[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Nacionales

360° a vuelo de pájaro


Jose Rubén Zamora

foto-articulo-Nacionales
Facebook va a permitir que muchos de sus empleados trabajen permanentemente desde sus casas, después de que el virus estimuló a la compañía a revaluar las oficinas compartidas. El gigante de la economía envió a sus empleados a sus casas en marzo, en la medida que el coronavirus empezó a expandirse en EE. UU.

Facebook contemplará en su política de nuevas contrataciones, incluyendo ingenieros experimentados para que trabajen remotamente, y permitirán que sus empleados actuales apliquen para un permiso para trabajar desde su hogar, si en la evaluación de sus ejecutorias laborales muestran resultados positivos.

Como trascendió oficialmente, en la última semana, 2.4 millones de trabajadores quedaron desempleados, registrando un total de 38.6 millones de trabajadores sin empleo en las últimas nueve semanas, proveyendo más evidencia –en caso hubiera duda– que la economía en EE. UU. ha caído en picada, al vacío, en un barranco que no parece tener fondo. Existen indicios crecientes de una década pérdida en ciernes.

El origen de la severa crisis que experimentamos no tiene fundamentos económicos: burbujas inmobiliarias, excesos de construcción de vivienda, deuda sobre extendida, y la recuperación económica debería ser rápida, pero según Paul Krugman dijo a Spencer Bokat-Lindell del Times: Nada de lo que he dicho, acerca de que los fundamentos económicos está bien y que esto debería de salvarnos y experimentar una recuperación rápida, es posible, si tenemos en realidad una mala política de cuidado de la salud. Como Corea del Sur, la respuesta es alto nivel de “testeo”, seguir la pista (‘tracing’) y distanciamiento social.

Crece la preocupación y la alarma de que Hong Kong pueda preservar el estatus de centro financiero internacional de alta sofisticación, después del anuncio de China de planes dramáticos para aplastar a los disidentes, por medio de una nueva ley de seguridad nacional para la ciudad, que establecerá mecanismos drásticos para combatir la secesión, sedición, interferencia extranjera y terrorismo. Cualquier tentativa de implantar leyes autoritarias de seguridad, reiniciará masivas manifestaciones pro-democracia, deteriorará la economía local e incrementará aún más las tensiones entre EE. UU. y China. Esto es de los más tristes días en la historia de Hong Kong.

El Gobierno de EE. UU. ha lanzado con todo su peso detrás de uno de los más rápidos movimientos experimentales para solucionar la pandemia, comprometiendo US$1.2 millardos para AstraZeneca con el fin de ayudar a la Universidad de Oxford a desarrollar una vacuna eficaz contra el COVID-19.
El London College dice que hay 5 millones de contagios activos a escala global y 330 mil han muerto.

El presidente Donald Trump planea retirar a EE. UU. del tratado de control de armas nucleares que firmaron con Rusia hace más de tres décadas atrás. Altos oficiales de EE. UU. informarán hoy que se están saliendo del tratado de Cielos Abiertos.

EE. UU. no está preparado para una temporada de huracanes semejante a la de 2006, que es la que anticipan los expertos como resultado de las temperaturas en el Atlántico.

Los surcoreanos han recibido un alivio en contra del impacto del virus en su bolsillo con mucha prontitud y eficacia, gracias a su infraestructura tecnológica administrativa. En Japón, la gente ha esperado en grandes colas para procesar sus reclamos por correo. Los resultados son claros: los dos países aprobaron presupuestos extras el 30 de abril. El 80% de los hogares surcoreanos ya recibieron sus pagos, mientras el 72% de las municipalidades de Japón está enviando a los hogares japoneses las formas para aplicar.

La portada de The Economist de esta semana hace un llamado a un esfuerzo global para realizar un viraje: COVID-19 ha creado una oportunidad única para alejar la economía global del carbón a un menor costo financiero, social y político, que nunca antes. Los precios de la energía hacen fácil cortar los subsidios a los combustibles fósiles e introducir impuestos al carbón. Los ingresos de los impuestos al carbón, según The Economist puede ayudar a “reparar” las finanzas de los gobiernos.

Los negocios que representan el corazón de la economía de combustibles fósiles, las firmas de petróleo y gas, productores de vehículos, etcétera, están yendo por medio de un proceso de agonía, de “encogimiento” de sus capacidades y de empleo en términos de largo plazo. Desarrollar economías basadas en inversiones en infraestructuras amigables con el medio ambiente estimulará el crecimiento y creará nuevos empleos. Además las bajas tasas de interés harían que la factura para el mundo fuera más reducida aprovechando el momento.

(Leído para usted estimado lector en New York Times, Economist, Washington Post, New York Post, Blomberg, Newsweek, AFP, Sputnik y El País).

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia José Alejandro Arévalo Alburez
El año del cambio

Bicentenario de la Independencia.

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Alianza por Reformas: Mynor Moto no cumple con el requisito de honorabilidad para ser magistrado
noticia Ricky López Bruni
La de los murales.

Sin Filtros



Más en esta sección

Ambiente post-covid en las discotecas de Wuhan, cuna de la epidemia

otras-noticias

Diaco enfrenta problemas presupuestarios

otras-noticias

Usac inaugura salones para estudiantes de artes escénicas

otras-noticias

Publicidad