[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Nacionales

La capital registra 297 asentamientos precarios


Estudio interinstitucional coordinado por la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia reportó, en 1984, 103 comunidades situadas en barrancos y quebradas de la ciudad. En 1991, el número había aumentado a 232.

foto-articulo-Nacionales

 

En 15 zonas de las 23 que integran la ciudad de Guatemala existen asentamientos precarios. Datos de la Unidad Técnica de la Dirección de Desarrollo Social de la Municipalidad de Guatemala contabilizan en la actualidad 297. Solo en las zonas 18, 7, 6 y 3 hay 203, es decir, el 68 por ciento del total de esta clase de comunidades.

En la zona 18 está localizado el mayor número de asentamientos según la comuna capitalina, con 68. El Caracol, El Caracol Anexo, Cañaverales, El Rinconcito, Proyecto Italia, Esquipulas, Puerta del Jardín, Mirador del Paraíso, El Parquecito, Camino de Luz y Los Ángeles son algunas de estas comunidades, consideradas de alta peligrosidad por la Policía Nacional Civil (PNC).

La zona 7 reporta 60, y entre estos se encuentran: Las Joyas (I,II, III, IV y V), 24 de Diciembre, Nuevo Amanecer, La Primavera, Wendy de Berger, Alfa Nueva Generación, Hermano Pedro, 4 de Agosto, La Joyita Galilea y 7 de Mayo, también son señalados como áreas rojas de la ciudad, igual que los 39 ubicados en la zona 6 y los 35 de la zona 3.

Antecedentes históricos

De acuerdo con el estudio Asentamientos Precarios en la ciudad de Guatemala Segunda Parte, elaborado por la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asies) en 2003, las primeras comunidades con estas características nacieron luego de los terremotos de 1917 y 1918, debido a la crisis financiera que afectó el país en esa época a causa de la caída de los precios de los productos agrícolas de exportación y la inestabilidad política.

Ambos factores dificultaron los procesos encaminados a reconstruir la ciudad y fue así como surgieron los primeros asentamientos humanos: El Gallito, Abril y Recolección, que luego se convirtieron en barrios populares.

Posteriormente, la Revolución de 1944 permitió el crecimiento acelerado de la capital tras la derogatoria de la Ley Contra la Vagancia (promulgada por Jorge Ubico en 1934) que prohibía la migración a la ciudad. Comenzó entonces la llegada a la metrópoli de pobladores de la provincia y municipios del departamento de Guatemala en busca de oportunidades de empleo. Para vivir, se asentaron en sitios que se conocieron como La Ruedita, La Trinidad, El Esfuerzo, El Incienso, El Tuerto, El Administrador, La Limonada y La Esperanza.

Un segundo movimiento migratorio hacia la ciudad ocurrió después del terremoto de 1976, según la investigación de Asies. En ese periodo, más de 20 mil familias invadieron las áreas verdes, parques y terrenos baldíos de la capital. Pero, el Estado estableció en ese periodo políticas para el reasentamiento de estas personas y un porcentaje alto de los afectados fueron reubicados en colonias con los servicios básicos. Esta estrategia concluyó en 1982.

La investigación de Asies recopiló datos de Segeplan, que establecieron que para 1984 existían en la capital 103 asentamientos, donde vivían 352 mil habitantes. Siete años más tarde, Segeplan efectuó un nuevo censo en la capital y registraron 232 comunidades precarias con 702 mil personas.

De estos asentamientos, 91 fueron evaluados con una alta precariedad, 70 con precariedad intermedia y 61 con precariedad baja.

Para 2002, el número de comunidades de esta índole aumentó a 175, la mayoría –63– se localizaron en la zona 18 y en otras 13 zonas de la capital. En estos asentamientos se calculó que vivían 47 mil 668 familias. Catorce años después, la cifra creció a 297.

Organizados

La Municipalidad de Guatemala ha logrado mejorar las condiciones de infraestructura en algunos asentamientos de la capital, principalmente los que cuentan con organización ciudadana. Por ejemplo, en la zona 1, tres comunidades de esta clase, 15 de Enero, El Roble y Santo Domingo El Tuerto son ejemplo de que en lo precario se puede vivir con orden, limpieza y seguridad. En estos tres asentamientos (El Roble es una colonia, pero por estar ubicada en un barranco se incluye en esta categoría) los vecinos se han organizado para mejorar el bienestar de sus familias.

Cuentan con servicios básicos y cada año solicitan a la comuna proyectos de beneficio comunitario. En el 15 de Enero, está por concluir la construcción del salón comunitario y en El Roble quedaron concluidos caminamientos en los ocho callejones. Hoy subir y bajar de la calle a cada vivienda es menos peligroso.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Covid, pandemia y confinamiento: cómo cambió el mundo en 2020

Cuando el mundo dio la bienvenida a la nueva década en medio de la alegría y los fuegos artificiales el pasado 1 de enero, nadie se podía imaginar lo que nos iba a deparar el 2020.

noticia Redacción Deportes
Rojos enfocados en el título

Municipal volvió a los entrenamientos, en medio del nuevo “parón” y su también goleador José Martínez lo afirma: “Trabajaremos los detalles que marcarán diferencia”.

 

 

noticia Luis Figueroa
Tiempos difíciles para tu billetera

¿Está claro que es inmoral?



Más en esta sección

Exdirectora de la Diaco denuncia difamaciones

otras-noticias

Kamala Harris, la primera mujer en alcanzar la vicepresidencia de EE. UU

otras-noticias

Los Biden, la nueva “primera familia” de Estados Unidos

otras-noticias

Publicidad