[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Nacionales

«Veníamos de un MP muy proactivo, pero eso se quedó congelado” Manfredo Marroquín


Manfredo Marroquín, candidato a la presidencia por el partido Encuentro por Guatemala (EG) y expresidente de la organización Acción Ciudadana, habla sobre la necesidad de descentralizar el gobierno y de la creación de institutos técnicos para que los municipios adopten un rol activo en la promoción de inversión y evitar así la migración masiva. Sobre la renegociación del convenio de la CICIG con la ONU, indica que es un tema cuesta arriba.

foto-articulo-Nacionales

Inversión de recursos

¿Cuál será la prioridad del gasto nacional durante su gobierno?

– La mayoría del gasto se va en funcionamiento que no impacta en los servicios. Hay una planilla muy grande que se consume en el presupuesto nacional y deja solo un 15 por ciento para inversión. Hay que reorganizar el presupuesto. Nuestra propuesta sería una distribución diferente por regiones. Darle vuelta a la lógica del gasto.

¿Cuál es la propuesta, los ejes del plan de gobierno?

– Los estudios de opinión señalan las principales preocupaciones de los guatemaltecos que son las obligadas en todos los planes de trabajo como los temas de empleo, lo económico e ingresos. Otros son seguridad, salud y educación, que están en crisis. Pretendemos un gobierno territorialmente descentralizado, tener Gabinetes en cada región del país.

En los últimos años se ha tenido un Estado con una brecha fiscal muy amplia. ¿Piensan en nuevos impuestos? ¿Qué plantean en torno a la política fiscal?

– La economía de Guatemala tiene dos características. Una que crece, que es estable en términos macroeconómicos, pero por otro lado crea más pobreza y desigualdad. Entonces hay que generar nuevos motores de inversión para desarrollar empleo. Somos uno de los Estados con menor recaudación de impuestos y no nos funciona si sigue siendo un mal administrador y los escasos recursos que adquiere no se invierten. En las condiciones del país sería muy arriesgado hablar de más impuestos. Es mejor eficientar lo que existe, porque hay muchos nichos de corrupción.

Mucho se ha hablado de salarios diferenciados. ¿Qué políticas se gestionarían sobre este tema?

– Es un gran debate, porque hay suficientes estudios que dicen que el salario mínimo no alcanza para la canasta básica. Existen otras modalidades de contratación, empleo para jóvenes hay que ver opciones. Pero los salarios diferenciados no los veo viables. Nos debemos preocupar porque los gastos que hacen las familias en educación y salud sean cubiertos por el Estado.

Un promedio de 166 mil estudiantes se gradúan cada año, mientras las plazas de empleo formal disminuyen, ¿cómo van a generar oportunidades de empleo, especialmente para los jóvenes?

– Es necesario descentralizar, que los municipios adopten un rol activo en la promoción de inversión. Hasta ahora no hay capital en las regiones porque no hay infraestructura y mano de obra calificada y tecnificada. Se puede trabajar sistemas que apoyen por medio de institutos técnicos que se promueva en las alcaldías.

Migración

Esa falta de oportunidades ha generado una masiva migración, ¿cual es el plan concreto para evitar este problema?

– La expulsión de los guatemaltecos es porque la gente no encuentra futuro, en especial los jóvenes y los niños. Hay una fuga que no se va a detener hasta que el Estado se haga presente. Entonces hay que generar nuevos modelos de inversión.

Hay un discurso antiinmigrante en Estados Unidos que crece y se hace más poderoso. Antes que pase algo con las remesas, que le coloquen un impuesto o exista un desincentivo, hay que hacer un aprovechamiento de esos recursos. Se deberían crear fondos en conjunto, que el gobierno aporte y los migrantes también. Hoy solo se va en consumo y no hay un aprovechamiento estratégico de este recurso.

Cada año son deportados más de 50 mil guatemaltecos de Estados Unidos, ¿qué oportunidades hay para ellos?

– Hay una propuesta para crear incentivos para los deportados o quienes decidan regresar voluntariamente. Que se les exonere la importación de bienes que dejaron en Estados Unidos para que puedan montar una empresa en el país. La idea es aprovechar sus conocimientos y nuevas herramientas. Allá tienen una tecnificación, eso puede ayudar al país. Queremos crear un mecanismo para que los migrantes guatemaltecos puedan cotizar en el Seguro Social y puedan colocar a sus familias aquí en Guatemala. Con eso tendríamos un ingreso de afiliados masivo.

Habla sobre el IGSS, ¿cómo lograr ampliar la cobertura y hacer eficiente el servicio?

– Primero el IGSS necesita más infraestructura, dos tiene que permitir que haya servicios contratados con regulación y tres una vigilancia para que la gente pueda ir a cualquier médico que quiera. Hacer alianzas con el sector privado para ser más eficientes, pero que no se vuelvan negocios, que sean transparentes. Otra sería permitir el ingreso de las microempresas que tiene de uno a tres empleados, que son la mayoría del país.

La clase media en el país representa el 14.4 por ciento. ¿Cómo se puede lograr que más población pase a incrementar ese porcentaje?

