[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Nacionales

360° a vuelo de pájaro


Jose Rubén Zamora

foto-articulo-Nacionales

Occidente sigue combatiendo el coronavirus en un contexto de incertidumbre y polarización y extremismo politico, -los que creen que la pandemia es una realidad concreta y que la reapertura de la economía debe responder a una estrategia de corto, mediano plazo y largo plazo deliberada y consciente, basada en la evolución de parámetros de salud y economía son considerados comunistas; mientras que  quienes creen con vehemencia que la pandemia es una conspiración comunista y que se debe abrir la economía sin reservas perder el tiempo, se denominan derechistas objetivos e inteligentes. Mientras tanto, China Comunista se mueve con todo su poder para “domesticar y domar” Hong Kong y arrasar con todas sus libertades. Aquel lema de un país, dos sistemas era demagogia, retórica y un concepto vacío.

Las ciudades con playas, como Miami, que carecen de restricciones y limitaciones, están enviando este fin de semana largo, un mensaje para los residentes de Nueva York: salgan a las playas sin temores. Mientras la decisión de Nueva York, es ser cautos, mantener las playas y parques con densidades moderadas de población y han puesto oficiales de policía, en las entradas a las playas y los espacios abiertos, para limitar el ingreso de visitantes, moderar la densidad de gente y evitar aglomeraciones. 

Amazon y otras compañías están planificando realizar los exámenes o “testeos” de coronavirus directamente a sus empleados. Pero, existe un pequeño protocolo federal, con guías, pautas y un protocolo básico, que deberá ser utilizado para evitar un falso sentido de seguridad en el cuidado de la salud de los empleados.

Estudios oficiales dicen que 24 de los 50 Estados están expuestos a una expansión sin control del virus. Este fin de semana largo, que celebra el “Memorial Day” es considerado como “el primer test del sistema de salud en su conjunto” en el incipiente proceso de reapertura de la economía. Todo el mundo está a la expectativa que todos salgan bien.

Los metros, trenes y estaciones en las mayores áreas metropolitanas de Nueva York y otras grandes ciudades, que fueron consideradas “puntos calientes” para el contagio del virus, luego de un severo proceso de desinfecciones, iniciarán el relajamiento de las restricciones para su utilización, por supuesto guardando el indispensable distanciamiento social.

La pandemia en U.S. está alcanzando la frontera de los 100,000 muertos.

El economista Michael Pettis dice que los Chinos, según parece, dejarán de utilizar el PIB como medida del resultado (“output”) económico. Más bien, su modelo que se ha basado en medir el “input” -cuanto dinero las autoridades del Estado han decidido gastar para alcanzar un cierto o determinado “quantum” de crecimiento económico-. En esta clase de contabilidad pública, los proyectos de elefantes blancos proliferan, pues tienen el potencial de hacer lucir bien a los funcionarios y oficiales, más aún, si dichos elefantes blancos empujan la tasa de crecimiento económico, aunque sean superfluos e innecesarios. Por ejemplo, se han construido grandes y modernas ciudades que son monumentos a “ciudades fantasmas”. Con este enfoque el “desperdicio” ha sido una virtud económica perenne.

Si China está abandonando la pretensión de que el crecimiento real puede ser “comprado” con préstamos bancarios, esto puede representar signos de los inicios de una reforma económica en curso. En este escenario, el Covid-19 sería la variable que desencadenaría la liberación del sector privado, re-direccionando los préstamos bancarios para empresas más productivas, manejadas por empresarios chinos frustrados, que hasta ahora no han encontrado el suficiente soporte financiero y bancario; mientras las altas autoridades alinearán, a los gobiernos locales, que se han caracterizado por una conducción temeraria e imprudente de su endeudamiento, que en conjunto, amenazan la estabilidad económica del país.

Aunque podría haber otra explicación: dejar y abandonar la meta de crecimiento puede ser un signo de desesperación. No necesariamente, se estaría dando un cambio de política, para alejarse de las inversiones dirigidas por el Estado, pero si una capitulación temporal debido a las realidades económicas del momento. Enfrentado al colapso de la demanda internacional, el gobierno puede haber decidido abandonar los esfuerzos de apoyar, sostener y apuntalar la producción para simplemente acumular inventarios y simplemente, esperar que el agua regrese a su nivel.

