, baule, carey, cabezona, verde y negra del Pacífico.

foto-articulo-Nacionales

En la playa de Sipacate, en el sur de Guatemala, el guardaparque Arnulfo Vásquez libera una veintena de pequeñas tortugas que caminan instintivamente al mar horas después de nacer, bajo un programa de reproducción de la especie que se ha visto afectada por la pandemia del coronavirus.

Los neonatos de parlama avanzan en la arena hasta perderse en las olas en un ciclo que se repite entre julio y noviembre de cada año durante la temporada de anidación de tortugas marinas en costas guatemaltecas.
Pero la protección de la especie se ha visto en peligro por las restricciones impuestas para contener el COVID-19.

Vásquez, cubierto con una mascarilla, comentó a la AFP que el Toque de Queda nocturno y otras limitaciones de movilidad, para evitar los contagios del coronavirus, han impedido que pobladores autorizados realicen con normalidad las colectas controladas de huevos, parte clave en la preservación.

“El Toque de Queda ha afectado bastante porque ya no tienen tiempo para andar caminando en la playa” buscando los nidos de las tortugas, lo cual se realiza sobre todo en la noche y madrugada, menciona el guardarrecursos del Parque Nacional Sipacate-Naranjo.

El Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap), a cargo de la preservación de las especies marinas, permite que vecinos colecten los huevos, que son comercializados para consumo en mercados locales, bajo la condición de que entreguen el 20 por ciento para ser “sembrados” en recintos especiales o tortugarios y garantizar su eclosión.

Se dialoga con autoridades para que se pueda extender permisos a los recolectores registrados en el Conap.

Los recolectores “son importantes para la conservación”, explicó Vásquez, a cargo del tortugario en la aldea Naranjo del poblado de Sipacate, parte de la reserva con 20 km de playa.

Durante la temporada de anidación pasada, el Conap contabilizó una siembra de 513 mil 009 huevos en todas las playas de Guatemala, con la liberación de 475 mil 327 tortugas marinas, un porcentaje de eclosión de 92 por ciento.
Sin embargo, para este año el impacto a la anidación de tortugas “será negativo” por la pandemia, advirtió el Conap en un informe.

Los nidos “naturales” corren riesgo debido a los animales domésticos y a que quedan expuestos a la radiación solar al extremo de “cocerlos”.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Evelyn Boche elPeriódico
Estudio expone redes de poder en la elección de magistrados

La Fundación Myrna Mack presentó el informe Comisiones Paralelas: Mecanismos de Cooptación de la Justicia.

noticia Reacción Web
Pingüino nada hasta Brasil para ver al hombre que salvó su vida

Joao Pereira de Souza es un brasileño que vive al pie de una de las muchas playas del estado de Rio. Cada año, de Souza recibe la visita de un navegante muy particular: un pingüino de Magallanes. Es el mismo animal que salvó de la muerte hace ya cinco años.

noticia Andrea Paola
VIDEO: Mono pelea con gallina y se hace hace vial


Más en esta sección

5 minutos

otras-noticias

La de la insólita calle

otras-noticias

Gobernar no es encubrir juegos sucios

otras-noticias

Publicidad