– La única manera es facilitando que los pequeños negocios, trabajadores y agricultores tripliquen sus producciones. En el campo la gente trabaja y no recibe ganancias. Si el Estado puede apoyar a estos empresarios podría generarse clase media rural. El concepto de Gabinetes Regionales funciona porque trabajaría con la gente, que sepa de su realidad.

Con conflictos sociales no puede haber inversiones. ¿Cómo se piensa desactivar los innumerables focos de conflictividad?

– La conflictividad tiene que ver con un Estado que simplemente, en el caso de proyectos mineros o hidroeléctricas, solo da licencias y que luego deja a los inversionistas y a los pobladores abandonados a su suerte. Se tiene que trabajar en hacerle ver a la comunidad qué gana con esos proyectos, porque hasta ahora ha sido desigual, porque los beneficios no pasan por la comunidad. También debemos asegurar que la inversión le regrese a los empresarios. Pensar en otros modelos. Si queremos hacer negocios en esos sectores el Estado tiene que tener sus capacidades de regulación, de control para que también sea un negocio para el país.

¿Considera las alianzas público-privadas como una opción en su gobierno?

– El Estado no puede atenderlo todo. Hay que crear facilidades para la inversión pero que no sea una inversión que explote, que deje efectos nocivos en el ambiente y que se dé un salario mínimo, eso no ayuda. Las carreteras, los puertos y aeropuertos se deben trabajar en una alianza. Esas infraestructuras facilitan negocios y pueden hacernos crecer. El gobierno debe llevar sus recursos para los que están en desventaja.

La desnutrición afecta a más de 14 departamentos. ¿Cómo combatir este problema?

– Ya hay un programa nacional y hay que trabajar sobre eso. Lo que pasa es que existe un clientelismo en el programa que no tiene a la mejor gente administrándolo, donde se está jugando con la vida de los niños. Pero con compromiso y voluntad política yo he visto que se puede transformar a una empresa o un gobierno a mejores estándares.

¿Mantendría los programas sociales?

– Los programas sociales deben seguir, pero con la focalización del territorio. Hay mucha crisis en desnutrición crónica, pero debe focalizarse en el municipio para recuperar a la niñez. Todo tiene que iniciar del mismo territorio. Porque la lógica de seguir apostando que haya un buen Presidente, pero que no tiene conexión con la realidad, no tiene sentido para el país.

Seguridad

¿Buscarían renegociar el mandato de la CICIG con Naciones Unidas?

– Creo que hacer un nuevo convenio con Naciones Unidas es cuesta arriba. Naciones Unidas (ONU) no quiere saber nada de Guatemala, porque nos mostramos como un gobierno insolente e irrespetuoso del convenio establecido. La comunidad internacional habla de sanciones para el país, donde ya fuimos condenados. Creemos que sí vamos a requerir apoyo internacional bajo otro modelo, puede ser similar a CICIG u otro. Pero yo sí me comprometo a fortalecer las capacidades nacionales.

¿Pedirían una prórroga de la CICIG?

– Si existen las condiciones sí la pediría.

¿Qué mecanismos específicos interpondrán para la lucha contra la corrupción?

– Ya hay herramientas pero no se usan por falta de voluntad, una es Guatecompras. Nosotros estuvimos muy incisivos que se creará el portal en el reglamento de las municipalidades, porque estaba el sistema, pero no era obligatorio. Estuvo diseñada para un mercado electrónico, sin embargo, no se desarrolló. Tenía seis módulos y se quedó en cuatro. Necesitamos técnicos para monitorear las acciones a tiempo. También hay una deficiencia en la Ley de Acceso a la Información Pública.

¿Cómo fortalecerían las capacidades de la Fiscalía Contra la Corrupción?

– Hay que asignarle más recursos al MP, pero hay que exigirle resultados. No solo se trata de un tema de cobertura sino también de calidad. Es de llevar casos con éxito a la justicia. Con fiscales con mejores capacidades y defenderlos.

¿Cómo sería la relación con la jefa del Ministerio Público, Consuelo Porras?

– La actual Fiscal le debe una explicación al pueblo de Guatemala. Creo que si ella hace el trabajo que tiene que hacer y rinde resultados no veo algún problema. Pero yo si veo una molestia de varios sectores porque no está alcanzando las expectativas. Veníamos de un MP muy proactivo pero eso se quedó congelado y nos preguntamos qué está pasando. Me gustaría escuchar la explicación de la Fiscal.

¿Cuál es la estrategia para invertir en una Policía mejor articulada?

– La Policía necesita de dos elementos básicos, el primero es de inteligencia para saber entender el fenómeno criminal que se va a combatir y mantener cercana a la población para que la misma denuncie y tenga confianza. Hay que volver a reconstruir las unidades porque el personal ya existe. También se debe aumentar la presencia física en el interior del país. Por último, darles incentivos, dignificarlos por medio de un seguro y creando facilidades para sus familias. Costó años de capacitación, aprender a contrarrestar los delitos, pero que hizo el actual gobierno mandarlos a patrullar. Para qué queremos una PNC sin información ni capacitación. Los policías son quienes inician la cadena de investigación.