Los economistas de Bloomberg predicen el crecimiento chino para 2020 en 1.8%, el más bajo nivel desde la década de 1970, la bicoca de 50 años atrás. Este modesto resultado, jamás visto en 50 años, extinguiría la esperanza y la promesa del Presidente Xi Jinping, de duplicar el ingreso per capita de los chinos en una década, que coincidía con el centenario de la fundación del partido comunista chino en 2021.

Qué quiso decir el enigmático Premier Li Keqiang, cuando expresó que, para este período no tienen un objetivo de crecimiento económico “porque nuestro país enfrentará algunos factores que son muy difíciles de predecir”.

Ciertamente, no existe evidencia de que China está retrocediendo en sus ambiciones para dominar las industrias en el futuro. Por el contrario, están planificando “bombear” más de un US$1billón, en un esfuerzo de largo plazo, para extender y estirar su dominio en todo, desde redes inalámbricas hasta inteligencia artificial.

En todo caso, el mensaje del parlamento chino “estampado en hule”, que puede haber sido enviado al mundo, botando el ritual de anunciar el objetivo anual de crecimiento del PIB, ha sido ahora “empantanado” por su nueva política de “linea dura” para subordinar y someter a Hong Kong y erradicar la promesa: “Un país; dos sistemas”, que se habría transformado en demagogia en poco tiempo. Es posible que China no pueda pronosticar una meta de crecimiento como ha sido la norma, porque no sólo no puede medir los efectos económicos de la pandemia, la enorme dimensión de su progresivo “descoplamiento” económico e incluso una “nueva Guerra Fría” con los Estados Unidos; sus conflictos con sus socios comerciales, sino que los costos asociados a la salida de capitales, talento, innovación y bancos y empresas multinacionales, que se podrían reubicar en Singapur o Manila.

Como colofón, el Covid-19, es una buena sombrilla para cubrir sus movimientos en Hong Kong, pues su gran mayoría de ciudadanos militantes pro-democracia, están refugiados en sus hogares debido a la pandemia, aunque el riesgo de una gran espiral de violencia está a la vuelta de la esquina.

De cualquier manera, todo apunta a que “el status de Hong Kong como una ciudad internacional” se habrá ido muy pronto.

Algunas de esta hipótesis o una mezcla de ellas, explican porque por primera vez en muchos años, los chinos no estuvieron en capacidad de adelantar un pronóstico de crecimiento económico. 

La industria del banano puede reclamar ser uno de los primeros productos originales de la globalización. Mucho de su cadena de suministro fue puesta en su lugar en el siglo 19 y todavía es utilizada con eficacia. Pero ahora, la industria está bajo asedio, bajo sitio, debido a enfermedades, cambio climático y el ascenso creciente del poder de las tiendas al detalle, el último de los eslabones de está añeja cadena agroindustrial. Los trabajadores de las plantaciones en el campo también tienen exigencias y buscan reinvindicaciones. Como el banano se adapta a sus nuevas exigencias podría ser clave para entender la “era post-pandemia”.

El mundo secreto de los gemelos británicos Frederick y David Barclay empezó a ventilarse gracias a una cámara escondida y un sistema discreto de grabación de audio. Lo hermanos han pasado décadas aislados, eludiendo la prensa, en una isla en medio del Canal Inglés, han saltado a las primeras páginas de los tabloides debido a una disputa multi-generacional por la venta del London´s Ritz Hotel.

Trump ha decidido llevar adelante el primer “test” nuclear en décadas. Su movimiento podría tener consecuencias en sus relaciones con otras potencias nucleares y revertir décadas de moratoria de pruebas nucleares. 

(Leído para usted estimado lector en New York Times, Economist, Washington Post, New York Post, Blomberg, Newsweek, AFP, Sputnik y El País).

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
La “desconcertante” jornada de un fotoperiodista en el Capitolio

Saul Loeb, de la AFP, registró para la posteridad momentos clave de los hechos de violencia que se desarrollaron el miércoles pasado en el Congreso de Estados Unidos.

noticia AFP
Bolsonaro evita criticar desmanes en EEUU y reitera proximidad con Trump
noticia Phillip Chicola
Un microcosmos del sistema

Similitudes deleznables entre la política partidaria y la política gremial.



Más en esta sección

Congreso elige a nuevas autoridades de Conamigua

otras-noticias

Médicos panameños denuncian irregularidades

otras-noticias

Plan busca formar en agricultura a estudiantes en Costa Rica

otras-noticias

Publicidad