[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Nacionales

Una mascarilla o servilleta entre la basura es un foco de contagio


Más de 14 mil personas están en cuarentena domiciliaria, por lo que los médicos llaman a poner los desechos bioinfecciosos en bolsas rojas o rotuladas con la palabra “¡Peligro!”.

foto-articulo-Nacionales

El muchacho con la mascarilla bajo la nariz va recolectando las bolsas de basura que dejan los vecinos frente a los portones. Va agitado y apresurado, porque la inseguridad de si podían o no salir a trabajar, atrasó la ruta.

Las bolsas de basura se amontonan en la palangana de un picop, donde el joven y su compañero de jornada seleccionan cosas que la gente tira, pero que les parecen usables: zapatos, ropa, algún peluche; o lo reciclable: botellas, latas, cartón, papel… Todas las bolsas son objeto de escrutinio, por asqueroso que resulte. “Nunca se sabe qué se puede hallar”, dice.

¿Y si hay algún papel con mocos de una persona enferma? Duda, se queda callado y se va casi corriendo con una caja repleta de cacharros.

En un país como Guatemala, donde la separación de basura no es una regla, las personas recolectoras están en un riesgo elevado de contagio. “Imagine que un muchacho abra la bolsa llena de papeles con mocos o saliva, o peor aún que se le ocurra reciclar una mascarilla, eso es terrible”, de acuerdo con Carlos Soto, exministro de Salud.

El manejo de las basuras que producen las personas cobra relevancia, si se tiene en cuenta que hay más de 14 mil personas aisladas en casa, bajo observación por si presentan síntomas de coronavirus o mientras les confirman si la prueba dio positivo o negativo, de acuerdo con el neumólogo Juan Manuel Luna. La precariedad, además, exacerba la necesidad de algunas personas de buscar algún resto de comida entre la basura, añade.

El infectólogo José Ortiz explica que lo ideal sería que los pañuelos, mascarillas y todo artículo que utilice una persona en cuarentena se deposite en una bolsa roja, una señal de alerta ya reconocida, se supone, entre quienes manejan la basura.

En este contexto, vale cualquier bolsa, y Ortiz recomienda ponerles un rótulo –con marcador directamente en la bolsa o hacer el rótulo en papel y pegarlo– que diga “¡Peligro!”, “basura biológica” o “basura peligrosa”, para que los recolectores no las abran.

Los médicos advierten que, al completar su ciclo de utilidad, las mascarillas deben ser recortadas o destruidas de alguna forma que las haga inutilizables.

Estar en casa

Luna también llama la atención sobre el uso de vajilla desechable para atender a las personas que están en aislamiento. “Es mucho mejor que se le sirva en el mismo plato, vaso y cubiertos, de los que hay en casa –los pueden marcar con pintura para uñas, para reconocerlos– y lavarlos muy bien”, explica Luna. Y si se usan cubiertos o platos desechables, deben ir en la bolsa de residuos bioinfecciosos, añade el médico. La ropa de una persona en cuarentena debe lavarse por separado, mejor si es con agua caliente, sugiere Luna.

Los médicos también advierten que, al completar su ciclo de utilidad, las mascarillas deben ser recortadas o destruidas de alguna forma que las haga inutilizables. Depositar ese tipo de desechos en cualquier basurero de calle, no es la mejor opción.

Van al vertedero

La comuna capitalina informó que ha lanzado campañas para la destrucción de los tapabocas y mascarillas y de la señalización de los desechos con mucosidades o saliva.

A esos desechos recolectados en domicilios, se les da el tratamiento igual que a cualquier otro, compactándolo y cubriéndolo, desde camiones, informó el Departamento de Comunicación Social.

Los residuos extraídos directamente de los hospitales son incinerados por una empresa privada, según la Municipalidad.

En Mixco, el vocero de la comuna, Mynor Espinoza, reconoció que no se le ha puesto atención a la señalización de los desechos bioinfecciosos en las casas. Lo que sí han pedido a los vecinos es la destrucción de las mascarillas.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción*/ elPeriódico
Funcionarios de seguridad nacional de la Casa Blanca están considerando renunciar
noticia AFP
La OMS dice que es demasiado pronto para determinar el origen del coronavirus
noticia Mario Fuentes Destarac
El dominio de los rudos

Los rudos suprimen o invisibilizan al otro.



Más en esta sección

Los 82 diputados que apoyaron la juramentación de Mynor Moto

otras-noticias

¿Qué diputados votaron a favor de la juramentación de Mynor Moto?

otras-noticias

CANG publica convocatoria para elección de magistrados de la CC

otras-noticias

Publicidad