[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Nacionales

“No podemos cambiar resultados si seguimos haciendo lo mismo”


Mario López Estrada, presidente de la Fundación TIGO y de Grupo Onyx

foto-articulo-Nacionales

¿Quién es Mario López Estrada?

– Yo soy guatemalteco, me gradué de bachiller en el Liceo Guatemala y posteriormente me gradué de Ingeniero Civil en la Universidad de San Carlos de Guatemala. Tengo cuatro hijos y desde los inicios de mi carrera me dediqué a emprender diferentes proyectos, que me dieron la oportunidad de aprender de muchas industrias.

¿Qué áreas abarca su actividad empresarial?

– Nuestros principales negocios en Grupo Onyx, son las de telecomunicaciones, el desarrollo inmobiliario en Guatemala y en el extranjero y de generación de energía. También proveemos servicios de distribución y mantenimiento de telecomunicaciones, servicios de factura electrónica, además de otros servicios digitales.

En los negocios inmobiliarios he hecho de todo: viviendas unifamiliares, luego multifamiliares, posteriormente complejos residenciales. Dentro de las obras que realicé en mis inicios como empresario, se encuentra la nueva Escuela Politécnica ubicada en San Juan Sacatepéquez.

En los últimos años, nos hemos concentrado en edificios de espacios corporativos; complejos de uso industrial y logístico y plazas comerciales. Estas últimas se identifican como Plazas Madero y contamos ya con un total de cinco. En total, sumamos más de 13 proyectos inmobiliarios en Guatemala equivalentes a 350 mil metros cuadrados construidos. El desarrollo inmobiliario es parte de nuestro ADN como grupo y es una de las verticales en las que seguimos invirtiendo.

En el extranjero, hemos hecho una inversión inmobiliaria muy importante en Paraguay, en un complejo de usos mixtos y estamos operando esa inversión de forma exitosa desde hace cuatro años. Actualmente estamos desarrollando dos proyectos adicionales en Paraguay y prevemos concluirlos este año.

En el sector eléctrico desarrollamos, entre 2013 y 2015, el mayor parque fotovoltaico de Centroamérica. En ese momento fuimos pioneros tanto en la tecnología como en la escala: pocos creían en la viabilidad económica de la energía solar y mucho menos a la escala que nos propusimos. Al momento de su inauguración, Horus I fue la segunda planta de energía solar fotovoltaica más grande de Latinoamérica.

Ese proyecto está ubicado en Chiquimulilla, Santa Rosa, y genera energía limpia para aproximadamente 60 mil hogares.

¿Qué puede decir de Tigo?

– TIGO Guatemala es una sociedad que manejamos con Millicom International Cellular, con cuatro tipos de servicios principales:

El primero, el de telefonía móvil que sigue siendo el más importante en términos de volumen y que más que telefonía, se ha convertido en un servicio de internet móvil a través de los teléfonos inteligentes. Tenemos más de 10 millones de usuarios, la mayoría son usuarios de la tecnología LTE y más del 90 por ciento son prepago.

El segundo, es el Internet fijo y televisión por cable que brindamos en la mayor parte de áreas urbanas del país. Es el negocio que más crece pues hemos ido agregando áreas de cobertura continuamente. En las áreas rurales tenemos un servicio de cable satelital. Somos el operador más grande en televisión por cable en Guatemala, con más de 400 mil hogares conectados.

El tercero, el de servicios especializados a empresas que se identifica como TIGO Business, en donde brindamos no solo servicios de telecomunicaciones sino también soluciones virtuales de almacenamiento y procesamiento, que coloquialmente se conoce como servicios de nube, así como soluciones de seguridad informática.

Por último, TIGO Money es nuestra plataforma de pagos electrónicos y servicios de Billetera Electrónica con soluciones de traslados de saldos entre personas y empresas.

En nuestros negocios hemos competido históricamente contra grandes empresas multinacionales y estamos orgullosos de ser líderes en cada uno de los servicios en los que competimos.

En TIGO laboran más de cuatro mil colaboradores y, de forma consistente en los últimos años, hemos sido reconocidos con el premio Great Place to Work dentro de la categoría de grandes empresas centroamericanas.

En Paraguay se dice que usted es uno de los principales inversionistas extranjeros. ¿Por qué decidió invertir en ese país?