¿Cuál sería el papel del Ejército en su gobierno?

– El Ejército también está afectado por el fenómeno de la corrupción, yo sí creo en un Ejército pequeño que tenga bien definida sus funciones que las tiene constitucionales, como defender las fronteras, que sea profesional. Un Ejército que no tiene buena relación y confianza con Estados Unidos, no nos sirve porque es evidente que todo lo que es una amenaza de seguridad, para nuestros vecinos es una falla que genera contrabando.

¿Qué hacer para recuperar el control de aduanas, puertos y aeropuertos?

– Es un tema de los más claros, donde hay un reparto criminal de los carteles que dominan y estructuras desde los ochenta y noventa. Se necesita colaboración de Estados Unidos, porque la mayoría de droga que entra al país es por la puerta grande. Necesitamos tecnología y modelos de gestión de recurso humano, que tenga un servicio civil muy especializado porque son temas de seguridad nacional.

¿Cómo debilitar el narcotráfico?

– Creo que el narcotráfico ha facilitado sus operaciones con los gobiernos de turno, ellos han sido los mayores aliados con ministros, alcaldes y diputados. Hay que empezar a cerrar esas puertas. Hacer reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos, si alguno recibe a un miembro que esté vinculado se cancele el partido. No podemos permitir que la misma política alimente al narcotráfico. Hay que castigar a los políticos que quieren hacer un narco-Estado.

Las extorsiones van en aumento, ¿cuál es la propuesta para controlar este problema?

– Por ahora, la Policía no funciona y el MP no es suficiente. Tenemos que fortalecer las unidades antiextorsión y debemos exigirle al sistema financiero que se integre para identificar el delito por medio de inteligencia. No es posible que el sistema financiero no identifique a alguien que tenga millones y sin negocios.

Desarrollo

¿Considera que se debe trabajar en un nuevo pénsum de estudios?

– El pénsum debe ser actualizado, pero no nos sirve si no existen maestros capacitados para enseñar. El reto en la educación es acelerar el programa de actualización del docente a nivel universitario y que ese programa sea de gran calidad para que los maestros sean vehículos de formación. El pénsum es deficiente y no atractivo. Los países que elevan su índice de educación es por medio de maestros especializados con altos niveles académicos. Con herramientas pedagógicas diferentes.

¿Cómo trabajar con el actual sindicato de maestros?

– Creo que los gobiernos han sido débiles en su propuesta educativa y el Magisterio está mejor organizado. Propongo una negociación pública con mesas de trabajo para discutir. Se podría certificar a las escuelas bajo estándares de tipo A, B o C. Hay instituciones que trabajan para obtener donaciones y tener recursos para sus escuelas, debemos dar incentivos para premiar lo bueno, si no seguiremos en la mediocridad.

Desde hace 20 años no se construyen escuelas, ¿cuál sería la propuesta?

– Descentralizar esa función. Los municipios son los que deben hacer esa labor, porque son ellos los que conocen las características de su población. Pero se necesita dotar a las municipalidades de capacidades para que sea una responsabilidad del gobierno local. No podemos seguir dependiendo del Gobierno Central, porque nos llevará al fracaso. Proponemos un programa de certificación de los municipios, para que mejoren sus prácticas de administración. Para eso requerimos una Secretaría de Planificación.

¿Cómo trabajar el tema del medioambiente?

– No tenemos programas exitosos a nivel local en el tema del medioambiente porque desafortunadamente es un tema que no forma parte de la cultura. Guatemala es uno de los países con alto riesgos de desastres naturales por el calentamiento global y no tenemos una política nacional para aprovechar la inversión de recursos. Hay que ver el tema de saneamiento ambiental, donde las instituciones están dispersas y concentrarlas para que trabajen en conjunto.

Veníamos de un MP muy proactivo, eso se quedó congelado y nos preguntamos qué está pasando. Me gustaría escuchar la explicación de la Fiscal”.

Hay que reorganizar el presupuesto. Nuestra propuesta sería una distribución diferente por regiones. Darle vuelta a la lógica del gasto”.

Que se les exonere (a migrantes deportados) la importación de bienes que dejaron en Estados Unidos para que puedan montar una empresa en el país”.

Creemos que sí vamos a requerir apoyo internacional bajo otro modelo, puede ser similar a CICIG
u otro”.

Se deben hacer reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos, si algún partido recibe a un miembro que esté vinculado al narcotráfico, que se cancele al partido”.

Los programas sociales deben seguir, pero con la focalización del territorio”.

Si existen las condiciones sí pediría la renovación del convenio de CICIG”.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
“La primera cuñada de facto” y “el primer hermano de la Nación”
noticia AFP
Fotogalería: La pandemia del COVID-19 alrededor del mundo
noticia Geldi Muñoz Palala / elPeriódico
Economía mantendrá un crecimiento orgánico

La construcción, comercio, industria, hoteles y restaurantes muestran mayor dinamismo en el segundo trimestre.



Más en esta sección

Las compras de la PNC bajo la administración de Tzuban

otras-noticias

Cientos de manifestantes mantienen activa la Plaza

otras-noticias

Relatos de una injusticia

otras-noticias

Publicidad