[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Nacionales

Centroamérica a merced de sus explosivos volcanes


Los colosos de la región forman parte del Anillo de Fuego del Pacífico.

 

foto-articulo-Nacionales

La potente erupción del volcán de Fuego en el sur de Guatemala, que sepultó una comunidad dejando más de un centenar de muertos y casi el doble de desaparecidos, volvió a evidenciar que Centroamérica está a merced de sus explosivos colosos.

El istmo centroamericano es tierra de volcanes activos y la tragedia del Fuego volvió a encender las alarmas respecto de la amenaza que se cierne sobre las poblaciones cercanas a las peligrosas montañas.

La cadena volcánica centroamericana, que forma parte del Anillo de Fuego del Pacífico, es peligrosa porque está compuesta por explosivos “estratovolcanes”, explicó Eduardo Gutiérrez, vulcanólogo del Observatorio Ambiental del Ministerio de Medio Ambiente de El Salvador.

“Esto quiere decir que el sistema interno de estos volcanes tiene una cámara magmática en la cual almacena con el tiempo un magma, y cuando está llena, sale. En ese sentido, tenemos volcanes con alta explosividad”, señaló el experto.

Gutiérrez indicó que el peligro de las erupciones aumenta por la cercanía de varios poblados, una combinación que dispara las posibilidades de más catástrofes.  “El evento de Guatemala no debe dejar de recordarnos que en toda la región puede existir ese problema” de una tragedia, agregó.

En Guatemala, además del de Fuego, los volcanes Pacaya y Santiaguito han provocado alarma históricamente. En El Salvador lo han hecho el Santa Ana y Chaparrastique.

En Nicaragua hace tres años se reactivó el volcán Momotombo después de un siglo dormido, mientras que en Costa Rica el Poás, Turrialba y Rincón de la Vieja han presentado reciente actividad.

Centroamericanos y hawaianos

La fuerte erupción del volcán de Fuego, de 3 mil 763 metros de altura y situado 35 kilómetros al suroeste de la capital guatemalteca, originó una avalancha de flujos piroclásticos, una mezcla de rocas, gases y ceniza, que arrasó el pasado 3 de junio la comunidad sureña de San Miguel Los Lotes.

Las autoridades cuentan hasta el momento 113 muertos, 329 desaparecidos y más de 3 mil 587 evacuados de la localidad arrasada, y otras aldeas vecinas en riesgo por más avalanchas y la lluvia de ceniza, que el día de la erupción llegó a ciudades a decenas de kilómetros.

Varias calles quedaron cubiertas por ceniza y el aeropuerto internacional de Ciudad de Guatemala fue cerrado temporalmente. Pero esa explosividad de la erupción en Centroamérica contrasta con la actividad de los volcanes en Hawái que forman pausados ríos de lava.

Para Gino González, vulcanólogo costarricense de la ONG Volcanes Sin Fronteras, la diferencia entre ambos casos pasa por la acumulación de gases. Usando como ejemplo el de Fuego, precisó que “lo más importante es el gas, que conforme se expande quiere explotar y lanza flujos a altas velocidades de hasta 700 u 800 kilómetros por hora”.

Para González, el volcán de Fuego aumentó su poder destructivo por su gran altura y las laderas empinadas por donde bajó el material a gran velocidad. Por el contrario, lo que ocurre en el volcán Kilauea, en Hawái, es que emana “una masa ligeramente viscosa que se mueve a velocidades muy lentas”.

Gutiérrez destacó que los dos tipos de volcanes “son peligrosos por sí”, pero detalló que en las erupciones centroamericanas “la liberación rápida de energía puede causar más daños”.

 

Peligro permanente

Luego de la tragedia en Guatemala, protección civil y el Instituto de Vulcanología delimitaron casi 200 comunidades que se encuentran en zonas de alto riesgo por el volcán de Fuego.

Nuevos deslaves de flujos piroclásticos y lahares, como se conocen las avalanchas de sedimentos volcánicos y agua, obligaron a emitir un acuerdo para que los alcaldes de los municipios de Escuintla y San Juan Alotenango, colindantes al coloso, verifiquen si es necesario evacuar de forma permanente los poblados en riesgo.

Sergio Cabañas, director de protección civil guatemalteca, actualmente en medio de una tormenta por supuesta negligencia al no haber ordenado una evacuación, señaló que serán los jefes ediles y las comunidades las que decidan si son movilizadas a sitios seguros o se aplican medidas de prevención para evitar otro desastre.

El riesgo para las comunidades por la constante actividad del volcán será “una situación permanente”, apuntó Eddy Sánchez, titular del instituto vulcanológico.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
El Salvador descarta decretar un confinamiento por la variante delta
noticia Christian Gutiérrez/elPeriódico
Salud aclara que no se ha habilitado el registro para mayores de 40 años

Autoridades advierten sobre información falsa relacionada al proceso de vacunación contra el COVID-19.

noticia César Flores Soler / Colaborador elPeriódico
Alarma en Petén por más desapariciones de niñas

En la comunidad Zocotzal, del municipio de Flores ayer desapareció la niña katherine Briseida López López, de 12 años y no se sabe de su paradero. Otro caso es el de Dorlin Aldana Zacarías, de 19 años, desaparecida en Poptún.



Más en esta sección

Juan Francisco Sandoval presenta recusación en contra de Silvia Valdés

otras-noticias

El Presidente y la Fiscal General se reúnen en privado en Casa Presidencial

otras-noticias

Trabajadores de turismo son incluidos para recibir vacuna contra el COVID-19

otras-noticias

Publicidad