[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Nacionales

“Eco” se confiesa e incrimina a Pérez Molina, Baldetti y Méndez Asencio


La declaración del cabecilla de La Línea ocurrió durante el inicio de la audiencia de apertura a juicio.

Estuardo González, alias “Eco”, declaró ayer de forma espontánea, detalló cómo se repartía el botín entre los acusados y confirmó que el Uno y la Dos, eran los apodos del Presidente y la vicemandataria. ( Foto . José Miguel Lam > El periódico )

Estuardo González, alias “Eco”, declaró ayer de forma espontánea, detalló cómo se repartía el botín entre los acusados y confirmó que el Uno y la Dos, eran los apodos del Presidente y la vicemandataria. ( Foto . José Miguel Lam > El periódico )

El hombre de confianza de Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti les dio la espalda ayer. Durante tres horas se transformó en una caja de pandora, de donde salieron todos los fantasmas que el exmandatario y la ex Vicepresidenta trataron de callar y ocultar.

Salvador Estuardo González Álvarez, alias Eco, se confesó ante Miguel Ángel Gálvez, titular del Juzgado B de Mayor Riesgo. Su testimonio confirmó los medios de prueba presentados por el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) contra la red de defraudación aduanera autodenominada La Línea.

González Álvarez declaró en el centro del estrado. Los otros supuestos miembros de La Línea y sus abogados lo escuchaban atentos de un lado. Del otro los fiscales y los representantes de la CICIG. En el fondo de la Sala, los familiares de los sindicados oían la confesión entre murmullos.

En el inicio de la audiencia, algunos abogados intentaron detener la declaración de González Álvarez, pero las acciones legales fueron rechazadas. Mientras Eco profundizaba en hechos relacionados a Pérez Molina y Baldetti, sus defensores ingresaron a la sala judicial. Al final de la diligencia, Moisés Galindo, abogado del ex Presidente, pretendió invalidar el testimonio, pero fracasó en su intentó.

“ECO”, EL EJE DE BALDETTI Y PÉREZ

“El 50 por ciento iba a ser recaudado para el Presidente y la señora Vicepresidenta”, declaró Eco sobre los sobornos obtenidos en las principales aduanas del país. Luego, sin titubear, afirmó que dentro de las hojas de control de “los cobros” obtenidos por La Línea, designó los motes de el uno y la dos para Pérez Molina y Baldetti, respectivamente.

Ese 50 por ciento de sobornos destinados para Pérez Molina y Baldetti era distribuido entre cuatro personas: El 21.25 por ciento para el exmandatario, un mismo porcentaje para la ex Vicepresidenta, el cinco por ciento para Monzón Rojas y un 2.5 por ciento más para él.

González Álvarez relató que entregó equipos de comunicación radial para cinco partidos políticos. De ese negoció provino su apodo Eco, pues en su frecuencia radial se llamaba Eco Golfo, según explicó.

El integrante de la banda también declaró que llegó a los exjefes del Ejecutivo de la mano de Juan Carlos Monzón Rojas, exsecretario privado de Baldetti y señalado como miembro operativo de La Línea, a quien conoció en 2011 por “diferentes negocios”.

De acuerdo con el sindicado, el primer acercamiento con Monzón Rojas fue para que manejara algunas empresas de la exvicemandataria. “Llegaron a ser siete empresas… Publihaces, Publimerc, Corporación Urma, Montaña Ecológica Alliance, Agroindustrial 2011 y Serpumer”, detalló. “Era prácticamente pasar unas empresas de cartón a unas empresas operativas”, dijo sobre el servicio que le prestaba a la ex Vicepresidenta.

Sin embargo, previo a tener el control de las compañías de Baldetti, Eco firmó un contrato de confidencialidad por US$300 mil.

De esta manera González Álvarez se ganó la confianza de la ex Vicepresidenta, por lo que Monzón Rojas le ofreció un nuevo proyecto, uno relacionado a la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), el cual estaría bajo la vigilancia de Pérez Molina. Se trataba del proyecto para desfalcar las aduanas del país: La Línea.

“Va a sonar feo, pero yo me sentí orgulloso por apoyar al Presidente”, declaró González Álvarez.

Eco no recordó la fecha exacta de la primera reunión con Pérez Molina, pero afirmó que en esa cita participó Carlos Muñoz, exjefe de la SAT. En esta solo se habló del aumento de la recaudación de las aduanas.

En su declaración no se refirió a la defraudación aduanera como tal, sino como un cobro que realizaban a los importadores en las aduanas para agilizar los trámites, el cual, según dijo, no estaba normado, pero que sí era repartido entre determinadas personas: “Era un pago que hacía directamente el importador, un dinero que no ingresaba al Estado”, reveló. Después de esas palabras, reiteró que el 50 por ciento de esos recursos económicos estaban destinados para Pérez Molina y Baldetti.

Eco también se refirió a otras reuniones que tuvo con Pérez Molina. En una de esas estuvo el empresario Osama Aziz Aranki, dirigente de La Línea, en otra también participaron “la nuera y la hija” del exmandatario. Las citas las realizaban los miércoles en el despacho de Pérez Molina, pero luego el lugar y el día cambiaron: “los encuentros eran los lunes en un sitio ubicado en la zona 10 capitalina”.

LOS OTROS SEÑALADOS

Mientras el tiempo pasaba, los personajes señalados aumentaban. González Álvarez afirmó que Claudia Méndez Asencio, exintendente de Aduanas, recibió el cinco por ciento de las coimas. En una ocasión le fueron entregados Q50 mil en efectivo dentro de una caja de regalo, según el implicado.

Los anteriores no fueron los únicos señalamientos contra Méndez Asencio. Eco también aseguró que ella informó de las investigaciones que realizaba la CICIG sobre La Línea, al mismo tiempo aceptó que fue él quien alertó a los demás miembros de la agrupación.

El acusado también relató la manera en que ingresó Francisco Ortiz Arriaga, alias el Teniente Jerez, a la estructura. El personaje implicado en la Red Moreno, el origen de La Línea, llegó para reemplazar a Aziz Aranki, pues “no estaba reportando lo que correspondía, ni con lo uno ni con lo otro”, dijo.

Monzón Rojas fue el encargado de llevar a Ortiz Arriaga a la estructura, quien fue calificado por el exsecretario privado de Baldetti como “un hombre con experiencia y de confianza”.

El Teniente Jerez escuchó atento las palabras de González Álvarez desde la carceleta, recordando quizá que a finales de los años noventa él hizo lo mismo: delatar a su antigua banda criminal.

Sistema Propio

La Línea también buscó crear su propio sistema electrónico para contabilizar cada uno de los sobornos que obtenían, luego de conocerse que Aziz Aranki no reportaba varias de las comisiones ilegales que recibían en las aduanas, según González Álvarez. Sin embargo, el programa digital nunca llegó a crearse, por distintos conflictos entre los miembros de la estructura.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Rony Ríos
Biden representaría reformas migratorias y más lucha anticorrupción en Guatemala

Según los datos del Instituto Guatemalteco de Migración (IGM), el año pasado fueron retornados más de 42 mil migrantes, casi la mitad provenientes de Estados Unidos y el resto de México.

noticia AFP
Guatemala dice adiós a sus migrantes asesinados en México
noticia Ricky López Bruni
La del Bicentenario

Sin Filtros


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Juez Miguel Ángel Gálvez denuncia seguimiento de vehículos sin placas

otras-noticias

Porras desiste de amparo contra Valdés

otras-noticias

El OJ contrata seguro para magistrados, por dos años

otras-noticias

Publicidad