[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Nacionales

Estamos adentro de una piscina de estiércol……


foto-articulo-Nacionales

Filipao Alejos, un hombre amoral, carente de escrúpulos y genuino ganster repugnante, por cierto sin precedentes conocidos en la política del país, junto a Alejandra Carrillo, más conocida por sus andanzas como florecita de barranco, y cuyas características distintivas son su moral distraída y relajada y Javier Hernández que no esconde su propensión a los alucinógenos; apoyados por el narco diputado José Ubico y sorprendentemente por Alvaro Arzú Escobar, ayer por la tarde, frescos como una lechuga, intentaron elegir como Contralor General de Cuentas de la Nación a Edwin Salazar, el candidato que menor punteo alcanzó en el proceso de selección, ofreciendo Q100 mil por voto, gracias al dinero que les facilitó el narco constructor de Alta Verapaz, Shelton Córdoba.

 

No cabe la menor duda: el país es una rústica piscina llena de estiércol y todos estamos adentro y como evidentemente nos hemos acostumbrado a la consistencia y al tufo, nos movemos con naturalidad.

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Cindy Espina / elPeriódico
Jimmy Morales: “No se trata de limpiar imagen del Ejército”
noticia Katerin Chumil elPeriódico
Graban robo a conductor de vehículo en zona 1
noticia Rodrigo Estrada elPeriódico
Concejo de Mixco ha cobrado dietas por Q5.7 millones

El órgano colegiado se integra por 15 personas; diez concejales, tres síndicos, el secretario y el alcalde.



Más en esta sección

Bloquean con llantas y una unidad del Transurbano las calles aledañas al Congreso

otras-noticias

Manifestantes de Sololá piden destitución de Giammattei

otras-noticias

Japón aporta US$4.5 millones para proyecto de reintegración económica de jóvenes migrantes

otras-noticias

Publicidad