[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Nacionales

Denuncian abusos en contra de niños y jóvenes migrantes en EE.UU.


El Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala indicó que los cónsules en Estados Unidos no han recibido reportes de este tipo de abusos.

foto-articulo-Nacionales

El Consejo Editorial del periódico estadounidense, The Washington Post enciende las alarmas y señala que, en los centros de detención de niños y jóvenes migrantes de Estados Unidos (EE.UU.), se cometen abusos.

“Niños jóvenes, como de 14 años, desnudados, esposados, atados a sillas, sus cabezas encerradas en bolsas y dejados durante días o más tiempo en régimen de aislamiento, y en algunos casos, los dejaron ahí golpeados y magullados”, así describe The Washington Post lo que sucede en el Centro Juvenil Shenandoah Valley en Virginia, el cual se encuentra a cargo de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU.

Pero según el diario estadounidense, este no el único caso. Hace una semana, un juez federal de Texas reveló que niños y niñas de  Centro de Tratamiento Residencial Shiloh, al sur de Houston, fueron medicados con psicofármarcos sin el consentimiento de sus padres, además que se les negó beber agua, como método de castigo. Es por esta razón que un juez tuvo que ordenar que se les proporcionara agua y que se les permitiera hacer llamadas telefónicas privadas. Esta información fue proporcionada por los menores de edad migrantes que se encuentra albergados en Shiloh, un centro que tiene en refugio a 44 niños y niñas.

“No es el gulag soviético. Estas cosas están sucediendo en America (EE.UU.)”, resaltó el periódico estadounidense para comparar esas instalaciones con las antiguos campos de concentración de la Unión Soviética.

 

Sin reportes

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala indicó que no tienen información sobre los abusos que se comenten en los centros de detención que denuncia The Washington Post.

El Ministerio de Relaciones Exteriores explicó que los cónsules realizan visitas a los albergues de los Estados Unidos y a los centros de detención, esto con el objetivo de indagar sobre la situación en que se encuentran los guatemaltecos en esos lugares.

Según ese Ministerio, los reportes los realizan con la información que dan las autoridades estadounidenses sobre cada caso, además realizan entrevistas a los connacionales, para conocer en voz de ellos sobre su situación y el trato que están reciben. 

“Hasta el momento no se tiene reporte de ningún caso de niños o niñas guatemaltecas que hayan sufrido abuso sexual dentro de los albergues”, añade el comunicado oficial que hizo la Cancillería sobre esta consulta.

Los abusos del pasado

El 23 de mayo de 2018, la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU) y la Escuela de Derecho de la Universidad de Chicago emitieron un informen, en el cual dan a conocer supuestos abusos de parte de los agentes de protección de fronteras hacia los niños y niñas que estaban retenidos, después de haber migrado desde Guatemala, El Salvador y Honduras.

Las alegaciones de abuso que hacen la ACLU y la Universidad de Chicago, se obtuvieron por medio de una solicitud de información al Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU., ya que en contra de esa institución fue donde se presentaron las denuncias de los menores de edad, de los hechos ocurrido entre 2009-2014. Los documentos registran los relatos de 116 niños y niñas migrantes no acompañadas, los cuales tenían en esa época entre cinco y 17 años.

El proyecto “Esperanza”, una organización a favor de los derechos de los inmigrantes, fue la que documentó que niños y niñas de Guatemala, El Salvador y Honduras sufrieron abusos verbales, físicos, sexuales y tratos inhumanos de parte de la policía fronteriza.   

En una de las denuncias, un niño relató que en 24 horas sólo recibió cereal y un sandwich como alimento. Una adolescente indicó que un agente la había tocado de forma indebida, cuando este se dispuso a realizarle la revisión corporal. El informe registra que el 50 por ciento de los niños y niñas recibieron maltratos verbales al ser llamados “perros” o personas que “contaminan el país”, entre otra clase de insultos.

FOTO: AFP

 

Solicitud urgente

 

El ex vicepresidente de la República, Eduardo Stein, indicó que la denuncia realizada por The Washington Post es una señal de alerta para que las autoridades guatemaltecas soliciten información, porque hasta la fecha los datos que proporcionó Estados Unidos, no son suficientes. Enfatizó que es un tema complicado porque los migrantes se mantienen aislados de cualquier comunicación, “existe un problema de fondo, ellos (niños y jóvenes migrantes) no tienen contacto con los consulares, entonces esto no se sabía” aseveró.

 

Stein comentó que es necesario un esfuerzo entre la cancillería y los consulados para requerir información ampliada y hacer cumplir garantías democráticas y de derechos humanos. Expresó que es importante valerse de las buenas relaciones que se tienen con el país para pedir que los centros de detención no continúen con estas prácticas y proporcionen documentos completos sobre el estado de los menores de edad. [listen]

 

Publicidad