[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Nacionales

“En Río Negro teníamos terrenos para sembrar, ahora ya no tenemos eso”


Familiares de víctimas de masacres y desalojos por la construcción de la hidroeléctrica Chixoy recuerdan a sus muertos en el acto que tenía como objetivo entregarles los primeros recursos del plan de reparación que acordaron con el Estado en 2014.

 

foto-articulo-Nacionales

Los aplausos y risas de celebración de los pobladores de la aldea Pacux, Baja Verapaz, se apagaron por un momento y se cambiaron por caras serias y algunas lágrimas, como si la nostalgia les hubiera invadido el cuerpo.

El cambio emocional se dio cuando la anciana del pueblo,  Teodora Chen, recibió de las manos del vicepresidente, Juan Alfonso Fuentes Soria, el  primer cheque por Q85 mil 883.15 como resarcimiento, y  al mismo tiempo contara cómo sobrevivió a la masacre de Xococ, en Río Negro, el 13 de febrero de 1982.

“Una noche caminé para escapar de la muerte”, fueron las primeras palabras que la anciana dijo en idioma achí para empezar el conmovedor relato, que la llevó a contar cómo vio morir  a manos de los ex Patrulleros de Autodefensa Civil a sus hijos, esposo y nuera. “No me siento contenta, pero sí me cura un poco la herida que tengo, porque el dinero que recibo me va a servir para curar mis enfermedades”, dijo Teodora Chen.

Cumplimiento a medias 

Ayer, el Gobierno de Guatemala oficializó en Baja Verapaz la entrega de Q22 millones, como parte del plan de resarcimiento a los familiares sobrevivientes de los desalojos y masacres en las 33 comunidades en donde se construyó la hidroeléctrica Chixoy. Esta se encuentra ubicada entre Baja Verapaz, Alta Verapaz y Quiché, en la cual se aprovechan los recursos hídricos del río Chixoy para generar energía.

En el acto oficial, Carlos Chen Osorio, representante de las 33 comunidades, lamentó que el Estado de Guatemala no haya podido cumplir con el total del plan de resarcimiento de este año, el cual es de Q107 millones y que por eso no todas las familias afectadas recibirán dinero “la reparación es un derecho, no un regalo”, expresó.

El representante también le pidió a los sobrevivientes y a sus familias que no se olviden de que, además del Estado de Guatemala, también el Banco Mundial  y el Banco Interamericano de Desarrollo son responsables de los actos violentos, ya que estos fueron quienes financiaron la construcción de la hidroeléctrica.

Por su parte, el Vicepresidente no explicó a los familiares de las víctimas por qué la reparación económica no se dio como lo acordado, pero manifestó que el Estado de Guatemala debe de evitar que nuevamente “los pasos del progreso, atropellen los derechos de las personas”, ya que esa garantía también es parte del plan de resarcimiento.

Salud y educación

En Pacux, los sobrevivientes también recuerdan a sus familiares muertos en un monumento construido con ladrillos, ubicado en el centro de la aldea. En este hay una lápida de mármol en la que se lee el nombre de las víctimas que fueron masacradas.

Cerca de ese monumento dos mujeres también están dispuestas a recordar a sus familiares. Carmen Sánchez cuenta que en esa lápida está escrito el nombre de su esposo y de su hijo, quien tenía dos años cuando fue asesinado.  Ahora Carmen tiene otra familia y es por eso que asegura que utilizará el dinero para darle estudio a sus hijos y curarse la gastritis que le dejó aguantar hambre cuando se refugió en la montaña.

Margarita Osorio es la única sobreviviente de su familia, tenía nueve años cuando se quedó sola, es por eso que con mucha convicción dice que invertirá todo el dinero para que sus siete hijos estudien una carrera. La mujer también lamenta no poderle dar nada más a sus hijos, ya que el Estado solo les dio una casa de madera por los terrenos que les quitó para construir la hidroeléctrica, “nosotros en Río Negro teníamos terrenos para sembrar granos, verduras y frutas, ahora ya no tenemos eso y por eso nos toca comprar esos alimentos”, concluye Margarita.

En la historia

En 1975, el gobierno de Romeo Lucas García decidió la construcción de la hidroeléctrica en la cuenca del río Chixoy. Debido a la obra, las autoridades le anunciaron a los habitantes de Río Negro, Rabinal, que debían desalojar el lugar y trasladarse a otro, Pacux.  Pero los habitantes se negaron y se inició su persecusión, acusándolos de pertenecer a la guerrilla. La obra fue financiada por el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo. La última masacre de habitantes  se registra en septiembre de 1982, y coincide con el inicio de las actividades de la hidroeléctrica.

Q1.2

Millardos monto total del resarcimiento.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
EN DIRECTO: Peor huracán en el Atlántico desata la máxima alarma 
noticia Édgar Gutiérrez
Condiciones para el éxito del Plan

No es el dinero, es el enfoque.

 

noticia afp
Partidarios del ejército marcharon a favor de militares detenidos vinculados a masacres


Más en esta sección

Fundación Myrna Mack declina reunirse con delegados de la OEA

otras-noticias

MP realiza cuatro allanamientos en Escuintla por pornografía infantil

otras-noticias

Alcaldes, un apoyo a Giammattei condicionado a Presupuesto

otras-noticias

Publicidad