[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Nacionales

Ixcán, la frontera abierta sin Toque de Queda


Por esta zona pasan constantemente migrantes y por las noches el contrabando, sin que se respeten las medidas adoptadas por el Gobierno ante el coronavirus.

foto-articulo-Nacionales

Nadie sabe cuántos pasos ciegos hay a lo largo de la línea que divide Ixcán, Quiché, con México. O nadie se atreve a decirlo. Las autoridades hablan de 21, aunque admiten que hay muchos más y que en algunos no hay quién se percate de lo que ingresa. Lo cierto es que, a pesar del coronavirus, por los accesos no registrados de ese municipio no dejan de pasar migrantes, vehículos repletos de cerveza o granos básicos de contrabando, y desde hace un mes, cientos de guatemaltecos que han retornado al municipio tras perder sus trabajos.

Ejército, la PNC y el contrabando

En el municipio situado a 340 kilómetros de la capital, el producto que ingresa desde México se descarga a plena luz del día en las abarroterías y tiendas. El negocio es de un pequeño grupo de transportistas, aseguran quienes lo ven a diario. Pasan por el puesto fronterizo de Ingenieros o la comunidad Punto Chico. No pagan impuestos al Estado, aunque hay comunidades que cobran Q200 por cada furgón que ingresa procedente de Nuevo Orizaba, México. No importa si con lo que van cargados es cemento, hierro, maíz, frijoles o cerveza. Todos pagan igual.

“Los camioneros dicen que el Ejército y la Policía les permitieron el ingreso (…) A veces uno no se da cuenta y pasan ellos de noche”, asegura el alcalde Antonio Elías. Dice que el Ejército también sabe lo que ocurre en la frontera y que cuando la Municipalidad ha intentado detener a algunos vehículos, los conductores justifican que los militares lo autorizaron.

Juan Carlos de Paz, vocero del Ejército, indicó que quien tenga una denuncia contra elementos castrenses, debe presentarla. De la Policía Nacional Civil (PNC) no se logró una respuesta del director, Ervin Mayén.

Migración a la inversa

Desde marzo pasado cuando se declaró la pandemia COVID-19, en Ixcán ocurrió otro fenómeno. Cientos de pobladores que trabajaban en hoteles, restaurantes y construcciones en las ciudades mexicanas de Cancún y Villahermosa se quedaron sin empleo y regresaron a sus comunidades. Cuarto Pueblo es una de las aldeas que más registra retornados, dice Elizabeth Ibarra, quien forma parte de un programa llamado Migración Informada.

La directora de Salud de Ixcán, Aracely Briones, manifiesta que desde entonces 558 guatemaltecos han retornado, de los cuales 270 ya cumplieron cuarentena sin que presentaran síntomas. La directora y el alcalde reconocen que la cifra de retornados es más, pero que es casi imposible saber cuántas personas han llegado desde México. Pese a las debilidades, Briones indica que en la región solo se han practicado cinco pruebas de COVID-19, aunque estas han resultado negativas.

Otros migrantes centroamericanos han cambiado de rumbo. “Ahora lo hacen al revés”, indica Marcelino López, coordinador de la Casa del Migrante en Ixcán. En estos días pasan hondureños y salvadoreños que ya no van a EE. UU., sino regresan a sus países, sostiene López.

La vida en la frontera

Los pobladores de Ixcán están acostumbrados al ir y venir entre México y Guatemala. El proyecto Migración Informada calcula que unas 49 mil personas viven en la frontera que divide ambos países, quienes todos los días van a trabajar a México y retornan por las noches. Ahora ya no lo hacen, porque el trabajo se ha acabado en ese país, dice Elizabeth Ibarra. Muchos de los pobladores son hijos de desplazados durante el conflicto armado y conocen bien las áreas mexicanas.

El legado de Baldetti

Una galera oxidada, con láminas rotas y planchas de concreto rajadas por el sol es la instalación más grande de salud en la zona. Es el centro de Atención Materno Infantil (CAIMI), destinado para aislar a posibles pacientes con COVID-19. Briones dice que se le harán reparaciones y que se buscará equiparlo.

Mientras los pobladores deben acudir a ese centro, en el municipio permanece abandonada la construcción del hospital Roxana Baldetti, detenida desde 2013 por anomalías identificadas por la Contraloría General de Cuentas.

El personal médico distribuido en siete microrregiones es de 291, para una población de 100 mil habitantes.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Braulio Palacios elPeriódico
Guatemala expondrá al mundo artesanías de alto diseño

Simbiótica espera en 2017 presentar su colección de piezas en Nueva York y Taiwán.

noticia Jose Rubén Zamora
Delirios suicidas…

 

 

noticia
En esta Navidad

¿Qué le regalaría usted a los diputados que perdieron su inmunidad o tienen procesos de antejuicio en su contra por varios delitos?

 



Más en esta sección

Benemérito Comité Pro Ciegos y Sordos de Guatemala cumple 75 años

otras-noticias

Ejecutivo quiere terminar el año haciendo compras por excepción

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

Publicidad