[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Nacionales

Índice de inseguridad alimentaria en el país lleva ocho años estancado


Desde 2006, Guatemala es el país con la mayor tasa de desnutrición crónica en niños y niñas menores de cinco años en América Latina y el Caribe.

 

 

La inseguridad alimentaria y nutricional afecta al 15.8 por ciento de la población en el país, lo que perjudica a más de 2.6 millones de guatemaltecos. Esta cifra se alcanzó en 2010 luego de que disminuyera un 2.3 por ciento desde el año 2000. Sin embargo, a la fecha el índice de subalimentación no se ha reducido y se ha mantenido estancado por ocho años. Esto se dio a conocer en el nuevo informe de Panorama de seguridad alimentaria y nutricional de América Latina y el Caribe 2018 presentado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Diego Recalde, representante de la FAO en Guatemala, indicó que las áreas vulnerables son los territorios indígenas por su situación de pobreza y pobreza extrema. Agregó que existe un bajo nivel de acceso a los alimentos y poca estabilidad de ingresos, además de ser un territorio altamente frágil por su posición geográfica y el impacto del cambio climático.

El documento señala que uno de los riesgos de la permanencia de la subalimentación es la desnutrición crónica en niños y niñas menores de cinco años, ya que Guatemala cuenta con el porcentaje más alto de la región, siendo 46.5 por ciento. Ecuador y Honduras son los que siguen en la lista con índices del 25 y 22 por ciento, respectivamente.

“Se está hipotecando el futuro del país”, enfatizó Recalde, quien afirmó que la generación se encuentra con serias limitaciones porque pierden su potencial de aprendizaje, crecimiento y desarrollo.

“La desnutrición crónica tiene estrecha correlación con las desigualdades y la pobreza, pero también el sobrepeso está afectando de manera creciente a los niños y niñas más pobres. Estos se enfrentan a condiciones de alta vulnerabilidad social y económica y sufren el acceso inequitativo a servicios de salud y a dietas saludables”, señaló la directora regional para el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) de América Latina y el Caribe, María Cristina Perceval.

DATOS SESGADOS

El Sistema de Información, Monitoreo y Alerta de la Inseguridad Alimentaria y Nutricional (Siinsan), de la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional de la Presidencia (Sesan) documenta que los casos de desnutrición aguda, hasta octubre de 2018, son 10 mil 686, 154 menos que el mismo período de 2017.

Según ese Sistema, estos casos se encuentran vinculados con las pérdidas de cosechas y la falta de medios alternativos de alimentación, por lo que el peligro de muerte es elevado. Además detalla que este año se han registrado 68 muertes de niños y niñas por desnutrición.

No obstante, Glenda Rodas, coordinadora de seguridad alimentaria de Acción Contra el Hambre, considera que las cifras muestran que el hambre ha disminuido, pero realmente no es así, pues los datos son un subregistro del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS), porque esa entidad no posee la capacidad de mantener estadísticas rigurosas por la falta de personal y presupuesto. “Los enfermeros tienen mucho trabajo y no pueden visitar a las familias, por lo que solo se toman los datos de quienes llegan al centro de salud”, resaltó.

Rodas agregó que el MSPAS es el encargado de las mayores acciones de incidencia para reducir la desnutrición por medio de programas de desparasitación, vacunación y suplementos vitamínicos. No obstante, es una labor multidimensional que necesita de varios ministerios y de una inversión pública enfocada en las personas que padecen hambre y viven en pobreza.

“En Guatemala sucede un fenómeno particular, los menores de edad poseen las dos afecciones (desnutrición crónica y aguda) debido a que la mayoría de la población vive con menos de US$5 por día”, concluyó Rodas.

AMENAZA NUTRICIONAL

Otra de las preocupaciones que manifiesta el informe de la FAO es el aumento de las cifras de obesidad. Se estima que uno de cada cuatro adultos es obeso y que esa enfermedad perjudica a 3.9 millones de niños menores de cinco años en Latinoamérica. En 1980, Guatemala registraba el 6.1 por ciento de obesidad, mientras que en 2016 se calculó 21.2 por ciento. El riesgo está relacionado con enfermedades no transmisibles como la diabetes y afecciones cardiovasculares.

US$13

millardos fue la pérdida productiva en los cultivos y ganado en la región en el período 2005 – 2015.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Phillip Chicola
Vistazo a vuelo de pájaro a la próxima integración de la CC

Cinco órganos electores con cinco dinámicas diferentes.

noticia AFP
Kenny Elissonde toma el mando

El francés Kenny Elissonde se convirtió en el nuevo maillot rojo de la Vuelta a España después de la caída del líder, el estonio Rein Taaramäe, al final de una quinta etapa ganada al esprint por el belga Jasper Philipsen, este miércoles en Albacete.

 

noticia Europapress
Así es de cerca el párpado semitransparente de una paloma


Más en esta sección

Defensa de Stella insiste en cambio de delito

otras-noticias

Salud propone Q1.2 millardos para atender la desnutrición

otras-noticias

Presentan dictamen favorable a ley contra el Lavado de Dinero

otras-noticias

Publicidad