[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Nacionales

Paciente relata como sobrevive en el hospital de Amatitlán


En una emergencia, el centro asistencial más cercano al lugar de residencia del paciente es el encargado de brindarle asistencia y cuidados médicos, con la finalidad de que en el menor tiempo posible recupere la salud. Las personas acuden a los hospitales con graves padecimientos, pero su mejoría es incierta.

 

foto-articulo-Nacionales

Por las noches, a Arcadio Fuentes de 64 años se le dificulta dormir en la precaria cama que ocupa desde hace tres semanas en el hospital de Amatitlán. El dolor a causa de una complicada herida en la planta del pie derecho, le molesta menos que el nauseabundo olor (cuyo origen no ha identificado) que invade la sala que ocupa cada final del día.

Fuentes, quien padece diabetes y neuropatía, por esa enfermedad, acudió a la Emergencia del hospital con una lesión en el pie derecho. “Era una llaga del tamaño de una ficha de a Q0.05”. Él la consideró diminuta, pero los médicos detectaron una severa infección que casi alcanzaba el hueso. “Limpiaron y cortaron el pie para drenar y me lo dejaron en carne viva”, menciona.

Asegura, que a diferencia de hace dos años cuando sufrió un situación similar, por caminar una larga jornada con un calzado que lastimó y llagó su pie, en esta ocasión la herida apareció de la nada. “Eso pasó hace dos años y fue por la bota porque era nueva y me hizo la lesión. Pero ahora, no camino porque no tengo trabajo. No sé cómo me lastimé”, afirma.

En esa oportunidad creyó que perdía la extremidad cuando le dijeron que iban a amputarla. Pero, la intervención de un jefe médico, quien pidió antes de ese procedimiento una radiografía, salvó su pie. “Esperaban encontrar manchas de infección, pero no habían”, recuerda.

Hoy, el personal médico le atiende en la medida de las posibilidades del hospital, dice Fuentes. “Hacen milagros con lo poco que hay”. Le han solicitado a su pareja, Nora Orellana, gasas, mangueras para suero y la insulina que requiere. Menos antibióticos. “Es muy caro y como podemos traemos lo que piden”, indica.

Cada día limpian la herida de impurezas con una especie de bisturí y la raspan. Luego la cubren con material antiséptico y gasas. “No siento dolor sino un ardor y el pie como adormecido”, señala.

Sin embargo, otros pacientes tienen menos suerte que él y les resulta “imposible” cumplir con las demandas médicas y su salud se deteriora con los días.

El hombre ha sido testigo de cómo algunos compañeros de esa sala que carecen de recursos para comprar los medicamentos o materiales que necesitan, quedan casi en el abandono o en algunos casos apuraron las curaciones a puntos extremos. “Han amputado muchos dedos”, refiere.

Comida incomible

Los tres tiempos de comida que sirve el hospital, “es una cosa tremenda”, afirma Fuentes. Las porciones son limitadas y “no se pueden comer, no tienen ningún sabor”, indica.

“Con el dolor del corazón, porque miro la necesidad y que a veces salen a buscar contribuciones, pero debo decir que la comida es mala”, señala el paciente.

Ayer, en el desayuno el menú fue frijoles colorados, queso y un pan pirujo. Por alguna razón, a Fuentes le parecieron demasiado dulces y fue incapaz de comerlos. Como consecuencia sufrió una baja de azúcar. En el almuerzo una hija logró ingresar al hospital, una porción de alimentos. “Dicen que no se puede entrar con comida porque aquí hay”, añade.

Una enfermera a veces tiene que atender hasta 25 pacientes, los médicos también tienen que prestar esos servicios ante la falta de personal.

Una enfermera a veces tiene que atender hasta 25 pacientes, los médicos también tienen que prestar esos servicios ante la falta de personal.

En Viernes Santo

El pasado 25 de marzo, un cirujano del hospital de Amatitlán reveló en la oficina del Procurador de los Derechos Humanos (PDH) el desabastecimiento de fármacos y material médico-quirúrgico que afecta este centro asistencial.

Zulma Calderón, jefa de la Unidad de Supervisión Hospitalaria de la PDH, señala que ese día, tras recibir la denuncia se comunicó con el ministro de Salud, José Alfonso Cabrera, quien ofreció una solución para paliar la crisis en ese momento. Hizo un préstamo a otros hospitales y así completar los medicamentos que requerían los pacientes.

De acuerdo con Calderón, la falta de insumos y medicinas es uno de los problemas que afecta este centro hospitalario, otro está relacionado con la contratación de personal. “Una enfermera tiene que atender hasta 25 pacientes. Como no se da abasto, los mismos médicos hacen esas funciones”, indica.

Asimismo, en ocasiones la injerencia política de autoridades de Gobierno o el poder local ocasiona que a Amatitlán no sea asignado el personal idóneo.

Reconoce crisis

Sergio Alvarado, director del hospital de Amatitlán, afirmó que la apertura del área de Cuidados Intensivos ocasionó un desbalance en el presupuesto general de ese centro asistencial. De esa obra quedó una deuda de Q9 millones que se paga con los recursos destinados a la compra de medicinas, insumos y alimentos. Desde febrero, comenzó a pedir a los pacientes apoyo en la compra de fármacos y material médico-quirúrgico por falta de fondos. Con donativos han logrado obtener alimentos para dar a los pacientes. Alvarado negó que del hospital emanen olores fétidos.

El hospital en números

>Presupuesto general  Q43 millones

>Camas ocupadas           178 de 190

>Pacientes diarios en Consulta Externa                300

>Personas atendidas en la Emergencia al día     500

>Capacidad de Cuidados Intensivos Pediátricos               16

>Capacidad Cuidados Intensivos Adulto              17

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Ricardo Quinto rquinto@elperiodico.com.gt
El contrato que le costó el puesto a la Viceministra de Cultura

La funcionaria destituida había contratado a Óscar Vinicio Perdomo Figueroa, exsecretario del ex vicepresidente Rafael Espada, despedido por un escándalo de corrupción.

noticia Marcela Gereda
Coca-Cola, el veneno refrescante

Las aguas carbonatadas no aportan vitaminas, proteínas ni minerales.

noticia Cindy Espina cespina@elperiodico.com.gt
Presidente culmina gira para promocionar la Consulta Popular

Empleados gubernamentales fueron el público en actividad presidencial.



Más en esta sección

Asesinan a Juez de Primera Instancia en Petén

otras-noticias

EEUU dice que Irán y Rusia obtuvieron datos de electores registrados

otras-noticias

Jefe de Comando Sur de EE.UU. analiza con El Salvador lucha contra narcotráfico

otras-noticias

Publicidad