[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Nacionales

“María estaba sana”


foto-articulo-Nacionales

Observando las pocas fotos que le quedaron de su hija María Celeste Ochoa Yoc, Roselia Yoc trata de contener el llanto. Cada vez que mira una de las postales de su hija el desconsuelo se apodera de ella y recuerda que su hija se fue a buscar el sueño americano al huir de la violencia y el maltrato que le daba su exesposo.

“Tuvo tres abortos y sus hijos quedaron enterrados en un pueblo lejano. Por cosas extrañas siempre los perdió. Su esposo le daba un mal trato y eso pudo haber influido”, asegura.

“Cuando se fue me dijo -’mamita me voy a ir y los voy a ayudar’-. Me aseguró que cuando estuviera allá nos iba a mandar dinero para que comiéramos”, añadió.

Roselia y sus dos hijos viven en la aldea El Porvenir, en San Pablo, San Marcos, en las faldas del volcán Tajumulco, donde para llegar hay que recorrer un difícil y complicado camino. Muchas familias que viven en extrema pobreza se han visto en la necesidad de migrar hacia Estados Unidos.

Aseguran negligencia

María Celeste, quien estaba bajo custodia del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE), murió el pasado 8 de marzo en un hospital de Texas, un mes después de que fue sometida a una intervención quirúrgica para extirparle la vesícula.

Roselia asegura que su hija se encontraba en perfecto estado de salud. “Pido justicia por la muerte de mi hija. Por qué no la atendieron cuando tenía un dolor de estómago. Ella gritaba para pedir auxilio y no le hicieron caso”, dijo.

“Pido justicia porque esos policías hacen lo que quieren con las personas que llegan a ese lugar. No tienen corazón para ver a un ser humano, ¿a caso no somos de carne y hueso?, pareciera que no son humanos”, replicó.

Gloria Mazariegos, la abuela de María, recuerda el día que se despidió de su nieta. “Antes de irse me dijo: le voy a mandar su clave para que vaya a sacar su dinero… está bien le dije y me abrazó. Ella no se fue enferma, se fue sana”, declaró.

María Celeste fue detenida por la patrulla fronteriza en septiembre de 2019, unas semanas después las autoridades encargadas de dar asilo determinaron que ella sí había pasado la prueba de “miedo creíble” para recibir protección y fue trasladada a un centro de detención bajo custodia del ICE. El 7 de febrero fue hospitalizada y luego sometida a una cirugía.

“Su esposo le daba un mal trato”

Rafael Ochoa, hermano de María, aseguró que la migrante decidió marcharse ilegalmente hacia Estados Unidos porque su exesposo le daba un mal trato y, pese a que se divorciaron, la acosaba constantemente.  Rafael dijo que hasta el momento las autoridades migratorias de Estados Unidos no han dejado ver el cuerpo de su hermana.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
Salud publica nuevos horarios para centros comerciales, supermercados y mercados

Totonicapán amplía horario de ley seca para evitar más contagios del nuevo coronavirus.

noticia César Flores Soler / Colaborador elPeriódico
Mujer con alerta Isabel-Claudina se escondió dos días en la selvas de Petén
noticia AFP
URGENTE: Evacúan edificios del Congreso de EEUU mientras partidarios de Trump protestan en el Capitolio


Más en esta sección

Gustavo Herrera: un hampón de grandes ligas exonerado por conocidos magistrados –suplentes– de la impunidad

otras-noticias

EE. UU. sigue de cerca acciones del Congreso

otras-noticias

Guatemala rompe su récord de corrupción

otras-noticias

Publicidad