[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Nacionales

Byron Lima, el reo que cayó en su imperio


Dos tiros en el cráneo pusieron fin al capitán condenado por el asesinato de Juan Gerardi y acusado como líder de una estructura de corrupción en presidios.

Byron Lima Oliva, el hombre con más poder en presidios, ha muerto. Su cadáver –con dos impactos de bala en el cráneo, el rostro ensangrentado y una laceración en la mejilla izquierda– fue retirado de Pavón, su imperio, dentro de una bolsa blanca, identificada con sus iniciales “BL”.

Imperio, porque según los reclusos nada pasaba en Pavón sin que Lima Oliva lo autorizara o cobrara por ello. El capitán condenado en 2001 a 30 años de prisión por el asesinato del obispo Juan Gerardi (la que tras una apelación le fue rebajada a 20 años) enfrentaba un tercer proceso penal, acusado como líder de una estructura que cobraba miles de dólares o quetzales a los reclusos a cambio de traslados. Este fue el primer golpe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) con Iván Velásquez al frente, en septiembre de 2014.

Lima Oliva alcanzó tal poder durante la administración del expresidente Otto Pérez Molina que colocó a sus allegados en puestos claves de Presidios. Uno de ellos fue su excompañero de la promoción 108 de la Escuela Politécnica, Edy Fisher Arbizú, también procesado por corrupción en presidios.

El poder que alcanzó durante la gestión de Pérez Molina podría explicarse por la admiración mutua entre ambos. “Yo conocí a Byron Lima desde cadete, cuando fui comandante de Batallón”, recordó ayer el expresidente desde la Sala de Vistas donde comparece en un caso por corrupción. Lima Oliva era uno de los protegidos de Pérez Molina cuando estuvo en el Estado Mayor Presidencial.

Financista y cercano del poder

Tal era la cercanía, que la cooperativa que lideraba Lima Oliva maquiló camisetas y otros artículos de propaganda del Partido Patriota. En una ocasión, el recluso confirmó la producción de prendas para otros partidos. En su informe sobre financiamiento de los partidos  políticos, la CICIG señala que Lima también aportaba edecanes para actos públicos a líderes políticos de varias zonas del país.

Los nombres de Pérez Molina y Lima Oliva figuran en el libro ‘El arte de un asesinato político’, de Francisco Goldman. El autor cita al testigo Rubén Chanax Sontay, quien identifica a Pérez Molina como uno de los tres hombres que verificaban la comisión del asesinato de Gerardi desde una tienda cercana a San Sebastián. Sin embargo, ese extremo no fue confirmado por la Fiscalía.

El capitán fue integrante de la Guardia Presidencial que custodiaba al expresidente Álvaro Arzú. Goldman cita que Lima Oliva habría estado durante el incidente en 1996 en el que murió el lechero Pedro Sas Rompich.

Mientras cumplía su condena por el asesinato de Gerardi, Lima Oliva entraba y salía de Pavón con frecuencia. El 15 de febrero de 2013, fue sorprendido cuando regresaba a Pavón fuera del horario que tenía permitido, supuestamente para una cita médica. Pero en realidad, el recluso había pasado la tarde en un spa de su novia Alejandra Reyes Ochoa. Esa falta le abrió un segundo proceso, por evasión.

El condenado por la muerte de Gerardi sobrevivió a un motín de pandilleros en el Preventivo para Hombres de la zona 18 en 2003. En esa ocasión fue defendido por el sargento Obdulio Villanueva, también señalado por el asesinato y que murió decapitado a manos de otros reclusos. Entonces, Lima fue trasladado a la cárcel de El Boquerón, en Santa Rosa; también estuvo en El Infiernito, en Escuintla; en Pavoncito; Pavón y en Matamoros.

A ese último recinto llegó por recomendación médica ya que debía mantener conectado un respirador para tratarse de apnea del sueño. Mientras estaba despierto, Lima Oliva quería ser presidente y alimentaba periódicamente su página web y su perfil de Facebook manifestando sus aspiraciones políticas. Tenía los dispositivos y la conexión a Internet para hacerlo desde prisión o fuera de ella.

Pese a sus constantes salidas, Lima Oliva fue abatido en su zona de confort. Su abogado Moisés Galindo suspira cuando se le pregunta de dónde pudo provenir el ataque o cuántos frentes tenía abiertos el capitán. La hipótesis inicial apunta a Marvin Montiel Marín, alias ‘el Taquero’, por una pugna del poder que Lima ostentó en presidios durante 16 años.

UNA FORTUNA DESDE PRISIÓN

Ocho caballos, dos de raza española y dos ingleses, se cuentan entre los bienes que Byron Lima Oliva amasó desde prisión. No menos de nueve inmuebles, repartidos entre el departamento de Guatemala, Escuintla y Sololá, permanecen embargados y en vías de extinción de dominio, ya que se sospecha que fueron obtenidos por Lima Oliva con dinero de origen ilícito.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Jaime Moreno elPeriódico
Arte por las víctimas

En el Museo Nacional de Arte Moderno se realiza una muestra para apoyar a los damnificados por el volcán de Fuego.

noticia AFP
El virus: antiguo, minúsculo, sorprendente

Los virus se inscriben en nuestro ADN, influyendo en la saga humana mediante la mutación y la resistencia. Cada día, tocamos centenares de millones de virus.

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Presentan hoja de ruta para gestión de riesgo por desastres volcánicos

Documento elaborado luego del análisis sobre la tragedia por la erupción del coloso de Fuego en junio, realizado por profesionales nacionales e internacionales.



Más en esta sección

Embajada de Japón dona cinco mil mascarillas a Guatemala

otras-noticias

Gobierno estadounidense continúa con apoyo a damnificados por tormentas

otras-noticias

Familia busca a su perro perdido en Antigua Guatemala

otras-noticias

Publicidad