[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Nacionales

Las horas críticas en Etapa II


Un policía, un pastor y una jueza buscaron convencer a los pandilleros para la liberación de los monitores de Etapa II, hace una semana. El reclamo de los amotinados: que trasladaran a sus “homis” de Gaviotas, una demanda, que en tono de súplica, adoptaron los monitores retenidos durante 30 horas.

foto-articulo-Nacionales

Un experto en negociación del Comando Antisecuestros de la Policía Nacional Civil (PNC) una unidad conocida por liberar a personas secuestradas de las garras de estructuras fuertemente armadas y organizadas, tuvo a su cargo la negociación para que los pandilleros del Barrio 18 devolvieran con vida a seis monitores de Etapa II.

¿Por qué no se ingresó en Etapa II luego del primer asesinato… o del segundo, si los amotinados tenían una sola arma?

Porque se debía planificar y tener los insumos necesarios para la incursión, relata el experto de la PNC. Durante la preparación se requirió un plano de las instalaciones del Centro Juvenil de Privación de Libertad para Varones Etapa II, del cual carecían las autoridades de la Secretaría de Bienestar Social (SBS).

La SBS y el personal del centro tampoco tenían certeza de cuántos muchachos estaban en el salón ni información sobre sus perfiles. Penetrar la infraestructura era otro de los inconvenientes. Alambre espigado, una malla, muros de concreto y portones de hierro cerrados por dentro, suponían una coraza a favor de los amotinados e inversión de tiempo para romperlas una a una, sin tener detalles de cómo estaban construidas.

En los últimos días, la oficina de comunicación de la SBS indicó que no tenía acceso a información debido a que todo estaba siendo revisado por el Ministerio Público como parte de la investigación sobre el incendio en Hogar Seguro Virgen de la Asunción, que se ha cobrado 41 víctimas.

El amotinamiento en Etapa II y los rescates de secuestros o capturas de narcotraficantes como Manfredo Cordón, en la costa de Retalhuleu en 2015, son escenarios distintos, explica el experto de PNC. En este último caso se tenía información de inteligencia y de diversas fuentes que les daba certeza de a quién se estaban enfrentando.

Los planes de incursión

Durante el amotinamiento en Etapa II se diseñaron cuatro planes para la incursión, los cuales fueron cambiando a medida que se iba conociendo nueva información.

Ceder a la pretensión de los pandilleros, que exigían el traslado a Etapa II de los internos de Gaviotas, en ningún momento se consideró un punto de negociación. Sí se les ofreció mejorar la calidad de la alimentación; debido a las quejas de los monitores se ofreció cambiar a todo el personal, según el negociador.

La jueza Verónica Galicia tuvo el primer acercamiento durante la práctica de una exhibición personal a favor de los jóvenes. En el proceso, un pastor que usualmente visitaba el centro también trató de relajar la tensión entre los amotinados.

Mientras, la PNC por el techo se consideró la mejor opción. Nuevamente, los encargados del centro no estaban seguros si debajo de la lámina había malla de cinc, como ocurrió. Un video que divulgó el Ministerio de Gobernación este viernes, muestra a policías con piochas, barrenas, tijeras para metal, cuerdas, explosivos y otras herramientas.

Los policías descendieron a rappel. Un grupo se enfocó en controlar a los amotinados y otros en atender a los monitores.

Durante el proceso hubo algunos momentos de tensión. Al tener a los jóvenes controlados, se identificó que un grupo de 68 no había participado en las agresiones de los monitores. “Estaban tranquilos”, asegura el policía a cargo del operativo.

Entonces surgió una discusión porque la jueza Verónica Galicia pidió que todos ellos fueran consignados, aunque no eran miembros del Barrio 18, mientras que la policía le pedía a la juzgadora que les diera la orden para capturarlos y que consignara el delito. La jueza respondió girando una orden de captura verbal contra el jefe policial,  la cual revocó minutos después.

Si los pandilleros tenían o no armas, no era certero. Dos de los cuatro monitores murieron por impactos de bala en el cráneo. El arma no fue recolectada durante la requisa efectuada un día después del motín en Etapa II.

 

Las súplicas de los monitores
Cuando quedaban vivos cuatro de seis monitores, los pandilleros les cedieron el radiotransmisor para que el negociador, identificado con el alias “Julieta”, supiera que estaban bien. Así clamaron por su vida, la cual dependía de si se accedía al traslado de internos de Gaviotas.

“Tenemos hambre”
Tenemos hambre, desde ayer. Y hoy en la mañana. Yo soy Guyana y estamos vivos todavía. Solicitamos el apoyo de ustedes, de lo que están pidiendo ellos. La verdad que tenemos familia, “Julieta”, por favor. Hagan el favor.

“Que traigan a los patojos”
Jefe, por favor. Yo te estoy pidiendo favor… así como lo que te dicen a ellos, por favor, jefe, por favor, aquí te estamos pidiendo favor colaborar con los patojos, que los traigan los patojos de allá. Aquí queremos salir vivos “Julieta”, por favor. Aquí estamos los cuatro y tenemos hambre. Por favor, “Julieta”, háganos el gran favorazo de traer a los jóvenes que ellos están pidiendo. Todos tenemos la necesidad y nosotros tenemos la necesidad de salir de aquí con vida, “Julieta”. Ellos por el momento nos están tratando bien. Solo les pedimos comida porque tenemos hambre.

“Hagan el favor con lo que están pidiendo”
Te habla Moscú, hacenos favor con lo que están pidiendo los compañeros, para que todo salga bien. Para principiar queremos que nos manden comida tanto para ellos como para nosotros como anoche, ya que ahorita solo agua pura tienen aquí, es lo único que nos han dado. Hagan favor con lo que están pidiendo y que se cumpla el diálogo para que todo salga bien, “Julieta”.

“Tenemos familia qué mantener”
Échennos la mano. Tenemos hambre, los adolescentes también. Apoyen a los adolescentes con lo que están pidiendo con los de allá abajo que se vengan para acá. Por favor jefe, póngase la mano en la conciencia, nosotros también tenemos familia que mantener. Por favor, échennos la mano. Aquí ellos nos han tratado bien hasta el momento, pero por favor, pregunto si ya vienen los adolescentes o hay alguna respuesta o qué.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia YAMIL LAGE AFP
La Habana, detenida en el tiempo
noticia Ferdy Montepeque fmotepeque@elperiodico.com
EE. UU. reitera los peligros para migrantes ilegales

Entre 2015 y 2016, Estados Unidos ha deportado a 65 mil 800 centroamericanos.

 

noticia José David López
Pérez Molina pide que MP revele resultado de investigaciones sobre sus bienes

Fiscalía señala que actuaciones practicadas se mantienen en reserva



Más en esta sección

Se estrena, por fin, «Selena: The Series» a Netflix

otras-noticias

A 40 año de la muerte de John Lennon

otras-noticias

Plebiscito contra las elecciones legislativas, la última carta de Guaidó

otras-noticias

Publicidad