– Podría ser. En Paraguay hemos desarrollado un segundo polo de inversión para Grupo Onyx. Nuestra primera inversión la realizamos en el año 2011 con la compra de una propiedad urbana en el nuevo centro financiero de Asunción, la capital de Paraguay.

Desarrollamos un complejo de usos mixtos de alrededor de 300 mil metros cuadrados, compuesto por un centro comercial y de entretenimiento, dos torres de oficinas corporativas, hotel, centro de eventos y gimnasio. Ese proyecto es a la fecha, la inversión en desarrollo inmobiliario más grande que ha tenido Paraguay en su historia.

Paraguay tiene muchas similitudes con Guatemala; cuando yo lo visité por primera vez, en 2008, percibí una falta de infraestructura y oferta de servicios, y ese faltante de oferta fue lo que representó la oportunidad para invertir allí.

Paraguay es un país con gran potencial agroindustrial, tiene una clase media amplia y una población bien educada y está estratégicamente ubicado entre los dos motores económicos más importantes de Sudamérica: Brasil y Argentina.

Por último, pero sumamente importante, Paraguay ofrece un alto grado de certeza jurídica y condiciones favorables para la inversión, lo que hizo que las piezas encajaran.

En general, la contribución al desarrollo de los empresarios es generar empleo, pero ¿podrían hacer algo más?

– Efectivamente, una de las atribuciones principales del empresario es generar empleo, pero ese empleo debe ser digno, bien remunerado y con posibilidades de desarrollo personal del trabajador. Asimismo, la obligación principal del empresario es ofrecer productos de buena calidad, a precios competitivos y un buen servicio. En otras palabras, el empresario debe servir a la sociedad donde está inmerso.

En esa generación de empleo, el empresario corre los riesgos inherentes a cualquier emprendimiento, no siempre se gana, muchas veces se pierde; sin embargo, el dinero que el empresario invierte, ya sea que gane o pierda, siempre contribuye a un ciclo económico positivo. De igual manera, el sector privado debe aportar desarrollo e innovación.

TIGO tiene un brazo social, la Fundación TIGO, ¿cuál es su misión?

– La Fundación TIGO es desde hace 10 años, el brazo social de TIGO, con presencia en los 22 departamentos, con dos ejes de operación: la Educación y la Salud. La misión de la fundación es contribuir a través de sus programas, en el mejoramiento del índice de calidad de vida de las comunidades guatemaltecas más necesitadas.

En educación, la fundación ha entregado durante 10 años una escuela cada 10 días, para los niños más necesitados del país. A la fecha hemos construido un total de 365 escuelas, beneficiando de manera directa a un poco más de 93 mil niños. Las escuelas entregadas, además de sus salones de clases, cuentan con aulas digitales con computadoras y programas educativos especiales para niños, bibliotecas, canchas deportivas, cocinas y baños.

En el área de salud, la Fundación TIGO, en coordinación con otras importantes empresas en el país, contribuye a mantener el Hospital de Niños con Cáncer UNOP, a través de Ayuvi. Gracias a la atención que reciben en este hospital, muchos niños de escasos recursos que padecen cáncer son atendidos y la esperanza de vida se logró elevar de un 20 a un 70 por ciento. La fundación ha ayudado a recaudar más de US$22 millones para el funcionamiento del hospital.

La Fundación TIGO ha invertido más de US$25 millones en sus proyectos, principalmente de educación, en sus más de 10 años de existencia y seguiremos trabajando para beneficiar a más niños en el país.

Grupo Onyx cuenta también con su propio brazo de responsabilidad social empresarial. En el caso de la planta solar, se auspicia un programa llamado “Energía en tus estudios”, que ha brindado útiles escolares y pupitres a las escuelas públicas del área de influencia, ayudando con ello a comunidades de escasos recursos.

Recientemente fue autorizada la Fundación Mario López Estrada, la que se enfoca en proyectos de desnutrición crónica. En este momento estamos desarrollando un proyecto en el municipio de Chiantla, Huehuetenango, que busca prevenir la desnutrición crónica infantil en siete comunidades de Los Cuchumatanes, que beneficiará a 800 familias. En este proyecto utilizaremos entre otros, leche de cabra para prevenir la desnutrición, para lo cual estamos desarrollando un centro caprino para mejorar la genética de las cabras.

