[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Nacionales

El desenlace del caso del “agua mágica”


foto-articulo-Nacionales

Y allí estaba Roxana Baldetti… quien en otros tiempos fue la mandamás del país. Quien a pesar de estar a las puertas de la primera de cuatro condenas, trataba de lucir serena. La siempre peculiar; quien pasadas las dos de la madrugada, tarareó la canción Que nadie sepa mi sufrir, luego de que a alguno de sus abogados se le ocurrió activar música en su celular para tratar de matar esas largas horas de espera para la lectura de la sentencia. Ella sabía que los periodistas no podían abandonar la sala de tribunales sin que se diera a conocer el veredicto, así fuera la hora que fuera. Como que si quisiera castigarlos para que no captaran fotografías, se negó en dos ocasiones a ir al servicio sanitario. En un momento pidió que una de las agentes del Sistema Penitenciario llegara a su lugar. Con ademanes ceremoniosos, la empleada pública se inclinó a escuchar a la ex Vicepresidenta.

Mientras tanto, algunos de los comunicadores recordaban aquel día en que a la hasta anoche sindicada, se le ocurrió convocar a los medios para que se convencieran que el agüita que negoció con Uri Roitman era realmente mágica. Nadie puede tapar el sol con un dedo. Finalmente no tuvo otro camino que advertirles que tuvieran cuidado porque el agua contenía “popodrilos y pipirañas”. Después les prometió que antes de que entregara el cargo, los invitaría a comer mojarras del lago de Amatitlán.

Mientras las horas pasaban, más de 20 comunicadores somnolientos aguardaban, unos tendidos en el suelo, mientras que otros componían y recomponían sus trípodes para quitarse un poco la modorra y olvidar el hambre.

Baldetti tomó un libro de contenido cristiano que leía sin inmutarse. Por fin, a las 3:15 de la madrugada el Tribunal presidido por Pablo Xitumul hizo su entrada triunfal. La demora fue de ocho horas con 15 minutos.

Pasarían dos horas más para que los desesperados asistentes y personas que veían la transmisión por la web, pudieran saber el resultado: Baldetti sentenciada a 15 años y seis meses de prisión, su hermano, Mario Baldetti, condenado a 11 años de cárcel inconmutables y dos más conmutables. Mientras que el otro artífice de la estafa millonaria, Roitmann fue sentenciado a 11 años.

La larga jornada había terminado. Los familiares de las personas absueltas lloraban de la felicitad, mientras que Baldetti les dijo con tono imperativo a los reporteros: “Yo no les voy a hablar”. Su abogado, trataba de defenderla y cubrirla de la prensa.

La claridad esperaba ya afuera. Las calles mojadas por la pertinaz lluvia que cayó la noche del lunes, habían dejado de secuela un frío intenso. Baldetti regresaba a la prisión, mientras que los periodistas terminaban de enviar sus reportes.

Horas después, un canal de televisión mostraba imágenes del lago, en su orilla basura y peces muriendo por la pestilente contaminación…

Al final, la invitación a la mojarra no se concretó y el lago languidece bajo las toneladas de basura que a diario desembocan en sus turbias aguas.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
El monte Fuji se queda sin nieve

La comunidad científica se muestra preocupada por la reducción de nieve en el coloso japonés.

noticia María Aguilar
La crisis gubernamental superó al COVID-19

Aquí tres lecciones que ha dejado la reciente pandemia.

noticia AFP
Juan Guaidó niega acusaciones de corrupción

El líder opositor responde a una publicación del diario estadounidense ‘The Washington Post’, sobre denuncias de pedidos de sobornos para gestiones con bienes de Venezuela.



Más en esta sección

Magistrados del TSE sin resolver sobre cancelación de la UCN

otras-noticias

5 minutos

otras-noticias

Álvaro Colom es internado por complicaciones de salud

otras-noticias

Publicidad