Usted recibirá esta semana un premio de la Fundación Maestro Cares: ¿en qué consiste este reconocimiento?

– No he sido partidario de dar a conocer públicamente la ayuda que se otorga al prójimo, sin embargo, creo que hemos cometido un error, porque si no informamos lo que hemos hecho en materia de salud y en educación, no lograremos que otras fundaciones y empresas se interesen y alíen con nosotros para trabajar por ellos.

La Fundación Maestro Cares es una organización fundada en Estados Unidos por Marc Anthony y su mánager Henry Cárdenas, con la misión de mejorar la calidad de vida de los niños huérfanos y desfavorecidos en Latinoamérica y Estados Unidos. La Fundación Maestro Cares galardona cada año a personalidades cuyo trabajo impacta positivamente a las personas de escasos recursos de su entorno. Para mí fue una sorpresa que en su Séptima Gala Anual a celebrarse el próximo 12 de marzo en la Ciudad de Nueva York, decidieran galardonarme con el Premio a la Responsabilidad Social Corporativa, por el trabajo realizado desde la Fundación TIGO.

La Fundación Maestro Cares también galardonará esa noche al futbolista David Beckham, a la actriz y cantante Jada Pinkett Smith y al chef José Andrés, por diferentes obras realizadas en el hemisferio.

¿Cuál es su visión del desarrollo del país? ¿Cómo superar la pobreza, disminuir sensiblemente la desnutrición crónica y abrir oportunidades para quienes hoy optan por migrar a Estados Unidos, a pesar de los crecientes riesgos? 

– El mayor problema de Guatemala es que el 62 por ciento de su población viva en pobreza y pobreza extrema. Es inconcebible que, en un país con una herencia cultural tan rica, con innumerables recursos naturales, con tierras fértiles, abundantes ríos, dos océanos, con una geografía y ubicación geográfica única, a tan solo mil millas del mercado más grande del mundo, el país tenga los problemas que tiene.

Hay dos prioridades: la salud y la educación. Si continuamos con los altos niveles de desnutrición crónica infantil y sin tener acceso a una educación de calidad, será muy difícil que los guatemaltecos encuentren un empleo digno en el país y continúen migrando como hasta ahora, a pesar de los múltiples riesgos que corren al hacerlo.

Por eso, la Fundación TIGO decidió priorizar y apoyar la educación y la salud, pero estamos conscientes que a pesar del gran esfuerzo que hacemos, somos superados muy ampliamente por las necesidades del país.

No puede seguir apostándole a vivir de las remesas, de sus migrantes; se tiene que generar desarrollo dentro del país; es esencial atraer mayores inversiones nacionales y extranjeras, para generar más empleos, pero para que los guatemaltecos puedan progresar necesitan estar educados. Mientras Guatemala no haga una reforma profunda de su sistema de salud y educación, estamos condenados a repetir el ciclo de pobreza en la que vive más de la mitad de la población.

¿Cómo debe de ser la relación entre empresarios y gobierno?

– El sector productivo y el gobierno son socios en el desarrollo nacional. Los primeros deberán satisfacer las necesidades de la sociedad ofreciendo productos de buena calidad a un buen precio, en una forma justa y transparente, y además, deberán cumplir plenamente con sus obligaciones tributarias.

El gobierno debe otorgar certeza jurídica y seguridad al sector empresarial, para que realicen sus inversiones. Además, deberá manejar con absoluta transparencia los recursos que recibe por medio de los impuestos. Si ese pacto social se cumple apropiadamente, estaremos iniciando el proceso de desarrollo del país.

Es optimista sobre el futuro de Guatemala, ¿por qué?

– Soy optimista, si se cumplen dos condiciones para el desarrollo: inversiones agresivas y sostenidas en educación y salud. Si no se le pone adecuada atención a estos dos temas clave será muy difícil cambiar la tendencia que hasta ahora hemos tenido.

No podemos cambiar los resultados, si seguimos haciendo lo mismo.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Jeff Bezos, la cabeza en el espacio pero los pies en la tierra
noticia
5 Mintos
noticia José Miguel Lam / elPeriódico
Galería | Otra oportunidad para continuar


Más en esta sección

5 Minutos

otras-noticias

Guatemala con la peor nota en el combate contra la corrupción

otras-noticias

ONU denuncia situación de los fiscales guatemaltecos

otras-noticias

Publicidad